Skip to Content

Covid-19 Y Enfermedades Crónicas

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que necesita saber sobre la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) y las enfermedades crónicas:

Una enfermedad crónica puede aumentar su riesgo de contraer COVID-19 o de presentar los problemas graves que puede causar. Es posible que los médicos necesiten hacer cambios que afecten la forma en que usted suele controlar su enfermedad crónica. Los médicos podrían cambiar el horario de atención o hacer que los pacientes no asistan al consultorio para que los vean. Es posible que no pueda hacer citas para que le saquen sangre o le hagan pruebas o procedimientos. Esto puede continuar hasta que se controle el virus que causa la COVID-19. Hasta entonces, puede tomar medidas para controlar su enfermedad. Los pasos también disminuirán el riesgo de COVID-19 o los problemas graves que causa. Si desarrolla COVID-19, los médicos le dirán cuándo está bien estar cerca de otros después de que se recupere. Esto depende de su condición crónica, cualquier síntoma de COVID-19 que se haya desarrollado y de la gravedad de los síntomas.

Lo que necesita saber sobre los problemas graves del virus:

  • El virus puede afectar muchas partes del cuerpo. El virus puede causar afecciones respiratorias inferiores graves, como la neumonía o el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA). También puede afectar muchos otros órganos, incluyendo el cerebro y el corazón. Los vasos sanguíneos también pueden verse afectados, lo que provoca la formación de coágulos de sangre. Los efectos graves pueden continuar durante semanas o meses, y posiblemente años.
  • Cualquiera puede desarrollar problemas serios por el virus, pero algunas condiciones médicas aumentan el riesgo. Los profesionales de la salud aún están aprendiendo cómo el virus afecta a una persona que tiene una condición médica crónica. Protéjase de las infecciones, incluso si su condición crónica no aparece en la lista a continuación. Cada día se aprende más sobre el virus. Las condiciones médicas que se sabe que aumentan el riesgo de COVID-19 o sus graves complicaciones incluyen las siguientes:
    • Obesidad, diabetes, cáncer, síndrome de Down o enfermedad hepática
    • Insuficiencia renal, enfermedad renal crónica o anemia drepanocítica
    • Enfermedad pulmonar, EPOC, asma de moderada a severa, fibrosis quística o fibrosis pulmonar (cicatrices en los pulmones)
    • Una enfermedad cardíaca grave, como enfermedad de las arterias coronarias o insuficiencia cardíaca
    • Un trastorno o enfermedad de los vasos sanguíneos del cerebro, o una afección como la demencia
    • Hipertensión (o presión arterial alta) o talasemia
    • Un problema del sistema inmunitario, VIH o SIDA o un trasplante de sangre, médula ósea u órganos
  • Otros factores que aumentan el riesgo son edad mayor a 65 años o vivir en un centro de atención a largo plazo. El embarazo, fumar cigarrillos o usar de corticoesteroides a largo plazo también pueden aumentar el riesgo.

Si cree que puede estar infectado con el coronavirus,

haga lo siguiente para proteger a otras personas:

  • Si se requiere atención de emergencia, avise al operador de la posible infección, o llame antes y avise al servicio de urgencias.
  • Llame a un médico para recibir instrucciones si los síntomas son leves. No llegue sin llamar primero. Su médico deberá proteger a los miembros del personal y a otros pacientes.
  • Cúbrase la boca y nariz mientras recibe atención médica. Esto ayudará a reducir el riesgo de infectar a otras personas.

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o al departamento de emergencias si:

  • Usted tiene dificultad para respirar o le falta el aire.
  • Usted siente presión o dolor en el pecho que dura más de 5 minutos.
  • Usted tiene confusión o es difícil despertarlo.
  • Sus labios o cara están azules.
  • Usted tiene fiebre de 104 ºF (40 °C) o más.

Llame a su médico o al proveedor de atención médica si:

  • No tiene síntomas de COVID-19 pero tuvo contacto físico cercano dentro de los 14 días con alguien que dio positivo.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su COVID-19 o enfermedad crónica.

Cómo se propaga el coronavirus 2019:

El virus se propaga rápida y fácilmente. El virus puede transmitirse a partir de 2 días antes de que comiencen los síntomas o antes de tener una prueba positiva si los síntomas no comienzan nunca. A continuación se indican las formas en que se cree que se propaga el virus, pero es posible que surja más información:

  • Las gotitas son la principal forma de propagación de todos los coronavirus. El virus viaja en las gotitas que se forman cuando una persona habla, tose o estornuda. Las gotitas también pueden flotar en el aire por minutos u horas. La infección se produce cuando respira las gotitas o cuando le tocan los ojos o la nariz. El contacto personal cercano con una persona infectada aumenta el riesgo de infección. Esto significa estar a menos de 6 pies (2 metros) de distancia de la persona durante al menos 15 minutos en 24 horas.
  • El contacto de persona a persona puede propagar el virus. Por ejemplo, una persona con el virus en sus manos puede propagarlo al darle la mano a alguien.
  • El virus puede permanecer en objetos y superficies durante un breve período. Puede infectarse si toca el objeto o la superficie y luego se toca los ojos o la boca.
  • Un animal infectado puede ser capaz de infectar a una persona que lo toque. Esto puede ocurrir en mercados vivos o en una granja.

Maneje su enfermedad crónica durante este tiempo:

Si no tiene un médico regular, los expertos recomiendan que se ponga en contacto con un centro de salud o departamento de salud de la comunidad local. Lo siguiente puede ayudarlo a controlar su afección y prevenir la COVID-19:

  • Solicite atención de emergencia para su enfermedad, si la necesita. Hable con sus médicos sobre los síntomas de su enfermedad crónica que necesitan atención inmediata. Sus médicos pueden ayudarlo a crear un plan o a agregar el control de la exacerbación a su plan. El plan incluirá cuándo ir al departamento de emergencias y cuándo llamar a su número local de emergencias. Esto dependerá del lugar donde viva y de los servicios que estén disponibles durante este tiempo.
  • Acuda a las citas de diálisis según lo previsto. Es importante que mantenga el cronograma. Necesitará tener suficientes alimentos para poder seguir el plan de dieta de emergencia si tiene que omitir una sesión. La dieta de emergencia debe ser parte del plan de control de su enfermedad.
  • Vuelva a programar cualquier cita próxima según sea necesario. Las instalaciones médicas pueden estar cerradas hasta que el coronavirus esté mejor controlado. Esto significa que es posible que tenga que reprogramar una cirugía, un procedimiento o una cita de revisión. Si no puede tener una cita por teléfono o video, tendrá que hacer una nueva cita. Algunos médicos pueden programar citas con varios meses de anticipación. Algunas cirugías y procedimientos se realizarán según lo programado. Esto depende de la condición médica y la razón de la cirugía o el procedimiento. Es posible que tenga que hacerse pruebas adicionales de COVID-19 varios días antes.
  • Siga cualquier plan de manejo regular que utilice. Su médico le indicará si necesita hacer algún cambio en su plan de manejo regular. Por ejemplo, si tiene asma, continúe siguiendo su plan de acción para el asma. Si tiene diabetes, es posible que necesite revisar su nivel de azúcar en la sangre más a menudo. El estrés y la enfermedad pueden hacer que los niveles de azúcar en la sangre suban. Es posible que necesite ajustar los medicamentos como la insulina. Si tiene una enfermedad cardíaca o presión arterial alta, es posible que deba controlar su presión arterial con más frecuencia. El estrés y la enfermedad también pueden elevar la presión arterial.
  • Hable con sus médicos sobre sus medicamentos. Es posible que pueda obtener medicamentos para más de 1 mes de una vez. Esto reducirá el número de veces que tenga que ir a la farmacia para obtener sus medicamentos. Asegúrese de tener suficientes medicamentos si tiene una enfermedad que puede llevar a una emergencia. Por ejemplo, medicamentos para el asma, insulina o una pluma de epinefrina. Compruebe las fechas de caducidad de los medicamentos que tiene actualmente. Pida un nuevo surtido de medicamentos lo antes posible, si es necesario. Si no es el momento de volver a surtir las recetas, es posible que pueda obtener un suministro de emergencia de algunos medicamentos. Los planes de medicamentos varían, así que pregúntele a su médico o farmacéutico sobre las opciones.
  • Tenga los suministros disponibles en su hogar. Si es posible, consiga suministros adicionales que use regularmente. Por ejemplo, almohadillas absorbentes, jeringas y soluciones para la limpieza de heridas. Esto limitará la cantidad de viajes fuera de su casa para conseguir suministros.
  • Conozca los signos y síntomas de la COVID-19. Los signos y síntomas suelen empezar unos 5 días después de la infección pero pueden tardar de 2 a 14 días. Los signos y síntomas pueden variar de leves a severos. Puede sentir como si tuviera gripe o un resfriado fuerte. Su enfermedad crónica podría causar algunos de los mismos síntomas que causa la COVID-19. Esto puede hacer que sea difícil para usted saber si un síntoma es causado por la COVID-19 o por su enfermedad crónica. Lleve un registro de cualquier síntoma nuevo o que empeore. Esto es especialmente importante si usted tiene una enfermedad que a menudo causa falta de aliento. Su médico puede decirle si debe hacerse la prueba de COVID-19. La información todavía se está aprendiendo. Dígale a su médico si cree que se ha infectado pero desarrolla signos o síntomas que no se enumeran a continuación:
    • Tos
    • Falta de aliento o dificultad para respirar que puede llegar a ser grave
    • Una fiebre de, al menos, 100.4 °F, o 38 °C (puede ser más baja en los adultos de 65 años o más)
    • Escalofríos que pueden incluir temblores
    • Dolor muscular, dolores corporales o dolor de cabeza
    • El dolor de garganta
    • De repente, no ser capaz de probar u oler nada
    • Sentirse muy cansado (fatiga)
    • Congestión (de la nariz y la cabeza) o flujo nasal
    • Diarrea, náuseas o vómitos

Lo que puede hacer para evitar tener que salir de su casa durante este tiempo:

  • Pregunte a su médico de qué otra forma puede tener las citas. Algunos médicos ofrecen citas por teléfono, video u otros tipos de citas.
  • Haga que le entreguen los alimentos y otros suministros. Algunas farmacias pueden enviarle ciertos medicamentos por correo. Las tiendas de comestibles y los restaurantes pueden entregar comida y otros artículos. Si es posible, haga que dejen los artículos entregados en un lugar específico. Intente que nadie le entregue un objeto en mano. Estará tan cerca de la persona que el virus puede propagarse entre ustedes.
  • Pídale a alguien que le consiga los objetos que necesita. La persona puede conseguirle alimentos, medicamentos u otros objetos que usted necesite. Elija a una persona que no tenga signos o síntomas de COVID-19 o que haya tenido una prueba negativa. La persona no debe estar esperando los resultados de las pruebas. Tampoco debe tener una enfermedad que aumente el riesgo de problemas graves por la COVID-19.

Disminuya el riesgo de COVID-19:

La mejor manera de prevenir la infección es evitar a cualquiera que esté infectado, pero esto puede ser difícil de lograr. Una persona infectada puede propagar el virus antes de que aparezcan los signos o síntomas, o incluso si los signos o síntomas nunca se desarrollan. Las siguientes son formas de prevenir la propagación del virus y reducir el riesgo de tener COVID-19:

Prevenga la infección por COVID-19
  • Lávese las manos con frecuencia durante el día. Utilice agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de cada mano, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos. Enséñeles a los niños cómo lavarse las manos correctamente.
    Lavado de manos
  • Cúbrase al toser y estornudar. Gire la cara y cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo. Deseche el pañuelo. Use el ángulo del brazo si no tiene un pañuelo disponible. Luego lávese las manos con agua y jabón o use un desinfectante de manos. Gire la cabeza y cúbrase la cara si alguien cerca de usted está tosiendo o estornudando. Enséñeles a los niños a cubrirse al toser o estornudar. Recuérdeles que se laven las manos.
  • Acostúmbrese a no tocarse la cara. Si tiene el virus en las manos, puede transferirlo a los ojos, la nariz o la boca e infectarse.
  • Use un tapabocas (mascarilla) cuando esté cerca de alguien que no vive en su casa. El tapabocas ayuda a proteger a la persona que lo usa de infectarse o transmitir el virus a otros. Use una mascarilla no médica desechable, o haga un tapabocas de tela con al menos 2 capas. Cúbrase la boca y la nariz. Asegúrelo debajo de la barbilla y a los lados de la cara. No utilice tapabocas en niños menores de 2 años ni en personas que tengan problemas respiratorios o no puedan quitárselo. Su médico puede decirle qué hacer si no puede usar un tapabocas.
    Cómo usar un tapabocas (mascarilla)
  • Limpie y desinfecte las superficies y los objetos de alto contacto de su casa a menudo. Es posible que algunas superficies y objetos deban limpiarse varias veces al día, dependiendo de la frecuencia con que se utilicen. Use toallitas húmedas desinfectantes o haga una solución mezclando 4 cucharaditas de lejía con 1 cuarto de galón (4 tazas) de agua. No utilice ningún producto de limpieza o desinfección que pueda desencadenar un ataque de asma u otros problemas respiratorios. Abra las ventanas o haga circular el aire mientras limpia. No mezcle amoníaco y blanqueador. Esto creará humos tóxicos.

Cómo seguir las pautas de distanciamiento social:

El distanciamiento social significa que las personas evitan el contacto personal cercano para que el virus no se propague de una persona a otra. El contacto personal cercano significa estar a menos de 6 pies (2 metros) de distancia de alguien durante al menos 15 minutos en 24 horas. Las normas de distanciamiento social nacionales y locales varían. Las normas pueden cambiar con el tiempo a medida que se levantan las restricciones, pero pueden volver a aparecer si se produce un brote en el lugar donde usted vive. Es importante conocer y seguir todas las reglas de distanciamiento social actuales en su área. Las siguientes son reglas generales al respecto:

  • Quédese en casa si está enfermo o cree que puede tener COVID-19. Es importante que se quede en casa si está esperando una cita para una prueba o los resultados de una prueba. Incluso si no tiene síntomas, puede transmitir el virus a otros.
  • Limite los viajes fuera de su casa. Planifique su ruta para que haga el menor número de paradas posibles para limitar el contacto. Tome nota de los lugares que visita. Esto ayudará a que los rastreadores de contacto notifiquen a otros si usted se infecta.
  • Manténgase al menos a 6 pies (2 metros) de distancia de cualquiera que no viva en su casa. No le dé la mano, abrace o bese a una persona como saludo. Párese o camine lo más lejos posible de los demás, especialmente alrededor de cualquiera que esté estornudando o tosiendo. Si tiene que usar el transporte público (como el autobús o el metro), intente sentarse o pararse lejos de los demás. Verifique cómo están las personas que viven solas.
  • No permita que nadie visite su hogar a menos que sea necesario. Está bien que reciba a trabajadores médicos u otros asistentes para que proporcionen atención. Use el tapabocas y recuérdeles a los demás que usen un tapabocas o una mascarilla. Recuérdeles que se laven las manos cuando lleguen y antes de irse. No permita que nadie lo visite, incluso si ninguno se siente enfermo. El virus puede contagiarse de una persona a otra antes de que comiencen los síntomas de la COVID-19. Algunas personas ni siquiera desarrollan síntomas. Es importante que continúe el distanciamiento social con todos, incluyendo los niños. Puede ser difícil decirle a un niño que no lo abrace ni lo bese. Explíquele que así es como puede ayudarlo a mantenerse saludable.
  • No vaya a la casa de otra persona, a menos que sea necesario. No vaya de visita, aunque la persona esté sola. Vaya solo si necesita ayudarla.
  • Evite las reuniones en persona y las multitudes. Las reuniones o multitudes de 10 o más individuos pueden hacer que el virus se propague. Evite los lugares como parques, playas, eventos deportivos y atracciones turísticas. De ser posible, asista a las fiestas, las comidas festivas, los servicios religiosos y las conferencias en forma virtual (a través de una computadora).
  • Manténgase a salvo si debe que salir a trabajar. Mantenga la distancia física entre usted y los demás trabajadores tanto como sea posible. Siga las reglas de su empleador para que todos estén a salvo.

Ayude a fortalecer su sistema inmunitario:

  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. La vacuna contra la COVID-19 se administra para ayudar a prevenir la infección causada por el nuevo coronavirus. Su médico puede darle más información sobre cuándo puede estar disponible una vacuna. También puede ayudarlo a saber qué esperar después de la vacuna, según su enfermedad crónica. Debe recibir la vacuna contra la influenza (gripe) tan pronto como se lo recomienden cada año, generalmente en septiembre u octubre. Vacúnese contra la neumonía, si se recomienda.
  • No fume. La nicotina y otras sustancias químicas de los cigarrillos y los cigarros pueden aumentar el riesgo de infección y de tener efectos graves por la COVID-19. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Por ejemplo, verduras, frutas, panes y cereales integrales, carnes magras y de aves, y pescado, productos lácteos bajos en grasas y frijoles cocidos. Los alimentos saludables contienen nutrientes que ayudan a mantener el sistema inmunitario fuerte.
    Alimentos saludables
  • Encuentre formas para controlar el estrés. Puede que se sienta más estresado que de costumbre debido al brote de COVID-19. La situación es muy estresante para muchas personas. Hable con sus médicos sobre las formas de controlar el estrés durante este tiempo. El estrés puede provocar problemas respiratorios o empeorarlos. El estrés puede desencadenar un ataque o una exacerbación de muchas condiciones de salud. Es importante hacer cosas que lo ayuden a sentirse más relajado, como las siguientes:
    • Escoja 1 o 2 veces al día para ver las noticias. La constante observación de las noticias puede aumentar sus niveles de estrés.
    • Hable con un amigo por teléfono o a través de un videochat.
    • Tome un baño caliente y relajante.
    • Escuche música.
    • El ejercicio también puede ayudar a aliviar el estrés. Esto puede ser difícil si su gimnasio habitual o su área de ejercicio al aire libre están cerrados. Si no tiene equipo de ejercicio en casa, intente caminar dentro de su casa. Puede caminar rápido o poner música y bailar.

Acuda a las consultas de control con su médico o proveedor de atención médica según le indicaron:

Sus médicos le dirán cuándo puede venir para hacerse pruebas, procedimientos o revisiones. Lleve su registro de síntomas a todas las citas. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Para más información:

  • Centers for Disease Control and Prevention
    1600 Clifton Road
    Atlanta , GA 30333
    Phone: 1- 404 - 6393311
    Phone: 1- 800 - 3113435
    Web Address: http://www.cdc.gov

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.