Skip to Content

Adenoidectomía En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Una adenoidectomía

es una cirugía para extraerle las glándulas adenoides a su niño. Las adenoides están localizadas en la parte posterior del canal nasal de su niño. Podría ser necesario la extirpación de las adenoides en caso que estén agrandadas o si causan infecciones frecuentes.

Ayude a preparar a su niño para una adenoidectomía:

El médico de su niño le puede indicar a su niño que no consuma ningún alimento ni bebidas pasada la medianoche del día de la cirugía. Le indicará que medicamentos su niño puede tomar o cuales no puede tomar antes de la cirugía.

Qué sucederá durante una adenoidectomía:

Su niño estará bajo anestesia general y estará dormido durante la cirugía. El médico de su niño extirpará las adenoides por la boca de su niño. No se hacen incisiones ni puntos de suturas en la piel. Su hijo será dado de alta y podrá irse a su casa el mismo día de la cirugía. Se podría necesitar que su niño permanezca en el hospital en caso de que se presenten problemas respiratorios u otras afecciones médicas.

Qué sucederá después de una adenoidectomía:

Su niño puede tener una fiebre baja por 1 a 2 días después de la cirugía. Su niño puede roncar o respirar por la boca debido a la inflamación en su garganta. Su respiración volverá a la normalidad después que haya bajado la inflamación. Su niño no debería sangrar de su boca o nariz después de haber regresado a su hogar. Si comienza a sangrar de alguno de estos, comuníquese con su médico inmediatamente. Su niño puede que tenga mal aliento debido a las costras que se forman en el sitio donde le extirparon las adenoides. Estas costras gruesas y blancas se caerán solas en trozos pequeños entre 5 a 10 días después de la cirugía. No deje que su niño se suene la nariz durante 1 semana después de la cirugía, o según se le indique. Puede producirse sangrado abundante si se caen las costras cuando su hijo se suena la nariz.

Riesgos de una adenoidectomía:

Su niño podría contraer una infección. El dolor de garganta puede causar que su niño no tenga apetito ni consuma suficientes líquidos y puede sufrir una deshidratación. La inflamación en su garganta puede causar que su niño tenga dificultad para respirar.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide