Skip to Content

Defectos Del Tubo Neural

CUIDADO AMBULATORIO:

Los defectos del tubo neural

son defectos congénitos que afectan el cerebro y la médula espinal. Durante el desarrollo del feto, el tubo neural deriva en la médula espinal, el cerebro y la columna vertebral. Este tubo neural se cierra normalmente dentro del primer mes de embarazo. Un defecto del tubo neural se desarrolla cuando el tubo neural no se cierra completamente.

Tipos comunes de defectos del tubo neural:

La espina bífida y la anencefalia son los defectos del tubo neural más comunes. La espina bífida ocurre cuando las vértebras (huesos) de la columna no se forman correctamente. La columna no se cierra completamente alrededor de la médula espinal. Los nervios de la espina dorsal del niño podrían estar expuestos o incluso podrían formarse por fuera de las vértebras o piel. Hay varios tipos de espina bífida. Cada tipo podría afectar a su hijo de una manera distinta. La anencefalia ocurre cuando faltan partes importantes del cerebro, el cráneo y el cuero cabelludo. Un feto con esta afección generalmente no sobrevive por mucho tiempo después del parto.

Causas o factores de riesgo de los defectos del tubo neural:

Se desconoce la causa de los defectos del tubo neural. Los siguientes factores pueden incrementar su riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural:

  • Tiene un defecto del tubo neural o anteriormente ha estado embarazada de un bebé con un defecto del tubo neural
  • Antecedentes familiares de un defecto del tubo neural
  • Uso de medicamentos anticonvulsivos antes del embarazo y durante el embarazo
  • Obesidad o diabetes
  • Baja ingesta de ácido fólico antes del embarazo

Diagnóstico de los defectos del tubo neural:

Durante el embarazo, se pueden realizar exámenes de detección, como análisis de sangre y ultrasonidos. Los exámenes pueden determinar la existencia de un mayor riesgo de un defecto del tubo neural. Los exámenes de detección se realizan generalmente durante el segundo trimestre. Si los exámenes de detección muestran un mayor riesgo, quizás deba realizarse otras pruebas. Algunos ejemplos son una ecografía más detallada del cráneo y la columna vertebral del bebé y una amniocentesis. Una amniocentesis se trata de un procedimiento para tomar una muestra del líquido amniótico que rodea al bebé dentro del útero. La muestra se manda a un laboratorio para ser analizada. No se puede diagnosticar la espina bífida hasta después del nacimiento. Pueden realizarse una ecografía, una TC o una RM para diagnosticar la espina bífida después del nacimiento.

El tratamiento

puede no ser necesario en un caso leve de espina bífida. Se puede realizar una cirugía para cerrar o para ubicar la médula espinal nuevamente dentro de las vértebras. La cirugía puede hacerse durante el embarazo o después del nacimiento. Después de la cirugía, se necesitarán cuidados a largo plazo para tratar las afecciones o discapacidades provocadas por la espina bífida.

Prevención de los defectos del tubo neural:

  • Consuma la cantidad adecuada de ácido fólico cada día antes de quedar embarazada. Los defectos del tubo neural se desarrollan durante el primer mes de embarazo, posiblemente antes de que sepa que está embarazada. Si usted está planificando quedar embarazada o está embarazada, consuma de 400 a 800 microgramos (mcg) cada día.
  • La mayoría de las mujeres no reciben suficiente ácido fólico de los alimentos únicamente. Usted necesitará tomar un suplemento de ácido fólico para asegurarse de obtener suficiente cantidad cada día. Debe comenzar a tomar los suplementos por lo menos 1 mes antes de quedar embarazada. Siga tomándolos durante los primeros 3 meses de embarazo o según lo indicado.
  • Es posible que necesite una dosis de 4,000 mcg como máximo si presenta un mayor riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural. Las mujeres con mayor riesgo deben empezar a tomar ácido fólico 3 meses antes de quedar embarazada. Siga tomándolos durante los primeros 3 meses de embarazo o según lo indicado.

Buenas fuentes de ácido fólico:

Su médico puede recomendarle que consuma alimentos ricos en ácido fólico. Los siguientes alimentos son buenas fuentes de ácido fólico:

  • Harina y pan
  • Cereales para el desayuno
  • Pasta
  • Tortillas de maíz, totopos de tortilla, tortillas para tacos y tamales
  • Arroz blanco
  • Frijoles
  • Verduras de hojas verdes
  • Jugo de naranja

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide