Skip to Content
Vaccines aren’t just for kids. Is your teen protected?

Amigdalitis En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la amigdalitis?

La amigdalitis es una inflamación en las amígdalas. Las amígdalas son las masas de tejido que se encuentran a cada lado de la parte posterior de la garganta de su niño. Las amígdalas son parte del sistema inmunitario. Ayudan a combatir infecciones. La amigdalitis recurrente es cuando su niño tiene amigdalitis muchas veces en 1 año. La amigdalitis crónica es cuando su niño tiene dolor de garganta que dura más de 3 meses.


¿Qué provoca la amigdalitis?

La amigdalitis puede ser causada por una infección bacteriana o viral. Una persona infectada puede contagiar la amigdalitis a otra a través de la tos, los estornudos o el tacto. Los gérmenes se pueden propagar a través de los besos o al compartir comida o bebidas. Los gérmenes se propagan fácilmente en las escuelas y guarderías y entre los integrantes de la familia en el hogar.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la amigdalitis?

  • Fiebre y dolor de garganta
  • Náuseas, vómitos o dolor abdominal
  • Tos o ronquera
  • Secreción nasal o nariz tapada
  • Manchas amarillas o blancas en la parte posterior de la garganta
  • Mal aliento
  • Salpullido en el cuerpo o en la boca

¿Cómo se diagnostica la amigdalitis?

El médico del niño le examinará la garganta y le palpará los lados del cuello y de la mandíbula. Le preguntará a usted acerca de los signos y síntomas de su niño. Es probable que su niño necesite cualquiera de los siguientes:

  • Un cultivo de garganta se puede determinar cuál germen está causando la enfermedad de su niño. La muestra se toma al raspar un hisopo de algodón contra la parte posterior de la garganta del niño.

  • Los análisis de sangre: indican si la infección es causada por una bacteria o un virus.

¿Cómo se trata la amigdalitis?

El tratamiento puede disminuir los signos y síntomas que presenta su niño. El tratamiento también puede disminuir el número de veces que su niño sufre de amigdalitis al año. Es probable que su niño necesite cualquiera de los siguientes:

  • El acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Antibióticos ayudan a tratar una infección bacteriana.
  • Una amigdalectomía es una cirugía para extraerle las amígdalas a su niño. Es posible que su niño necesite someterse a cirugía si la amigdalitis es crónica o recurrente. La cirugía también se puede hacer si los antibióticos no están funcionando.

¿Cómo debo cuidar de mi niño?

  • Ayúdele a su niño a reposar. Poco a poco anímelo a hacer más cada día. Su niño debe regresar a sus actividades cotidianas según las indicaciones.
  • Anime a su niño a consumir alimentos y líquidos. Es posible que no quiera comer ni tomar nada, si le duele la garganta. Ofrézcale a su hijo helado (nieve), bebidas frías o paletas. Asegúrese de ayudar a su niño a consumir abundantes líquidos para prevenir la deshidratación. Pregunte cuánto líquido debe tomar el niño todos los días y cuáles líquidos le recomiendan.
  • Es importante que su niño haga gárgaras de agua tibia con sal. Si su niño es lo suficientemente mayor como para hacer gárgaras, esto podría aliviarle el dolor de garganta. Mezcle 1 cucharadita de sal en 8 onzas de agua tibia. Pregunte con qué frecuencia tiene que hacer ésto.
  • Evite la propagación de gérmenes. Lávese las manos y las manos de su niño frecuentemente. No permita que su niño comparta comidas o bebidas con otras personas. Su niño puede regresar a la escuela o a la guardería cuando se sienta mejor y no tenga fiebre por un mínimo de 24 horas.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su niño de repente tiene dificultad para respirar o tragar, o está babeando.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo no puede comer ni tomar líquidos debido al dolor.
  • A su hijo le cambia la voz o es difícil comprender lo que dice.
  • A su hijo se le inflama o le duele más la mandíbula o tiene dificultad para abrir la boca.
  • Su hijo tiene rigidez en el cuello.
  • Su hijo no ha orinado en las últimas 12 horas o está muy débil o cansado.
  • Su hijo tiene pausas en su respiración mientras duerme.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Los síntomas de su niño no mejoran o empeoran.
  • Su hijo tiene un sarpullido en el cuerpo, las mejillas rojas y la lengua roja e inflamada.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide