Skip to Content

Reducción Abierta Y Fijación Interna De Una Fractura De Talo

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • La reducción abierta y la fijación interno (RAFI) de una fractura de talo es una cirugía para reparar un talón roto. El talo es un hueso cuadrado, plano arriba del calcaneo (hueso del talón). Conecta al calcaneo con la tibia y el peroné (huesos de la pierna) para formar el tobillo. El talo conecta su pie con la pierna y ayuda a transferir el peso a través de la articulación del tobillo conforme usted camina. La RAFI generalmente se hace cuando la fractura es grande y cuándo los nervios y vasos sanguíneos también estan dañados. Puede también hacerse cuando los huesos fracturados no están en sus posiciónes normales o estan rotos en varios pedazos. Un intento fallido de reparar la fractura de talo sin cirugía abierta puede también necesitar una RAFI.
    Lower Leg and Foot
  • En la RAFI de una fractura de talo, su médico puede utilizar alambres, tornillos, placas y clavos para alinear los huesos rotos. Estos instrumentos especiales son utilizados para mantener los pedazos de sus huesos unidos mientras ellos curan. Su médico puede también colocar nuevo hueso en los espacios entre o alrededor de la fractura. Después de la cirugía, usted necesitará usar un yeso o férula que cubra su pierna, el tobillo y pie. Necesitará evitar las actividades físicas durante cierto tiempo hasta que el hueso cure completamente. Puede tomar meses para tener una función y movimiento completo de su pierna, tobillo y pie después de esta cirugía. Con una RAFI, su fractura de talo puede ser tratada y usted puede reasumir sus actividades usuales.

INSTRUCCIONES:

Medicamentos:

  • Mantenga una lista vigente de sus medicamentos: Incluya las dosis, frecuencia, forma que toma sus medicamentos y la razón. Traiga la lista o los recipientes de las píldoras a sus visitas de seguimiento. Tenga consigo su lista de medicamentos en caso de una emergencia. Bota las listas viejas. Use las vitaminas, hierbas, o suplementos alimenticios solo como se le haya indicado.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado: Llame a su médico de cabecera si piensa que sus medicamentos no están funcionado como se había esperado. Infórmele cualquier alergia que usted haya tenido, y si desea suspender o cambiar su medicamento.
  • Antibióticos: Estos medicamentos pueden ser administrados para ayudarle a combatir las infecciones causadas por bacterias. Tome sus antibióticos siguiendo siempre las indicaciones de su médico de cabecera. No deje de tomar su medicamento a menos que se lo haya indicado su médico de cabecera. Nunca guarde antibióticos o tome antibióticos de sobrante que le han dado antes para otra enfermedad.
  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.
    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.
    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

  • Pregunte a su médico cuando debe regresar para que revisen sus heridas y se quiten las puntadas. Un refuerzo que permite un poco de movimiento de su pierna se puede colocar en la pierna. Su médico también le puede enseñar a cómo utilizar muletas. Las muletas sostendrán y disminuirán el estrés en su tobillo al caminar. Pregunte a su médico por información acerca de los movimientos de la pierna y el uso de muletas.

Actividad:

  • Evite hacer actividades difíciles, incluyendo jugar rudo o practicar deporte de contacto durante un tiempo. Usted puede ser capaz de hacer más conforme usted se haga más fuerte y disminuya el dolor. Haga sólo los ejercicios recomendados por su médico y hagalos tan a menudo como su médico se lo indique.
  • No permita que el tobillo afectado se moje a menos que su médico diga que puede hacerlo. Pregunte a su médico cuando puede usted bañarse o nadar.
  • Coloque una compresa de hielo en el tobillo por 15 a 20 minutos cada hora por 24 horas. Usted puede hacer una compresa de hielo poniendo hielo triturado en una bolsa de plástico y envuelvalo con una toalla. No se duerma mientras utiliza la compresa de hielo porque puede tener una quemadura por frío. No lo utilice por más tiempo que lo indicado por su médico.

Usando un yeso y una férula:

Los médicos pueden querer que usted limite el movimiento de su tobillo o pie durante cierto tiempo. Esto evitará que los huesos rotos se muevan mientras ellos curan. Puede también disminuir el dolor y hacer que se sienta más cómodo. Un yeso o férula pueden estar hechos de yeso o de fibra de vidrio.

  • Siga estas instrucciones si usted tiene un yeso:
    • Cheque la piel alrededor del yeso todos los días. Usted puede poner loción sobre cualquier área roja o úlcerada.
    • Es importante que no permita que se moje su yeso. Antes de bañarse, cubra el yeso con dos bolsas de plástico para basura. Pegue las bolsas a su piel por arriba del yeso para sellarlas. Mantenga la pierna fuera del agua en caso de que la bolsa se rompa. Si su yeso se moja y reblandece, llame a su médico. Usted puede secar la parte mojada del yeso utilizando una secadora para el cabello en calor bajo o en frío.
    • No empuje o se inclíne sobre cualquier parte del yeso porque se puede romper.
    • No se rasque la piel debajo del yeso con un objeto filoso o puntiagudo dentro del yeso.
  • Siga estas instrucciones si usted tiene una férula:
    • Si su férula está demasiado apretada, sus dedos pueden estar entumidos o le hormiguean. Afloje suavemente la férula para que sus dedos esten cómodos.
    • No empuje hacia abajo o se inclíne sobre cualquier parte de la férula porque se puede romper.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Hay un mal olor que viene de bajo de su yeso o férula.
  • Su piel le pica, se hincha o tiene sarpullido.
  • Usted tiene dolor de pecho o problemas para respirar que se empeora con el tiempo.
  • Usted tiene cualquier pregunta o duda acerca de su cirugía, de la herida, del medicamento o del cuidado.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Usted tiene aumento en el dolor o hinchazón en el área de su tobillo que no se quita.
  • Su yeso o férula se dañan o se rompen.
  • Su yeso o férula se empapan con sangre.
  • Su yeso se siente apretado y usted tiene más hinchazón en el pie o los dedos de su pie.
  • La piel o los dedos de su pie se ponen azules o blancos o se sienten fríos, entumidos o le hormiguean.
  • Usted de repente se siente mareado y tiene problemas para respirar.
  • Usted tiene un nuevo dolor y de pecho y repentino. Usted podría tener más dolor cuando usted toma alientos profundos o tose. Usted también podría toser sangre.
  • Su pierna se siente caliente, sensible, y dolorosa. Podría verse inflamada y roja.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide