Skip to Content

Cistocele

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es un cistocele?

Un cistocele es una condición en la cual parte de la vejiga baja o cae dentro de la vagina debido a un debilitamiento o estiramiento de los músculos de la pelvis. En algunos casos es posible que la vejiga comience a sobresalir por la abertura de la vagina.

¿Qué aumenta mi riesgo de cistocele?

La causa más común de un cistocele es el debilitamiento de los músculos y ligamentos que sostienen y dan apoyo a la vejiga. Su riesgo de tener un cistocele puede aumentar debido a lo siguiente:

  • El embarazo o el parto: Se produce un mayor grado de presión que puede causar que se estiren y debiliten los músculos de la pelvis. Usted podría sufrir trauma durante el parto debido a los fórceps o a la cabeza del bebé.
  • Envejecimiento: El envejecimiento y la disminución de hormonas puede provocar que los músculos pélvicos se vuelvan mas débiles.
  • Obesidad: Si usted pesa más de lo recomendado por el médico, puede aumentar su riesgo de tener un cistocele.
  • Esfuerzo: El estreñimiento, la tos muy fuerte o el hecho de levantar objetos pesados puede poner un mayor grado de presión en su abdomen y causar un cistocele.
  • Cirugía: Una cirugía pélvica, como una histerectomía, puede aumentar su riesgo de tener un cistocele.
  • Enfermedades del colágeno: Puede que tenga una enfermedad, como el síndrome de Marfan o el síndrome de Ehlers-Danlos, que hace que los músculos pélvicos se debiliten.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de un cistocele?

  • Un bulto o protuberancia blanda en su vagina
  • Dolor en la parte inferior de la espalda que se alivia al acostarse
  • Dolor o presión en la pelvis, especialmente cuando orina o tiene relaciones sexuales
  • Orina de color rosa o rojo
  • Presión en el abdomen, o siente que no puede vaciar por completo la vejiga
  • Dificultad o dolor al orinar, o necesidad de orinar con frecuencia, especialmente de noche
  • Pérdida de orina al toser, estornudar o reírse

¿Cómo se diagnostica un cistocele?

Su médico le preguntará sobre sus antecedentes médicos. Esto incluye su estilo de vida, embarazos anteriores y cualquier condición de salud que usted tenga. Es posible que deba hacerse uno o más de los siguientes exámenes:

  • Examen pélvico: Su médico colocará con cuidado un espéculo en su vagina para abrirla y le pedirá que haga fuerza o puje. Esto puede ayudar a encontrar el lugar donde se encuentra y el tamaño de la cistocele. También es posible que su médico le pida que apriete los músculos de la pelvis, como si estuviera tratando de contener la orina. Esto ayuda a comprobar la fuerza de sus músculos pélvicos.
  • Análisis de sangre y orina: Es posible que deba hacerse análisis de sangre u orina para comprobar si tiene una infección.
  • Ultrasonido: Se usan ondas sonoras para ver imágenes del interior de su abdomen. Pondrán una crema especial sobre una pequeña vara y la moverán por encima de su abdomen. También es posible que coloquen esta vara dentro de su vagina. Se verán las imágenes de su vejiga, vagina, recto y otros órganos pélvicos en una pantalla.
  • Radiografía: Mediante esta prueba es posible tomar imágenes de sus riñones, vejiga y uréteres. Le podrían administrar un tinte para ayudar a que las imágenes se vean mejor. Diga a los médicos si tiene alergia al iodo o a los mariscos. También podría ser alérgico al tinte. Puede que tomen radiografías mientras orina.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): En esta prueba se usan imanes potentes y una computadora para tomar imágenes de su vejiga, vagina y área de la pelvis. Le podrían administrar un tinte para ayudar a que las imágenes se vean mejor. Diga a los médicos si tiene alergia al iodo o a los mariscos. También podría ser alérgico al tinte. No entre a la sala donde se realiza la resonancia magnética con algo de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale a sus médicos si usted tiene algún metal dentro o sobre su cuerpo.
  • Prueba urodinámica: Con esta prueba se comprueba si los músculos de la vejiga funcionan de la manera adecuada. También se mide la cantidad de orina que puede contener su vejiga. Esta prueba puede asimismo indicar si su vejiga se llena y se vacía de manera normal.
  • Cistoscopia: Se inserta un tubo muy delgado con un endoscopio en la uretra y la vejiga. Los médicos se fijarán si hay cálculos, sangrado, tumores o signos de infección en el interior de la vejiga.

¿Cómo se trata un cistocele?

Dependiendo de los síntomas que tenga, es posible que necesite alguno de los siguientes:

  • Terapia con estrógeno: El estrógeno puede contribuir a fortalecer los músculos pélvicos e impedir que la cistocele empeore. Se puede administrar en forma oral mediante una píldora, mediante una crema o se pude insertar en la vagina.
  • Pesario o tampón: Un pesario es un anillo de plástico o caucho y un tampón es un tapón de algodón u otro material absorbente. Se colocan dentro de la vagina para sostener los tejidos abultados en la vejiga y la vagina.
  • Cirugía: Es posible que necesite una cirugía para volver a colocar la vejiga en su lugar. Durante la cirugía es posible que le den puntos de sutura o que coloquen un parche entre la vejiga y la vagina para mantener la vejiga en su lugar.

¿Cuáles son los riesgos de tener un cistocele?

Es posible que se sienta incómoda o le venga una infección por usar un pesario. Es posible que usted tenga hemorragia o una infección a causa de la cirugía. Si no recibe tratamiento para su cistocele, es posible que siga experimentando dolor o dificultad para orinar. Cuando el cistocele sobresale por el orificio de la vagina, los síntomas son más difíciles de tratar y de controlar.

¿Cómo se puede prevenir un cistocele?

  • Haga los ejercicios de Kegel con frecuencia: Estos ejercicios pueden ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Apriete los músculos de su pelvis (los músculos que usa para dejar de orinar). Manténgalos apretados durante 5 segundos y luego relájelos durante 5 segundos. Aumente gradualmente la cantidad de tiempo a 10 segundos. Haga al menos 3 juegos de 10 repeticiones todos los días.
  • No haga fuerza: No levante objetos pesados, permanezca de pie por mucho tiempo o haga esfuerzo al tener una evacuación intestinal. Evite el estreñimiento bebiendo líquidos en abundancia y comiendo alimentos altos en fibra. Consulte cuál es la cantidad de líquidos que usted debe tomar por día. Entre los alimentos con un alto contenido de fibra se incluyen las frutas y verduras frescas y los granos integrales.
  • Mantenga un peso saludable: Pregunte a su médico si su peso es saludable y qué programa de ejercicio le recomienda. Trate de hacer ejercicio durante al menos 30 minutos diarios. El ejercicio también puede contribuir a evitar el estreñimiento.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene fiebre.
  • Tiene escalofríos o se siente débil y dolorido.
  • Le duele la parte inferior del abdomen o de la espalda y el dolor no se le pasa.
  • Usted no puede orinar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Sangra de forma anormal por la vagina.
  • Le sale un bulto por la vagina que no puede empujar hacia dentro.
  • Usted tiene dolor intenso en la parte inferior del abdomen.
  • Tiene flujo vaginal con mal olor.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide