Skip to Content
Vaccines aren’t just for kids. Is your teen protected?

Bronquiolitis

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección viral de los bronquiolos (vías aéreas pequeñas) en los pulmones de su niño. Hace que las vías aéreas pequeñas se inflamen y se llenen de líquido y mucosidad. Esto va a causar dificultad para que su niño respire. La bronquiolitis generalmente desaparece por sí sola. La mayoría de los niños pueden ser tratados en su hogar.


¿Qué causa la bronquiolitis?

Más frecuentemente, la bronquiolitis es causada por el virus sincicial respiratorio (VSR). Los virus que provocan la gripe y el resfriado común también pueden causar bronquiolitis. La bronquiolitis puede transmitirse de una persona a otra a través de la tos, los estornudos o el contacto cercano. Los gérmenes podrían quedar en objetos como manijas, camas, mesas, cunas y juguetes. Su hijo puede infectarse al poner los objetos que portan el virus en su boca. Su hijo también puede infectarse al tocar objetos que portan el virus y luego frotar sus ojos o nariz.

¿Qué aumenta el riesgo de mi niño de tener bronquiolitis?

La bronquiolitis ocurre mayormente en niños menores de 2 años, usualmente en el otoño, invierno o a comienzos de la primavera. Su niño podría contraer VRS de su hermano o hermana de edad escolar o en una guardería. Su hijo podría estar en riesgo de contraer bronquiolitis si presenta cualquiera de los siguientes:

  • Nació prematuro (antes de término) o con un bajo peso al nacer
  • Un sistema inmunitario débil
  • Un problema cardíaco o pulmonar
  • Alimentación con fórmula o poca o ninguna lactancia
  • Exposición al humo de segunda mano

¿Cuáles son los signos y síntomas de la bronquiolitis leve?

La bronquiolitis empieza como un resfriado común. Normalmente los síntomas desaparecen en 1 a 2 semanas. Algunos síntomas, como la tos, pueden durar varias semanas. Los síntomas de su hijo pueden ser peores en el segundo o tercer día de su enfermedad. Su hijo podría tener cualquiera de los siguientes:

  • Secreción nasal o nariz tapada
  • Fiebre
  • Irritable o no come ni duerme como de costumbre
  • Respiración sibilante o tos

¿Cuáles son los signos y síntomas de la bronquiolitis severa?

  • Respiración muy acelerada (de 60 a 70 respiraciones o más en 1 minuto), o pausas en la respiración de al menos 15 segundos
  • Gruñido y aumento del resuello, o respiración ruidosa
  • Las fosas nasales se hacen más anchas cuando inhala
  • Piel, labios, uñas de las manos y de los pies pálidas o azules
  • Piel que se hunde entre las costillas y alrededor del cuello con cada respiración
  • Latido cardíaco acelerado
  • Pérdida de apetito o mala alimentación, o el niño está más molesto o irritable que de costumbre
  • Mas soñoliento de lo normal, dificultad para mantenerse despierto o no le responde

¿Cómo se diagnostica la bronquiolitis?

El médico de su hijo lo examinará y le hará preguntas acerca de sus síntomas. Es posible que el médico mida el nivel de oxígeno en la sangre de su hijo con una tirita pegajosa. Se podría analizar una muestra de la secreción nasal o el moco del niño para determinar si presenta infección.

¿Cuál es el tratamiento para la bronquiolitis?

La mayoría de los niños no necesitan tratamiento para la bronquiolitis. Es posible que su hijo deba ser controlado y tratado en el hospital si tiene bronquiolitis severa. El medicamento podría administrarse para disminuir el dolor y la fiebre. Si el niño presenta sibilancia moderada, se le puede administrar medicina para ayudar a despejarle las vías respiratorias.

¿Cómo puedo controlar los síntomas de mi hijo?

  • Pídale a su niño que repose. El reposo puede ayudar a que el cuerpo de su niño combata la infección.
  • Dele suficientes líquidos a su niño. Los líquidos le ayudarán a disolver y aflojar la mucosidad para que su hijo pueda expulsarla al toser. Los líquidos también lo mantendrán hidratado. No le dé a su niño líquidos con cafeína. La cafeína puede aumentar el riesgo de deshidratación en su hijo. Los líquidos que ayudan a prevenir la deshidratación pueden ser agua, jugo de fruta o caldo. Pregunte al médico del niño cuánto líquido le debe dar por día. Si usted está dando de lactar, siga alimentando a su bebé con leche materna. La leche materna le ayuda a su bebé a combatir las infecciones.
  • Limpie la mucosidad de la nariz de su hijo. Haga esto antes de alimentarlo para que le sea más fácil tomar líquidos y comer. Usted también puede hacer esto antes de que su hijo se duerma. Coloque gotas o aerosol con solución salina (agua salada) en la nariz del niño para ayudar a eliminar la mucosidad. La solución salina en aerosol y las gotas están disponibles sin receta médica. Siga las instrucciones del frasco atomizador o de las gotas. Haga que su hijo sople la nariz después de usar estos productos. Use una bombilla de succión para quitar la mucosidad de la nariz de un bebé o un niño pequeño. Pregunte al médico de su niño cómo usar una jeringuilla.
    Uso apropiado de la jeringa de bulbo
  • Use un humidificador de vapor frío en la recámara del niño. El vapor frío ayuda a aflojar la mucosidad y facilita la respiración de su hijo. Asegúrese de limpiar el humidificador como se indica.
  • No exponga al niño al humo del tabaco. No fume cerca de su niño. La nicotina y otros químicos presentes en los cigarrillos y cigarros pueden empeorar los síntomas de su hijo. Pida información al médico de su hijo si usted fuma actualmente y necesita ayuda para dejar de hacerlo.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir la bronquiolitis?

  • Lávese las manos y las manos de su niño frecuentemente. Utilice agua y jabón. Cuando no hay agua disponible, se puede usar una loción o gel antibacterial.
  • Limpie los juguetes y otros objetos con una solución desinfectante. Limpie las mesas, mesones, manijas y cunas. También, limpie los juguetes que comparte con otros niños. Lave las sábanas y toallas en jabón con agua caliente y séquelas a una temperatura alta.
  • No fume cerca de su niño. No deje que otras personas fumen cerca del niño. El humo de segunda mano puede aumentar el riesgo de su hijo de contraer bronquiolitis y otras infecciones.
  • Mantenga a su niño alejado de las personas que están enfermas. Mantenga a su niño alejado de las multitudes o personas con resfriados y otras infecciones respiratorias. No deje que otros niños enfermos duerman en la misma cama que su hijo.
  • Pregunte acerca de los medicamentos que lo protegen contra un VRS severo. Es posible que su niño necesite recibir un medicamento antiviral para evitar que contraiga una enfermedad grave. Este podría administrarse si su niño tiene un riesgo alto de enfermarse severamente de VRS. Cuando sea necesario, su niño recibirá 1 dosis cada mes durante 5 meses. La primera dosis usualmente se administra al principio de noviembre. Pregunte al médico de su niño si este medicamento es adecuado para él.

Llame al 911 en los siguientes casos:

  • Su niño deja de respirar.
  • Su hijo tiene pausas en su respiración.
  • Su niño emite sonidos roncos y presenta más sibilancias o hace más ruido cuando respira

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo tiene 6 meses o menos y respira más de 50 veces en 1 minuto.
  • Su hijo tiene de 6 a 11 meses y respira más de 40 veces en 1 minuto.
  • Su hijo tiene 1 año o más y respira más de 30 veces en 1 minuto.
  • Las fosas nasales del niño se expanden más cuando respira.
  • La piel, los labios, las uñas de las manos o los dedos de los pies del niño tienen un color pálido o azul.
  • El corazón de su niño late más rápido de lo normal.
  • El niño muestra signos de deshidratación, por ejemplo:
    • Llora sin lágrimas
    • Boca seca o labios partidos
    • Mas irritable o soñoliento de lo normal
    • Presenta un punto hundido y blando en la parte superior de la cabeza, si el niño tiene menos de 1 año de edad
    • Moja menos pañales que de costumbre u orina menos de lo habitual
  • La temperatura de su niño ha llegado a 105°F (40.6°C).

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo es menor de 2 años y tiene fiebre por más de 24 horas.
  • Su hijo tiene 2 años o más y tiene fiebre por más de 72 horas.
  • La secreción nasal de su hijo es espesa, amarilla, verde o gris.
  • Los síntomas de su niño no mejoran o empeoran.
  • Su hijo no está comiendo, tiene náusea o está vomitando.
  • Su hijo está muy cansado o débil, o duerme más de lo normal.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide