Skip to Content
Vaccines aren’t just for kids. Is your teen protected?

Absceso Rectal

LO QUE NECESITA SABER:

Un absceso rectal es una bolsa llena de pus que se forma en su recto. El absceso es provocado por una infección bacteriana.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Formulario de consentimiento

es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Al firmar esta forma usted certifica que entiende lo que se va a hacer, y que usted puede tomar decisiones sobre lo que quiere. Usted esta dando su permiso al firmar este formulario de consentimiento. Usted puede permitir que otra persona firme este formulario si no tiene la habilidad de hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras, que entienda con claridad. Antes de firmar el formulario, comprenda los riesgos y beneficios de lo que se va a hacer. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.

Medicamentos:

  • Los antibióticos podrían ser administrados para combatir una infección bacteriana.
  • Podrían darle medicamento para el dolor. No espere hasta que su dolor sea severo para pedir más medicamento.
  • Los suavizantes de evacuaciones intestinales podrían ser administrados para ayudar a evitar el esfuerzo cuando tenga una evacuación intestinal.

Exámenes:

  • Los exámenes de sangre podrían mostrar signos de una infección bacteriana u otra causa del absceso.
  • Un examen rectal manual se realiza para que su proveedor de salud pueda sentir si tiene protuberancias u otros problemas. El le introducirá un dedo con guante en su recto a través de su ano.
  • Una anoscopia es un procedimiento que se usa para examinar su recto. Su proveedor de salud introducirá un anoscopio (espéculo) en su recto. El anoscopio tiene una luz en el extremo. Esto ayudará a su proveedor de salud a ver su recto y el absceso. También podría tomar una muestra de tejido para ser examinada.
  • Las imágenes por una tomografía computarizada, una imagen por resonancia magnética (IRM) o un ultrasonido podrían usarse para revisar el absceso mientras está recibiendo tratamiento. Las imágenes también podrían mostrar daño en el recto.

Tratamiento:

  • La incisión y drenaje es un procedimiento que se usa para ayudar a que la pus y el líquido drenen del absceso. Si el absceso no es severo, usted podría recibir anestesia local para adormecer el área. Usted estará despierto durante el procedimiento, pero no debería sentir dolor. Si su absceso es más profundo en el revestimiento, usted podría necesitar anestesia general para mantenerlo dormido y sin dolor.
  • La cirugía podría ser necesaria para reparar el daño a su recto o a su fístula (desgarre en el revestimiento del recto).
  • Los baños de asiento podrían ayudar a reducir el dolor después de que el absceso sea drenado o de que usted tenga cirugía. Un baño de asiento es una tina portátil que cabe en la cavidad del inodoro. Usted permanecerá en el baño de asiento o tina de 15 a 20 minutos.

RIESGOS:

Usted podría desarrollar una fístula (desgarre en el revestimiento de su recto). En las mujeres, la fístula podría crear un túnel entre el recto y la vagina. Usted podría tener dificultad controlando los movimientos intestinales. Usted podría desarrollar otro absceso, aún después del tratamiento. Usted también podría desarrollar una infección que amenace la vida y que conlleve a la muerte del tejido o a la septicemia (infección en la sangre).

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide