Skip to Content

Reparación Del Tendón De Aquiles

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que usted necesita saber acerca de una reparación del tendón de Aquiles:

Una reparación del tendón de Aquiles es una cirugía para reparar un desgarro o una ruptura del tendón de Aquiles.

Cómo prepararse para una reparación del tendón de Aquiles:

Su médico le explicará cómo debe prepararse para la cirugía. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida después de la medianoche del día de la cirugía. Le dirá qué medicamentos puede tomar el día de la cirugía. Usted podría necesitar un ultrasonido o una imagen por resonancia magnética unos días antes de su cirugía. Esto ayudará a su médico a planear su cirugía. Pídale a alguien que lo lleve a su casa después de salir de su cirugía.

Qué sucederá durante una reparación del tendón de Aquiles:

  • A usted le administrarán anestesia general para mantenerlo dormido y libre de dolor durante la cirugía. Puede ser también que le administren anestesia local para adormecer el área de la cirugía. Podrían administrarle un antibiótico por vía intravenosa para evitar que contraiga una infección bacteriana. Su médico podría realizar una incisión grande sobre su tendón de Aquiles. O en vez de eso, podría hacer varias incisiones pequeñas cerca de su tendón de Aquiles. Él unirá su tendón de Aquiles con puntos de sutura.
  • Es posible que su médico necesite usar un injerto para ayudar a unir los extremos de su tendón de Aquiles. Un injerto es una pedazo pequeño de otro tendón o material artificial. Cerrará su piel con puntos de sutura y colocará un vendaje sobre su incisión. Le colocarán un yeso o una férula sobre su pie y pierna. Esto ayudará a evitar que su tendón de Aquiles se mueva y lo ayudará a sanar.

Qué sucederá después de una reparación del tendón de Aquiles:

Los médicos lo mantendrán bajo observación hasta que se despierte. Su pierna podría sentirse adormecida por 8 a 24 horas después de la cirugía. Esto es a causa del medicamento para adormecer que le inyectaron en su pierna durante la cirugía. Cuando su médico lo autorice a levantarse de la cama, no ejerza presión sobre su pierna. Usted tendrá puesto su yeso por lo menos 2 semanas. Usted necesitará terapia física después de que su tendón tenga tiempo para sanar. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

Riesgos de una reparación del tendón de Aquiles:

Usted podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Los nervios o vasos sanguíneos podrían sufrir daños durante la cirugía. Su tendón de Aquiles podría sufrir una ruptura de nuevo y usted podría necesitar otra cirugía para repararla. Es posible que usted desarrolle un coágulo de sangre en su pierna, corazón o pulmones. Esto podría poner en peligro su vida.

Llame al 911 si presenta:

  • Usted se siente mareada, le hace falta el aire y tiene dolor de pecho.
  • Usted expectora sangre.
  • Usted tiene dificultad para respirar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su pierna se siente cálida, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • La sangre empapa el vendaje.
  • Se desprenden los puntos de sutura.
  • La férula o el yeso se sale.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Su herida está roja, inflamada o drena pus.
  • Usted tiene náuseas o vómitos.
  • Usted tiene comezón en la piel, inflamación o un sarpullido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuide su yeso o férula como se le indique:

No moje su yeso o férula. Si su médico le dice que puede bañarse, cúbrase el yeso o la férula con una bolsa de plástico. No ejerza presión sobre su yeso o férula hasta que su médico lo autorice. No meta objetos debajo de su aparato para rascarse la piel. Esto podría provocar una infección. Revise si su piel está enrojecida, inflamada o si tiene áreas abiertas alrededor de la férula o el yeso. Pida más información a su médico acerca de cómo cuidar su yeso o férula.

Eleve

su pierna por encima del nivel de su corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Coloque su pierna sobre almohadas o cobijas para mantenerla elevada cómodamente.

No ejerza presión sobre su pierna como se le indique.

Use las muletas o un bastón como le indiquen. No se pare sobre su pierna. Esto podría provocar que sus puntos de sutura se suelten. Pregunte a su médico cuándo puede poner peso sobre su pierna.

No fume:

La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden evitar que su tendón sane. La nicotina provoca que sus vasos sanguíneos se cierren o se hagan más pequeños. Los vasos sanguíneos pequeños limitan la cantidad de oxígeno necesaria para ayudar a sanar su herida. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide