Skip to Content

Ayudar A Prevenir El Suicidio En Los Adultos Mayores

LO QUE NECESITA SABER:

Una persona mayor podría considerar el suicidio como la única forma de escapar del sufrimiento y del dolor físico o emocional. Usted puede ayudar dándole apoyo emocional y, a la vez, consiguiéndole la ayuda necesaria. Aprenda a reconocer los signos de advertencia que indican que la persona podría estar considerando el suicidio. Existen recursos para ayudarlo a usted y a la persona.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local de la persona (911 en los Estados Unidos) si:

  • La persona ha hecho algo intencionalmente para hacerse daño.
  • La persona intenta suicidarse.
  • La persona le dice que ha creado un plan para suicidarse.

Llame al médico o terapeuta de la persona si:

  • La persona actúa con ira, con imprudencia, o está abusando de las drogas o el alcohol.
  • La persona tiene pensamientos suicidas, aún con el tratamiento.
  • Usted empieza a ver signos que señalan que la persona podría estar considerando el suicidio.
  • La persona tiene sentimientos intensos de tristeza, ira, venganza y desesperación.
  • La persona le comenta que tiene más pensamientos suicidas cuando está sola.
  • La persona se aleja de los demás.
  • La persona deja de comer, o empieza a fumar o a beber alcohol en exceso.
  • La persona dice que es una carga debido a la incapacidad o a la enfermedad que tiene.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o el cuidado de la persona.

Qué hacer si usted cree que la persona está considerando el suicidio:

Llame al número de emergencias local de la persona (911 en los Estados Unidos) si siente que está en riesgo inmediato de suicidio. También llame si la persona habla de un plan de suicidio activo. Asuma que la persona tiene la intención de llevar a cabo su plan de suicidio. A continuación le presentamos algunas cosas que usted puede hacer:

  • Comuníquese con una organización de prevención del suicidio:
    • National Suicide Prevention Lifeline (línea de prevención del suicidio): 1-800-273-8255 (1-800-273-TALK)
    • Teléfono directo para hablar de suicidio: 1-800-784-2433 (1-800-SUICIDE)
    • Para obtener una lista de números internacionales: https://save.org/find-help/international-resources/
  • Comuníquese con el terapeuta de la persona. El médico puede darle una lista de terapeutas si la persona no tiene uno.
  • Mantenga fuera del alcance de la persona medicamentos, armas y alcohol.
  • No deje a la persona sola si dice que quiere suicidarse. No deje a la persona sola si cree que puede intentarlo. Asegúrese de no correr peligro si la persona tiene un arma.
  • Pregúntele a la persona si está pensando en suicidarse y tiene un plan.

Signos de advertencia por los que debería estar pendientes:

Es común que una persona mayor hable sobre la muerte y el proceso de morir, sobre todo si sufre de un trastorno médico que va empeorando. Esto dificulta el reconocer cuándo una persona mayor está planeando suicidarse. A continuación algunos signos de advertencia para los que debe estar pendiente:

  • La persona habla de un plan para suicidarse o, de repente, decide hacer un testamento
  • Un cambio en la forma de hablar sobre la muerte, como hablar sobre la muerte de repente cuando antes no lo hacía, o dejar de hablar al respecto
  • La persona dice que no encuentra motivos para vivir
  • La persona dice que debería acabar con su vida para evitar el dolor y el sufrimiento
  • Una creencia de que su familia estará mejor cuando ya no tengan que cuidarla
  • La persona se corta, se quema la piel con cigarrillos o conduce sin cuidado
  • Consume drogas o alcohol, no toma sus medicamentos recetados o toma una cantidad mayor que la recetada
  • La persona se insolenta o enfurece de repente con otras personas, o parece haber perdido la esperanza, tiene ansiedad o se enfada y luego de repente se siente feliz o en paz
  • La persona no quiere pasar tiempo con otras personas ni hacer cosas que antes disfrutaba
  • La persona cambia su forma de comer, dormir o vestirse
  • La persona aumenta de peso, adelgaza o tiene menos energía de lo habitual
  • Problemas para dormir o pasar mucho tiempo durmiendo
  • La persona regala sus pertenencias o se deshace de ellas
  • De repente no va a terapia

Tratamiento que la persona puede necesitar:

  • Los medicamentos se pueden recetar para prevenir los cambios de humor o disminuir la ansiedad o la depresión. La persona deberá tomar todos los medicamentos como se lo indicaron. Suspender el medicamento de repente puede ser perjudicial. Es posible que deban transcurrir entre 4 y 6 semanas hasta que el medicamento lo ayude a sentirse mejor.
  • Un terapeuta puede ayudar a la persona a identificar y cambiar los sentimientos o creencias negativos acerca de sí mismo. Esto también puede ayudar a cambiar la forma en la que se siente y actúa. Un terapeuta también puede ayudar a la persona a encontrar formas de afrontar las cosas que no se pueden cambiar.

Qué puede hacer para ayudar a la persona:

  • Anímelo a buscar ayuda para tratar el consumo de drogas o alcohol. Las drogas y el alcohol pueden aumentar los pensamientos suicidas y hacer que la persona tenga más posibilidades de ponerlos en acción.
  • Ayude a la persona a vincularse con otras personas. Anímela a participar en la comunidad. Algunos ejemplos son ayudar como mentor de un estudiante joven, servir de voluntario en una organización local o unirse a un programa de ejercicio grupal. La persona podría necesitar algo de ayuda para usar una computadora o crear una cuenta de correo electrónico para poder estar en contacto con otras personas.
  • Realice actividad física con la persona. El ejercicio puede levantar su estado de ánimo, aumentar su energía y hacer que dormir sea más fácil.
  • Anímelo a hacer cosas nuevas. Los adultos mayores que están abiertos a experiencias nuevas pueden lidiar con el estrés y los cambios mucho mejor que los que no están dispuestos a tratar cosas nuevas.
  • Llame, visite o envíe tarjetas postales a esa persona frecuentemente. Esté atento a la persona tras la pérdida de una mascota, un gran amigo o un niño. Los días festivos, cumpleaños y aniversarios pueden ser difíciles para una persona después de una pérdida. La pérdida de un cónyuge puede ser especialmente dolorosa y solitaria.
  • Ayude a la persona a programar una visita a su líder religioso o espiritual. Un líder religioso o espiritual puede ser capaz de ofrecer recursos y apoyo adicional a la persona.
  • Ayúdele a la persona a conseguir el equipo necesario para mejorar su comodidad y movilidad. Algunos ejemplos son los dispositivos para los oídos, anteojos, libros de letra grande y andaderas. Estos artículos pueden ayudar a la persona a disfrutar de actividades y sentirse más independiente.
  • Anímelo a que siga tomando los medicamentos y yendo a terapia. Los medicamentos y la terapia pueden ayudar a mejorar la salud mental de la persona.

Para apoyo y más información:

  • National Suicide Prevention Lifeline
    NA
    New York , NY 10004
    Phone: 1- 800 - 273-TALK (8255)
    Web Address: http://www.suicidepreventionlifeline.org
  • Suicide Awareness Voices of Education
    8120 Penn Ave. S., Ste. 470
    Bloomington , Minnesota 55431
    Phone: 1- 952 - 946-7998
    Web Address: http://www.save.org

Acuda a sus consultas de control con el médico o terapeuta de la persona como se lo indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide