Skip to Content

Corsé Para La Espina Dorsal

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es un corsé para la espina dorsal?

Un corsé para la espina dorsal es un dispositivo que se envuelve alrededor del área de la espalda, el pecho y el estómago y sostiene a la columna vertebral en su lugar. Está hecha de plástico y se ajusta a la forma del cuerpo.

Ortesis bivalva de dos piezas

¿Cómo funciona un corsé para la espina dorsal?

El corsé para la espina dorsal evita que usted se incline hacia adelante o hacia atrás. También evita que gire de lado a lado. También evita que gire de lado a lado. Algunos corsés para la espina dorsal se extienden hasta la parte superior del muslo para proporcionar mayor soporte a la parte baja de la columna.

¿Por qué podría necesitar un corsé para la espina dorsal?

Es posible que usted necesite un corsé si tiene una fractura en los huesos de la columna vertebral. Usted también podría necesitar una si tiene daño en su médula espinal. Este es un cordón de tejido dentro de los huesos de la columna vertebral. Contiene nervios y ayuda a controlar la capacidad para moverse.

¿Qué necesito saber acerca del corsé para la espina dorsal?

Siempre use el corsé de acuerdo con las instrucciones del médico. El le dirá con qué frecuencia y por cuánto tiempo necesita usarlo. No trate de levantar nada que pese más de 10 libras. Siempre pídale a alguien que le ayude cuando se ponga o se quite el corsé.

¿Cómo uso un corsé de 2 pieza?

Un corsé para la espina dorsal de 2 piezas, consiste en una pieza de plástico que cubre el frente y otra que cubre la parte posterior de la espalda. Estas piezas se mantienen unidas en los lados por una correas de tela que se adhieren.

  • Para ponerse un corsé de 2 pieza:
    • Acuéstese plano en la cama y póngase de costado. Para girar, voltee el cuerpo entero en línea recta con la espalda derecha.
    • Pídale a otra persona que le coloque la parte trasera del corsé en la espalda. Gire el cuerpo hacia el corsé.
    • Verifique que los puntos marcados en los lados derecho e izquierdo del corsé, estén colocados entre la costilla más baja y el hueso de la cadera. Los puntos marcados deben estar alineados con el ombligo. Si el corsé no está centrado correctamente, gire hacia el otro lado y ajústelo. También puede mover el corsé hacia arriba o hacia abajo para ajustarlo.
    • Acuéstese sobre la mitad trasera del corsé con las rodillas dobladas y los pies planos sobre la cama. Coloque la mitad delantera del corsé sobre el pecho y abdomen. Los lados de la mitad superior se deben traslapar sobre los lados de la mitad inferior.
    • Jale y abroche las correas de tela a los lados del corsé. Algunos médicos dibujan una línea en las correas para mostrar qué tan fuerte se deben ajustar.
    • Compruebe que el corsé esté en su lugar. Al sentarse, el borde delantero del corsé tocará la parte superior de sus piernas. El borde posterior estará aproximadamente una pulgada por encima del asiento.
  • Para quitra un corsé de 2 pieza:
    • Acuéstese plano en la cama. Afloje la correas de tela en los costados del corsé. Desabroche la mitad delantera del corsé.
    • Gire a un costado. Pídale a su ayudante que le quite la mitad posterior del corsé .

¿Cómo uso un corsé de 1 pieza?

Este corsé para la espina dorsal consiste en 1 pieza de plástico que cubre el pecho y la espalda. Esta pieza está cerrada en el frente usando correas de tela que se adhieren.

  • Para ponerse un corsé de 1 pieza:
    • Acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas y los pies planos en la cama.
    • Pídale a otra persona que deslice el corsé debajo de sus muslos. Levante los glúteos un poco para que su ayudante puede deslizar el corsé abierto debajo de los glúteos y la espalda.
    • Revise que los puntos marcados en los lados derecho e izquierdo del corsé se coloquen entre la costilla más baja y el hueso pélvico. Los puntos marcados deben estar alineados con el ombligo. Si no lo están, mueva el corsé de arriba a abajo para ajustarlo.
    • Jale y abroche las correas de tela del frente del corsé. Algunos médicos dibujan una línea en las correas para mostrar qué tan fuerte se deben ajustar.
    • Revise los puntos marcados para asegurarse que el corsé esté en su lugar. Al sentarse, el borde delantero del corsé tocará la parte superior de sus piernas. El borde posterior estará aproximadamente una pulgada por encima del asiento.
  • Para quitra un corsé de 1 pieza:
    • Acuéstese boca arriba con las rodillas dobladas y los pies planos en la cama.
    • Afloje las correas de tela del frente del corsé. Abra el corsé.
    • Levante los glúteos un poco para que su ayudante pueda deslizar el corsé hacia afuera.

¿Cómo cuido mi corsé para la espina dorsal?

Lave el corsé para la espina dorsal con una una esponja mojada con jabón. Enjuáguelo. Puede usar alcohol para eliminar las bacterias y el jabón seco del interior del corsé. Las bacterias y el jabón seco pueden irritar la piel. Siempre asegúrese de que el corsé esté completamente seco antes de ponérselo de nuevo.

¿Cómo me cuido la piel mientras uso un corsé para la espina dorsal?

  • Siempre use una camisa de algodón limpia y seca debajo del corsé. La camisa le ayudará a absorber el sudor y proteger la piel. Una pequeña cantidad de talco también puede ayudar a disminuir la cantidad de humedad en la piel debajo del corsé.
  • Revise todas las áreas de la piel debajo del corsé diariamente. Si encuentra áreas rojas o irritadas, revise la posición del corsé para asegurarse de que no esté demasiado apretado o demasiado flojo. Si tiene salpullido, trate de cambiarse la camiseta con más frecuencia. Esto puede ayudar si el salpullido es debido al calor, sudor o productos de lavandería.
  • Pregunte a su médico acerca de la ducha. Es posible que pueda quitarse el corsé para bañarse. También podría ducharse mientras usa el corsé. Si se ducha con el corsé puesto, asegúrese de secarlo bien, así como la piel debajo de éste.

¿Cuáles son los riesgos de usar un corsé para la espina dorsal?

  • Es posible que necesiten tomarle medidas para el corsé. Esto podría ser doloroso. Si su cuerpo cambia de tamaño o forma después de que le entreguen el corsé, es posible que ya no le quede. Esto podría ocurrir si la inflamación provocada por una lesión disminuye o si sube o baja de peso. Es posible que usted tenga dificultad para realizar actividades diarias simples mientras usa el corsé. Estas podrían incluir el sentarse, pararse y levantar objetos. Usted podría no ser capaz de respirar profundamente.
  • El corsé podría presionar sobre la piel y provocar dolor, irritación, úlceras y vellos encarnados. Usted podría acalorarse o sudar mientras usa el corsé. Es posible que el sudor le provoque irritación en la piel. Los músculos cerca de la columna vertebral y abdomen pueden debilitarse debido a que no se están utilizando. Después de una lesión, puede tomar más tiempo para que usted pueda regresar a sus actividades diarias debido a la debilidad de los músculos. Si el corsé no se coloca correctamente, es posible que la columna no se mantenga en el lugar correcto.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • La piel está adolorida, roja o irritada porque el corsé hace fricción contra ella.
  • Los brazos, manos, o piernas están entumecidos o siente hormigueo.
  • Su cuerpo cambia en tamaño o forma y el corsé se siente flojo o apretado.
  • Usted tiene dolor creciente incluso mientras tiene puesto el corsé.
  • Tiene debilidad reciente o que ha empeorado en los brazos o piernas.
  • Tiene preguntas o inquietudes acerca del corsé.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide