Skip to Content
Vaccines aren’t just for kids. Is your teen protected?

Bronquiolitis

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección viral de los bronquiolos (vías aéreas pequeñas) en los pulmones de su niño. Estas vías aéreas pequeñas se inflaman y se llenan de líquidos y mucosidad. Se aprietan los músculos alrededor de la vías aéreas, causando que se estrechen. Esto va a causar dificultad para que su niño respire. La bronquiolitis generalmente desaparece por sí sola. La mayoría de los niños pueden ser tratados en su hogar. Si su niño desarrolla bronquiolitis severa, es probable que necesite tratamiento en el hospital.


¿Qué causa la bronquiolitis?

La bronquiolitis es causada generalmente por un virus, con más frecuencia por el virus respiratorio sincitial (VRS). Una persona afectada puede propagar los gérmenes al toser, estornudar o estar en contacto cercano con otras personas. En algunas situaciones su niño podría tener contacto frecuente con los gérmenes. Estas incluyen tener un hermano o hermana mayor que asiste a la escuela, o ir a lugares llenos de gente como guarderías.

¿Qué aumenta el riesgo de mi niño de tener bronquiolitis?

La bronquiolitis ocurre mayormente en niños menores de 2 años, usualmente en el otoño, invierno o temprano en la primavera. El riesgo para bronquiolitis severa aumenta si su bebé tiene menos de 12 semanas de vida o padece de un sistema inmune debilitado. Su bebé también está en riesgo si nació prematuro o bajo de peso. El riesgo también aumenta con ciertas condiciones médicas como problemas del corazón o pulmón.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la bronquiolitis?

La bronquiolitis comienza como un resfriado común y típicamente dura de 5 a 7 días. Su hijo podría tener cualquiera de los siguientes:

  • Respiración rápida o sibilancias
  • Tos
  • Secreción nasal o nariz tapada
  • Fiebre
  • Irritable o no come ni duerme como de costumbre

¿Cómo se diagnostica la bronquiolitis?

El médico examinará a su niño y le hará preguntas acerca del historial médico. Infórmele si su niño ha estado en contacto con personas que estén enfermas. El médico le puede hacer preguntas sobre que tan bien está comiendo, bebiendo y durmiendo su niño. En algunos casos, su niño podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Un oxímetro de pulso mide la cantidad de oxígeno en la sangre de su niño. Se coloca un gancho pequeño o una cinta adhesiva en el dedo, en la oreja o en el dedo gordo del pie de su niño. Un cable conecta el oxímetro a una máquina.
  • Un examen viral puede identificar el germen responsable de provocar la bronquiolitis en su niño. Un bastoncillo de algodón se usa para tomar una muestra de tejido de la nariz o garganta.
  • Los análisis de sangre: muestran si padece de una infección o de deshidratación.
  • Una radiografía de tórax es una imagen de los pulmones y el corazón de su niño para buscar otras causas de la enfermedad.

¿Cuál es el tratamiento para la bronquiolitis?

  • El acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Oxígeno adicional podría ser necesario en caso de que el nivel de oxígeno esté por debajo de lo normal. Su niño puede recibir oxígeno mediante una máscara colocada sobre su nariz y boca o por unos tubos pequeños que se colocan en sus fosas nasales. Pregunte al médico de su niño antes de retirarle la máscara o los tubos de oxígeno.
  • La extracción de la mucosidad se puede hacer al colocar un tubo pequeño en la boca o la nariz de su niño. El tubo succiona la mucosidad de la boca y la nariz de su niño para facilitar su respiración. Se podría colocar gotas de solución salina en la nariz de su niño para aflojar la mucosidad. Es posible que sea necesario realizar este tratamiento en su niño más de una vez.

¿Cómo puedo controlar la bronquiolitis de mi niño?

  • Es importante animar a su niño a consumir líquidos según las indicaciones. Es posible que necesite ofrecerle más líquidos a su niño de lo acostumbrado para prevenir la deshidratación. Los líquidos también ayudan a disolver la mucosidad en sus pulmones para que pueda respirar con facilidad. Pregunte cuál es la cantidad de líquido que su niño debería tomar y cuáles son los líquidos que le recomiendan. Si usted está dando de lactar, siga alimentando a su bebé con leche materna. La leche materna le ayuda a su bebé a combatir las infecciones.
  • Extraer la mucosidad nasal según las indicaciones. Coloque varias gotas de solución salina en una de las fosas nasales de la nariz del niño y luego con cuidado use la pera de goma para aspirar la mucosidad. Repita el proceso en la otra fosa nasal. Haga esto antes de intentar alimentar a su bebé. Le será más fácil beber y comer a su niño si puede respirar por su nariz. Pregúntele a su médico para que le proporcione información sobre cómo debe usar la pera de extracción. Si su niño tiene la edad suficiente, enséñele a sonarse la nariz.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir la bronquiolitis?

  • Lave sus manos y las de su niño con frecuencia. Utilice agua y jabón. Cuando no hay agua disponible, se puede usar una loción o gel antibacterial. Lave sus manos y las de su niño después de usar el baño, estornudar o comer.
  • Limpie los juguetes y otros objetos con una solución desinfectante. Limpie las mesas, mesones, manijas y cunas. También, limpie los juguetes que comparte con otros niños. Lave las sábanas y toallas en jabón con agua caliente y séquelas a una temperatura alta.
  • No exponga a su niño al humo. Nunca fume o permita que otros fumen alrededor de su niño. No lleve a su niño a lugares donde se usa una estufa de leña. Mantenga a su niño alejado de humos químicos (vapores de gas) o polvo.
  • Evite otras personas que estén enfermas. Mantenga a su niño alejado de las multitudes o personas con resfrios u otras infecciones respiratorias.
  • Pregunte si su niño necesita medicamentos para protegerlo contra el VSR. Los niños con trastornos específicos de alto riesgo pueden calificar para recibir inmunoglobulina (IG) para ayudar a protegerlo contra el VSR. Solicite más información sobre este medicamento con su médico.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • La piel entre las costillas y alrededor del cuello se hunde con cada respiro.
  • Su hijo tiene más sibilancias o pausas en su respiración.
  • Su hijo hace tanto esfuerzo para respirar que se le dificulta comer o beber.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Las fosas nasales de su niño se expanden más cuando él respira.
  • Los labios o uñas de su niño están azulados.
  • Su hijo muestra signos de deshidratación como llanto sin lágrimas, orinar menos de lo usual o no orinar del todo, boca seca o labios partidos, o un punto suave y hundido en el caso de niños menores de 1 año de edad.
  • Su hijo está débil.
  • Su hijo actúa como si estuviera muy cansado o duerme más de lo usual.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre alta.
  • Su hijo tiene respiración agitada:
    • Más de 50 respiraciones en 1 minuto, para bebés recién nacidos hasta los 6 meses de vida
    • Más de 40 respiraciones en 1 minuto, para los bebés de 6 meses de vida hasta 1 año de edad
    • Más de 30 respiraciones en 1 minuto para un niño mayor de 1 año
  • Los síntomas de su niño no mejoran o empeoran.
  • Su hijo no come o tiene náusea o vómitos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide