Skip to Content

Bloqueo De Los Nervios Periféricos

LO QUE NECESITA SABER:

Un bloqueo de nervios periféricos es anestesia que se aplica para adormecer una parte de su cuerpo. Es probable que usted no sienta dolor en el área del bloqueo de nervios periféricos por aproximadamente 4 a 18 horas. Hasta que usted ya sienta de nuevo por completo, usted corre el riesgo de caídas y lesión. Tenga cuidado de no pegar el área adormecida con algo.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 si presenta:

  • Tiene alguno de los siguientes signos de un ataque cardíaco:
    • Estrujamiento, presión o tensión en su pecho
    • y podría incluir cualquiera de los siguientes:
      • Malestar o dolor en su espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
      • Dificultad para respirar
      • Náuseas o vómitos
      • Desvanecimiento o sudor frío repentino
  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Usted sufre una convulsión.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted desarrolla inflamación o urticaria.
  • Usted tiene dolor de cabeza severo o tics musculares que no desaparecen.
  • Usted tiene náuseas o está vomitando.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted siente que se va a desmayar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre los bloqueos de nervios periféricos.

Cuidados personales:

  • Cambie de posición a menudo. Esto le ayudará a evitar aplicar presión sobre el área.
  • Eleve el área o rodéela con almohadas mientras duerme. Esto evitará que usted de vuelta hacia el área mientras duerme. También evitará que usted aplique presión sobre el área.
  • Proteja el área de lesiones. Muévase despacio y con cuidado. No toque nada que pueda estar caliente. Puede que usted no sienta la piel quemarse hasta que la quemadura sea severa. Proteja el área en clima caliente y frío.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide