Skip to Content

Síndrome De Vómitos Cíclicos En Los Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

El síndrome de vómitos cíclicos

es una condición que causa que su hijo vomite muchas veces seguidas sin motivo conocido. Su hijo primero siente que un episodio está a punto de comenzar. A esto le siguen náuseas y vómitos que pueden continuar durante horas o días. Esto puede suceder repetidamente por varios días. Luego su hijo ya no tiene náuseas ni vómitos durante semanas o meses antes de que el ciclo comience otra vez.

Otros signos y síntomas que su hijo puede tener incluyen lo siguiente:

  • Esfuerzo por vomitar o arcadas (vomita pero nada sale)
  • Mareos o cansancio
  • Sensibilidad a la luz o al sonido
  • Dolor abdominal, pérdida de apetito o diarrea
  • Fiebre

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted ve sangre en el vómito o en las evacuaciones intestinales de su hijo.
  • Su hijo siente un dolor súbito e intenso en el pecho y la parte superior del abdomen después de vomitar o tener arcadas.
  • Su hijo tiene inflamación en el cuello o el pecho.
  • Su hijo tiene mareos, frío y sed, y sequedad en los ojos y la boca.
  • Su hijo orina muy poco o no orina.
  • Su hijo tiene debilidad muscular, calambres en las piernas y dificultad para respirar.
  • El corazón de su hijo late mucho más rápido que lo normal.
  • Su hijo continúa vomitando por más de 48 horas.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene arcadas secas (vomita pero no sale nada) frecuentes.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

El tratamiento

puede incluir medicamentos para prevenir o detener las migrañas. Podrían administrarse si su hijo tiene migrañas o está en riesgo debido a los antecedentes familiares de migraña. También es posible que le administren un medicamento a su hijo para reducir las náuseas.

Prevenga o controle los episodios:

  • Ayude a su hijo a evitar los desencadenantes. Ciertos alimentos pueden desencadenar los episodios, como el chocolate, el queso y el glutamato monosódico (GMS). La cafeína también puede desencadenar un episodio. El médico o dietista de su hijo puede ayudar a su hijo a identificar los alimentos que desencadenan un episodio. Esto ayudará a su hijo a evitar los desencadenantes. Otros desencadenantes incluyen exceso de ejercicio, mareo por movimientos o pasar mucho tiempo en un clima caliente.
  • Hable con los funcionarios de la escuela acerca de qué esperar. Su hijo puede tener un episodio en la escuela o guardería, por lo que puede ayudar si habla con los maestros, entrenadores y otros funcionarios de la escuela. Explique los factores desencadenantes de su hijo y qué sucede durante un episodio. Según la edad de su hijo, podría dar información acerca de cómo manejar un episodio. Los maestros u otras personas que trabajan con su hijo pueden ayudarlo a evitar un episodio.
  • Trate de que su hijo coma cantidades pequeñas de alimentos más a menudo. Su hijo debe comer cantidades pequeñas de alimentos cada 2 a 3 horas, incluso si no tiene hambre. Tener alimentos en el estómago de su hijo pueden disminuir sus náuseas.
  • Anime a su hijo a beber líquidos como se le haya indicado. Los vómitos pueden llevar a la deshidratación. Es importante beber más líquidos para ayudar a reemplazar los fluidos corporales perdidos. Pregunte al médico de su hijo cuál es la cantidad de líquido que su niño necesita al día y qué líquidos le recomiendan. Su médico podría recomendarle que su hijo tome una solución de rehidratación oral (SRO). Las soluciones de rehidratación oral contienen la cantidad adecuada de agua, sales y azúcar que necesita para restituir los líquidos que perdió su organismo. Pregunte qué tipo de SRO debe usar, qué cantidad debe tomar su hijo y dónde puede obtenerla.
  • Ayude a su hijo a controlar el estrés. El estrés o la ansiedad puede desencadenar un episodio. Ayude a su niño encontrar formas que lo ayuden a relajarse y controlar el estrés. Cree una rutina de sueño para su hijo. Haga que se acueste y se levante a la misma hora todos los días. Hable con el médico de su hijo si tiene dificultad para dormir.
  • Hable con su hijo adolescente sobre no usar marihuana (cannabis). El uso repetido de la marihuana durante un largo período (uso crónico) puede causar episodios. Esto se llama síndrome de hiperemesis cannabinoide. Si su hijo adolescente tiene un episodio causado por el consumo de marihuana, una ducha de agua caliente puede aliviar los síntomas. Pida información al médico de su hijo adolescente si desea dejar de usar marihuana y necesita ayuda para hacerlo.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niño.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide