Skip to Content

Trastorno De Pánico En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

El trastorno de pánico es un trastorno de ansiedad que hace que su hijo tenga ataques de pánico repentinos. Un ataque de pánico se siente peor de lo que realmente es. Recuérdele a su hijo que respire profundamente para intentar calmarse durante un ataque. Los médicos pueden ayudar a su hijo a aprender a prevenir los ataques de pánico o impedir que empeoren.

Ataque cardíaco frente a ataque de pánico

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

Alguno de los siguientes signos de un ataque cardíaco:

  • Estrujamiento, presión o tensión en el pecho
  • y podría incluir cualquiera de los siguientes:
    • Malestar o dolor en la espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
    • Falta de aliento
    • Náuseas o vómitos
    • Desvanecimiento o sudor frío repentino

Comuníquese con el médico o terapeuta de su niño si:

  • Su hijo tiene síntomas nuevos o peores.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

  • Los medicamentos podrían administrarse para que su niño se sienta más relajado o para reducir la ansiedad que provoca un ataque de pánico. Algunos medicamentos solo se toman cuando su niño tiene un ataque de pánico. Otros medicamentos se pueden tomar para evitar los ataques de pánico. Los medicamentos generalmente se administran con terapia u otros tratamientos.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Terapia:

  • Un terapeuta de conducta puede ayudar a su niño a controlar la forma en que su cuerpo responde a las situaciones estresantes. También podría enseñarle a su niño formas para relajar sus músculos y disminuir su respiración durante un ataque de pánico. Le puede enseñar a su hijo formas para saber que el ataque de pánico no empeorará. Su hijo también podría aprender maneras de prevenir o detener la hiperventilación.
  • Terapia de exposición gradual se usa para ayudar a su niño a cambiar su reacción a los desencadenantes. Su hijo está expuesto a factores desencadenantes en pequeñas cantidades. La cantidad de exposición se aumenta poco a poco hasta que los desencadenantes ya no lo afecten ni le provoquen un ataque de pánico.

Ayude a su niño a controlar el trastorno de pánico:

  • Lleve un registro de los ataques de pánico de su hijo. El registro debe incluir cada ataque de pánico, cuánto tiempo duró y cualquier cosa que ayudó a detenerlo. Traiga el registro con usted cada vez que visite a los médicos de su niño.
  • Ayude a su hijo a controlar el estrés. El estrés o la tensión pueden desencadenar un ataque de pánico. Ayude a su hijo a hablar sobre el estrés que siente. Ofrézcale apoyo y aliento. Su niño podría necesitar ayuda para encontrar una solución a un problema. Tal vez también necesite simplemente hablar.
  • Anime a su niño a mantenerse físicamente activo. La actividad física, como el ejercicio, puede reducir el estrés y ayudar a que su niño duerma mejor. Los niños y adolescentes deberían hacer al menos 60 minutos de actividad física cada día. El médico de su niño puede ayudarlo a crear un plan de ejercicios.
    Familia afrodescendiente caminando como ejercicio
  • Establezca un horario para dormir. Muy poco sueño puede aumentar su ansiedad. Trate que su hijo se acueste a dormir a la misma hora todas las noches y se levante a la misma hora todas las mañanas. Mantenga la habitación de su niño tranquila y sin distracciones, como la televisión o computadora.
  • Ofrézcale a su hijo una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, productos lácteos, carne magra, pescado y legumbres. Limite el consumo de azúcar. El azúcar puede aumentar los síntomas de su niño.
    Alimentos saludables
  • No permita que su hijo consuma alimentos o bebidas que contienen cafeína. Esto incluye café, té, gaseosa, bebidas energéticas y chocolate. La cafeína puede empeorar la ansiedad o desencadenar un ataque de pánico.
  • Hable con su adolescente sobre no fumar. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden aumentar la ansiedad. Solicite al médico de su hijo adolescente información si su hijo fuma y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Hable con el médico de su hijo adolescente antes que use estos productos.

Acuda a sus consultas de control con su terapeuta o pediatra según le indicaron:

Los médicos de su hijo le preguntarán si los medicamentos están ayudando a reducir los síntomas. Infórmeles acerca de los efectos secundarios o los problemas que su hijo tenga con el medicamento. Algunas veces es necesario cambiar el tipo o la cantidad de medicamento. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.