Skip to main content

Absceso Dental

CUIDADO AMBULATORIO:

Un absceso dental

es la acumulación de pus dentro o alrededor de un diente. La bacteria es la causa de un absceso dental. Las bacterias pueden entrar al diente cuando el esmalte (parte exterior del diente) se daña debido a la caries dental. Las bacterias también pueden entrar el diente a través de un astillamiento en el diente o un corte en la encía. Las partículas de alimento que se quedan atoradas entre los dientes por un tiempo extendido podrían también llevar a la formación de un absceso.

Absceso dental

Los signos y síntomas comunes son:

  • Dolor de muela, aflojamiento dental o algún diente que se encuentre muy sensible a la presión o temperatura
  • Mal aliento, sabor desagradable y babeo
  • Fiebre
  • Dolor, enrojecimiento e inflamación en las encías o inflamación del cuello o la cara
  • Dolor o dificultad cuando abre o cierra la boca
  • Dificultad para abrir la boca

Busque atención médica de inmediato si:

  • Siente mucho dolor en el diente o la mandíbula.
  • Usted tiene dificultad para respirar a causa del dolor o la inflamación.

Llame a su médico si:

  • Sus síntomas empeoran, aún después del tratamiento.
  • Sangra su boca.
  • No puede comer o beber a causa del dolor o la inflamación.
  • El absceso se vuelve a formar.
  • Usted tiene una lesión que causa una grieta en su diente.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Tratamiento:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los medicamentos para tratar una infección bacteriana y reducir el dolor.
  • Incisión y drenaje es un corte en el absceso que permite que el pus drene. Se puede recoger una muestra de líquido de su absceso. Este líquido se envía al laboratorio donde se le realizan pruebas para detectar bacterias. Pídale a su médico más información.
  • Un conducto radicular es un procedimiento para eliminar las bacterias y prevenir más infecciones. Generalmente se realiza después de una incisión y un drenaje. Se colocará un empaste o una corona sobre el diente después de que haya sanado su conducto radicular.
  • La extracción de diente puede ser necesaria si la infección afecta tejidos más profundos. Esto se hace generalmente después de una incisión y un drenaje.

Cuidados personales:

  • Enjuáguese la boca cada 2 horas con agua salina. Esto ayudará a mantener el área limpia.
  • Cepille suavemente sus dientes dos veces al día con un cepillo de dientes suave. Esto ayudará a mantener el área limpia.
  • Coma alimentos blandos como se le indique. Los alimentos blandos pueden causar menos dolor. Por ejemplo, compota de manzana, yogur y pasta cocida. Pregunte a su médico por cuánto tiempo necesita seguir estas indicaciones.
  • Aplique una compresa caliente en el diente o la encía. Utilice una mota de algodón o una gasa empapada en agua tibia. Quite la compresa en 10 minutos o cuando se enfríe. Haga esto 3 veces al día.

Prevenir otro absceso:

  • Cepíllese los dientes por lo menos 2 veces al día con pasta dental con flúor.
  • Use hilo dental al menos una vez al día para limpiar entre los dientes.
  • Enjuáguese la boca con agua o enjuague bucal después de las comidas y meriendas. Masque goma de mascar sin azúcar.
  • Evite los alimentos que contienen azúcar y almidón que pueden pegarse entre los dientes. Limite las bebidas con alto contenido de azúcar, como las bebidas gaseosas o los jugos de frutas.
  • Visite al dentista cada 6 meses para limpiezas dentales y exámenes orales.

Acuda a sus consultas de control con su médico o dentista según le indicaron:

Su médico revisará los dientes y las encías. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Absceso Dental (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.