Skip to Content

Bacteriemia

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la bacteriemia?

La bacteriemia es la presencia de bacterias en la sangre. Se produce cuando los gérmenes de una infección que tiene lugar en su cuerpo se trasladan a la sangre. También puede ocurrir cuando se deja un catéter o tubo de drenaje en el cuerpo. Algunos ejemplos son los catéteres Port-a-cath, los catéteres centrales de inserción periférica (PICC), los catéteres de diálisis, abdominales o urinarios.

¿Qué aumenta mi riesgo de contraer bacteriemia?

  • Haber tenido una infección reciente en cualquier parte del cuerpo, como una infección en una herida o neumonía
  • Ser muy joven o de edad muy avanzada
  • Tener una enfermedad a largo plazo, como EPOC, insuficiencia cardíaca o diabetes
  • Tener el sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad o el uso prolongado de medicamentos
  • Haber sufrido una lesión o una quemadura grande en forma reciente
  • Una cirugía o un procedimiento odontológico recientes
  • Abuso de drogas intravenosas

¿Cuáles son los signos y síntomas de bacteriemia?

  • Fiebre o escalofríos
  • Debilidad o mareos
  • Cambios en el estado mental, como confusión
  • Un salpullido, puntos de color morado o enrojecimiento en la mayor parte del cuerpo
  • Irritabilidad o mala alimentación en los niños
  • Signos y síntomas de una infección en otras partes del cuerpo, como náuseas y vómitos, dolor o dificultad para respirar

¿Cómo se diagnostica la bacteriemia?

Los análisis de sangre y orina mostrarán si tiene una infección, el funcionamiento de sus órganos y proporcionarán información sobre su salud en general. Es posible que también muestren qué germen está causando la infección.

¿Cómo se trata la bacteriemia?

  • Los antibióticos se podrían indicar para tratar la infección.
  • El retiro o cambio de un catéter o drenaje podría ser necesario para eliminar la infección.
  • La cirugía podría usarse si otros tratamientos no funcionan. Podrían hacer una cirugía para eliminar un absceso o un tejido infectado.

¿Qué puedo hacer para no contraer bacteriemia?

  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Siga las indicaciones para el cuidado de los catéteres y tubos de drenaje. Lávese las manos antes y después de tocar su catéter o tubo de drenaje. Siga las indicaciones para cambiar los vendajes y para bañarse. Compruebe si tiene signos y síntomas de infección como pus, fiebre, hinchazón, dolor o supuración. Informe de inmediato a su médico si tiene alguno de estos síntomas.
  • Limpie las superficies con frecuencia. Limpie las perillas de las puertas, los muebles de la cocina, teléfonos celulares y otras superficies que la gente toca con frecuencia. Use una toallita desinfectante, una esponja de un solo uso o un paño que pueda lavar y reutilizar. Use limpiadores desinfectantes si no tiene toallitas. Usted también puede elaborar un limpiador desinfectante mezclando 1 parte de blanqueador con 10 partes de agua.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Hágase aplicar todas las vacunas que le recomienden. Las vacunas contra la neumonía y la gripe pueden evitar que contraiga una infección pulmonar que podría causar bacteriemia. Su médico puede recomendarle otras vacunas y decirle cuándo debe aplicárselas.

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o pídale a alguien que llame si ocurre lo siguiente:

  • Usted tiene una convulsión o pierde el conocimiento.
  • Usted tiene dificultad para respirar.
  • Usted se siente extremadamente débil y tiene dificultad para moverse.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Sus síntomas, como la fiebre, empeoran, aún si usted está tomando un medicamento para el tratamiento de la infección.
  • Usted deja de orinar u orina muy poco.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.