Skip to Content

Vacuna Inactivada Contra La Poliomielitis Para Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

La vacuna inactivada contra la poliomielitis (o polio) (IPV)

es una inyección que se aplica para ayudar a prevenir la poliomielitis. La poliomielitis es una enfermedad causada por un virus. El virus daña el cerebro y la médula espinal. Esto puede resultar en parálisis o muerte. El virus se transmite generalmente por contacto directo. La vacuna inactivada contra la polio casi siempre se ofrece en combinación con otras vacunas.

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) en cualquiera de los siguientes casos:

  • La boca y garganta de su niño están inflamadas.
  • Su hijo tiene dificultad para respirar o sibilancias.
  • Su hijo tiene dolor de pecho.
  • El corazón de su niño está latiendo más rápido de lo normal en su caso.
  • Su hijo siente como si se fuera a desmayar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • El rostro de su niño está rojo o inflamado.
  • Su hijo tiene urticaria o ronchas que se propagan por todo su cuerpo.
  • Su hijo tiene un intenso dolor de hombro.

Llame al médico de su hijo si:

  • Su hijo se siente débil o mareado.
  • Su hijo tiene fiebre alta.
  • Su hijo tiene más dolor, enrojecimiento o inflamación alrededor del área donde le aplicaron la vacuna.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la IPV.

Cuándo su niño debería recibir la IPV:

La primera dosis se aplica a bebés de hasta 6 semanas de nacidos. Los bebés y los niños generalmente reciben una serie de 4 dosis:

  • La primera dosis a los 2 meses de nacido
  • La segunda dosis a los 4 meses de nacido
  • La tercera dosis de los 6 a 18 meses de nacidos
  • Un refuerzo entre los 4 a 6 años de edad

Si su hijo no recibe una dosis de la IPV:

Pregunte al médico de su niño para saber cuándo llevarlo a que le apliquen la dosis que necesita reponer.

Motivos por los cuales su niño no debería recibir la IPV:

  • Su hijo tuvo una reacción alérgica a una dosis de la vacuna.
  • Su hijo es alérgico al látex o a ciertos antibióticos, como la neomicina, la estreptomicina o la polimixina B.

Motivos por los cuales su niño debería esperar para recibir la IPV:

  • Su hijo está enfermo o tiene fiebre. Espere hasta que se sienta mejor y la fiebre haya desaparecido.
  • Su adolescente está embarazada. Es posible que tenga que esperar hasta después de dar a luz.

Aplique una compresa tibia

sobre el área de la inyección para disminuir el dolor y la inflamación.

Acuda a las consultas de control con el médico de su niña según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.