Skip to Content

Artroscopia Quirúrgica De Rodilla

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que necesita saber acerca de la artroscopia quirúrgica de rodilla:

Una artroscopia quirúrgica de rodilla es una cirugía para reparar un daño o una enfermedad en la articulación de la rodilla. Un artroscopio es un tubo flexible que tiene una luz y una cámara en el extremo.

Cómo prepararse para la cirugía:

  • Es probable que deban hacerle una radiografía, un ultrasonido o un estudio de imágenes por resonancia magnética antes de la cirugía. Estos exámenes se usan para tomar imágenes de la articulación y asesorar a su médico para la planeación de la cirugía. Póngase de acuerdo con alguien para que lo lleve a su casa y que se quede con usted por al menos 24 horas después de la cirugía.
  • Su médico le explicará cómo debe prepararse para la cirugía. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida después de la medianoche del día de la cirugía. Le dirá qué medicamentos puede tomar o no el día de la cirugía. Podrían administrarle un antibiótico por vía intravenosa para evitar que contraiga una infección bacteriana.

Qué sucederá durante la cirugía:

  • Pueden administrarle anestesia general para mantenerlo dormido y libre de dolor durante la cirugía. Es posible que en cambio le administren anestesia local para adormecer el área de la cirugía. Con la anestesia local, usted todavía podría sentir presión o molestia durante la cirugía, pero no debería sentir ningún dolor. Otra opción es la anestesia regional. La anestesia regional lo mantendrá adormecido de la cintura para abajo durante el procedimiento. Su médico le comentará qué opción es la mejor para usted.
  • El médico realizará incisiones pequeñas en la rodilla. Enjuagará el líquido en la rodilla. Esto le ayudará a ver la articulación mejor. El artroscopio se insertará en una de las incisiones. La imagen del artroscopio se verá en un monitor. El médico introducirá pequeñas herramientas en las otras incisiones. Estas herramientas se utilizan para corregir el daño en la rodilla.

Qué sucederá después de la cirugía:

El médico utilizará puntos de sutura para cerrar las incisiones. Se colocará un vendaje de compresión en la rodilla para ayudar a disminuir la inflamación. Es posible que necesite muletas u otros dispositivos para evitar poner todo su peso sobre la rodilla. Usted estará algo dolorido. Usted debe empezar a tener menos dolor en unos pocos días.

Riesgos de una artroscopia quirúrgica de rodilla:

Usted podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Usted podría tener una reacción alérgica a la anestesia. Es posible que tenga dolor o rigidez en la rodilla. Es posible que se acumule sangre alrededor de la rodilla. Es posible que deba volver a operarse de la rodilla más adelante. Se le podría formar un coágulo sanguíneo en la pierna. El coágulo puede causar problemas potencialmente mortales.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted se siente mareada, le hace falta el aire y tiene dolor de pecho.
  • Usted expectora sangre.
  • Usted tiene dificultad para respirar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su pierna se siente cálida, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • La sangre empapa el vendaje.
  • Se desprenden los puntos de sutura.
  • Su pierna se siente entumecida o fría al tacto y tiene una apariencia pálida.
  • Su pierna está más grande de lo normal, al igual que roja y adolorida.
  • Usted no puede mover la pierna o el pie.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • El sitio de la incisión está enrojecido, inflamado o supura.
  • Usted tiene náuseas o está vomitando.
  • Usted tiene un dolor intenso en su rodilla incluso después de tomar analgésicos.
  • Usted tiene comezón en la piel, inflamación o un sarpullido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidado del vendaje de la rodilla:

Mantenga el vendaje de la rodilla limpio y seco. No retire el vendaje hasta que su médico lo autorice. Su médico le dirá cuándo podrá tomar una ducha o un baño. También le dirá cuándo cambiar el vendaje.

Cuidados personales:

  • Aplique hielo en la rodilla de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla antes de aplicarla sobre la herida. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • Eleve la rodilla por encima del nivel del corazón tan a menudo como pueda. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Coloque su pierna sobre almohadas o cobijas para mantenerla elevada cómodamente. No coloque almohadas directamente detrás de su rodilla.
  • Use la rodillera ortopédica y los calcetines de compresión según las indicaciones. La férula o rodillera sirve para inmovilizar su rodilla lo cual puede ayudar en la recuperación. Los calcetines de compresión ejercen presión a sus piernas para ayudar con la circulación de la sangre y prevenir la formación de coágulos.
  • Evite cargar peso en su rodilla según las indicaciones. Use las muletas u otros aparatos ortopédicos de asistencia para mantener libre de peso a su rodilla. Pregunte a su médico por cuánto tiempo es necesario que usted evite apoyar peso en su rodilla.
  • No maneje por 1 a 3 semanas o según las indicaciones. Su capacidad para conducir dependerá de cuál es la rodilla operada, al igual que el tipo de automóvil que conduce. También puede depender de su nivel de dolor y de cuándo deje de tomar analgésicos. No maneje mientras está tomando analgésicos recetados.
  • Vaya a terapia física según indicaciones. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor. Pregunte a su médico cuándo debería comenzar con la fisioterapia.

Programe una cita con su ortopedista como se le indica:

Es posible que deba hacerse radiografías u otros exámenes para ver mejorías. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide