Skip to Content

Rendimiento Escolar Bajo En Los Adolescentes

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el rendimiento escolar bajo?

El rendimiento escolar bajo significa que tienes problemas en la escuela. El problema puede ser en una sola clase o en todas las clases. Tus calificaciones pueden bajar rápidamente o de forma gradual, con el tiempo.

¿Cuáles son los signos y síntomas del rendimiento escolar bajo?

  • No querer ir a la escuela o no ir a determinadas clases durante el día
  • Dificultad para terminar la tarea o no entregar la tarea terminada
  • Bajas calificaciones en una o más clases
  • No querer hablar sobre la escuela o mostrar el boletín de calificaciones
  • Sentirse aburrido en clase o no poder seguir al docente

¿Cuáles son las causas del rendimiento escolar bajo?

  • Acoso que evita centrarse en el trabajo de la escuela o ir a clase
  • Baja autoestima o necesidad de ser perfecto en cada clase
  • Dormir poco cada noche
  • Una discapacidad de aprendizaje, como dislexia (problemas con la lectura y escritura)
  • Un cambio o un problema en la casa, como mudarse a una casa nueva o la muerte de un ser querido

¿Qué puedo hacer como ayuda para estar mejor en la escuela?

  • Habla con tu familia sobre la escuela todos los días. Habla sobre cómo te fue en las clases. Habla sobre una clase favorita y lo que disfrutas de ella. Esto puede ayudar a que tengas más comodidad al hablar sobre las clases que son más difíciles. Es normal que haya materias más difíciles que otras. Lo importante es que sigas tratando. El rendimiento escolar bajo puede ser un problema durante varios años. Sé paciente y positivo.
  • Pídele a tus padres que vayan a la escuela cuando los inviten. Esta es una oportunidad para que tus padres conozcan y hablen con tus maestros, y vean tu salón de clases. Tus padres pueden hablar sobre las posibles soluciones a los problemas que quizás tengas. Por ejemplo, podrías grabar las clases o pedirle a otro estudiante de la clase que tome notas en tu lugar. Podría ser útil hablar con tus padres acerca de cada una de tus clases y maestros antes de una reunión de padres y maestros. Dile a tus padres si tienes algún problema en la clase. Esto los ayudará a hablar en detalle con tus maestros.
  • Crea una rutina diaria para las tareas. Establece una hora regular para hacer las tareas. Puede ser más fácil terminar una asignación si se divide en pequeños pasos. También puedes necesitar estudiar por períodos cortos si es difícil que te concentres. Toma un breve descanso cuando sea necesario, pero luego vuelve a la tarea. Pídele a uno de tus padres o a otra persona de confianza que revise tu tarea cuando termines. Haz preguntas si no entiendes algo. Tus padres y maestros están para ayudarte.
  • Organiza tus materiales de la escuela. Junta todos los libros y la tarea finalizada para el día siguiente antes de irte a la cama. Esto evitará que pierdas las cosas o que te olvides de entregar la tarea.
  • Trabaja con un tutor si es necesario. Puede que necesites más ayuda de la que un maestro puede darte durante el día. Un tutor puede ayudarte a entender conceptos y cómo resolver los problemas de la tarea.

¿Qué más puedo hacer para estar mejor?

  • Duerme lo suficiente cada noche. Dormir puede ayudar a que te concentres en la escuela. No debes dormirte en clase. Trata de irte a dormir a la misma hora todas las noches. Hazlo más temprano en las noches anteriores a la escuela. Tu habitación debe estar en silencio y a oscuras. No mires televisión ni uses la computadora antes de acostarte. Los dispositivos electrónicos pueden evitar que duermas bien.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Los alimentos saludables pueden ayudarte a que te concentres durante el día. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, carnes magras, pescado, productos lácteos bajos en grasa, panes integrales y frijoles cocidos. Tu médico o dietista puede ayudarte a crear un plan de comidas y meriendas saludables. Desayuna antes de la escuela y lleva un almuerzo o dinero para el almuerzo. Puede que también necesites una merienda saludable durante el día.
  • Limita el tiempo frente a la pantalla según las indicaciones. El tiempo frente a la pantalla incluye la cantidad de tiempo que miras televisión, juegas videojuegos y usas la computadora. Limite el tiempo de pantalla a 1 a 2 horas por día. Puede que necesites utilizar la computadora para las tareas. Este tiempo puede ser adicional al que destinas a divertirte frente a la computadora.
  • Ejercita cada día. El ejercicio puede ayudar a pensar con claridad. El ejercicio también puede mejorar el sueño. Ten como objetivo hacer ejercicio durante una hora cada día. Incluso 30 minutos al día la mayoría de los días de la semana son útiles. Podrías hacer que el ejercicio sea una actividad familiar regular. Camina, anda en bicicleta o nada con tu familia. La familia y los amigos pueden ayudarte a mantenerte motivado y activo.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide