Skip to Content

Resección Intestinal

LO QUE NECESITA SABER:

La resección intestinal es una cirugía para remover todo o parte del intestino delgado o grueso. Esto se realiza para tratar enfermedades intestinales como sangrado, obstrucciones, inflamación o infecciones. También puede ser realizada para remover pólipos grandes (bultos) o inicios de tumores en los intestinos. La cantidad de intestino que se extraiga dependerá del motivo de la cirugía. También se puede realizar una ileostomía o colostomía. Es un orificio en el abdomen para drenar las evacuaciones intestinales en una bolsa.

Órganos abdominales

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Repentinamente se siente mareado y le falta el aire.
  • Usted tiene dolor en el pecho. Usted podrá sentir más dolor cuando respira profundo o tose.
  • Usted expectora sangre.

Busque atención médica de inmediato si:

  • La incisión supura pus o huele mal.
  • Su abdomen se vuelve sensible y duro.
  • Sus evacuaciones intestinales son de color negro o contienen sangre.
  • Su vómito es verde, parece como café molido o contiene sangre.
  • Su brazo o pierna se siente caliente, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.

Llame al cirujano o gastroenterólogo si:

  • Se siente muy lleno y no puede eructar o vomitar.
  • Tiene dificultad para evacuar los intestinos, eliminar gases u orinar.
  • Tiene fiebre.
  • Usted tiene escalofríos, tos o se siente débil y adolorido.
  • Usted tiene náuseas o vómitos.
  • Usted no puede evacuar el intestino.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los medicamentos facilitan las evacuaciones intestinales. Es posible que deba tomar este medicamento para tratar o para prevenir el estreñimiento.
  • Puede administrarse podrían administrarse. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Los antibióticos ayudan a evitar o a tratar una infección bacteriana.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidados personales:

  • Mantenga la herida limpia y seca. Cuando le permitan bañarse o ducharse, lave cuidadosamente la incisión con jabón y agua. Después, coloque nuevos vendajes limpios. Cámbiese los vendajes siempre que se mojen o ensucien. Pida más información acerca del cuidado de la herida.
  • Prevenga el estreñimiento. Alimentos ricos en fibra, tomar más líquido, y hacer ejercicio regularmente podría ayudar a prevenir estreñimiento. Ejemplos de alimentos ricos en fibra son las frutas, y salvado. El jugo de ciruelas y el agua son muy buenos para tomar. Hacer ejercicio regularmente ayuda con la función de su sistema digestivo.

  • Consuma alimentos saludables. Escoja diariamente alimentos saludables de todos los grupos. Incluya granos enteros, frutas, verduras, productos lácteos y carnes magras. Pregunte si necesita seguir una dieta especial.
  • Ingiera más líquidos. Para la mayor parte de las personas es bueno tomar agua, jugo y leche. Pregúntele a su médico cuánto líquido usted debe de tomar diariamente y cuáles le recomienda.
  • Descanse más. Descanse cuando lo necesite mientras se está recuperando de la cirugía. Empiece a hacer un poco más día a día. Regrese a sus actividades diarias como se le haya indicado.

Acuda a sus consultas de control con su cirujano o gastroenterólogo según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.