Skip to Content

Reducción Cerrada Y Fijación Interna De Una Fractura De Pierna En Adultos

CUIDADO AMBULATORIO:

Una reducción cerrada y fijación interna de una fractura de pierna

es una cirugía. El médico coloca los huesos fracturados de la pierna, el tobillo o el pie en la posición correcta. Es capaz de hacer esto sin realizar una incisión sobre la fractura. Se utilizan clavos y alambres para sujetar las partes del hueso en el lugar correcto. Pueden utilizarse varillas y clavos flexibles y no flexibles, y placas de metal.

Cómo prepararse para una reducción cerrada y fijación interna:

Su médico le indicará cómo prepararse para la cirugía. Le puede indicar que no ingiera ningún alimento ni bebida después de la medianoche anterior a la cirugía. El médico le indicará cuáles medicamentos debe tomar y cuáles no el día de la cirugía.

Qué pasará durante una reducción cerrada y fijación interna:

  • Es posible que le administren anestesia local para adormecer la zona del cuerpo donde se realizará la cirugía. Con la anestesia local, usted permanecerá despierto o bajo sedación ligera durante la cirugía. Puede que sienta presión o molestias durante la cirugía, pero no debería sentir dolor. O también es posible que le administren anestesia general para mantenerlo dormido durante la cirugía. La anestesia también hará que no sienta dolor durante la cirugía. Es posible que le administren antibiótico a través de una vía intravenosa para disminuir el riesgo de que contraiga infecciones.
  • El médico usará imágenes radiográficas para ayudarse a colocar los huesos en la posición correcta. Una vez que los huesos estén posicionados correctamente, se usarán clavos y alambres para sujetarlos en el lugar correcto. O bien, es posible que el médico haga una incisión y coloque clavos o varillas flexibles. Posiblemente deba colocar placas de metal para sujetar los huesos en su lugar. La incisión se cerraría con puntadas. El médico colocará una férula o un medio yeso sobre la pierna o el pie. Esto evitará el movimiento y ayudará a que los huesos sanen.

Qué sucede después de una reducción cerrada y fijación interna:

  • Permanecerá bajo control hasta que despierte completamente. Es posible que le enseñen cómo usar muletas. Usted puede sentirse adormecido hasta por seis horas después de la cirugía. Tome los medicamentos analgésicos antes de que el adormecimiento desaparezca.
  • Cuando la hinchazón disminuya, es posible que le deban colocar un yeso completo. Cuando el hueso sane, es posible que el médico quite los clavos, los alambres y los tornillos. Tendrá que hacer terapia. La fisioterapia y la terapia ocupacional pueden ayudarlo a ganar fuerza y a mantener toda la amplitud de movimiento en la pierna afectada. Deberá continuar yendo a terapia hasta que la fractura sane.

Riesgos de una reducción cerrada y fijación interna:

Usted podría contraer una infección o sangrar más de lo esperado. Usted podría tener una reacción alérgica a los dispositivos que se colocan. Los dispositivos de fijación pueden provocar fracturas en otras partes del hueso. Es posible que el hueso no sane adecuadamente. Los dispositivos pueden causar irritación en la piel y los tejidos. Los dispositivos pueden romperse o moverse. Es posible que necesite otra cirugía. Los nervios, los músculos, los tendones y los vasos sanguíneos pueden sufrir daños durante una reducción cerrada y fijación interna. Es posible que no recupere la amplitud total de movimiento de la pierna.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Repentinamente se siente mareado, le falta el aire o tiene dolor en el pecho.
  • Usted expectora sangre.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su pierna se siente cálida, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • Usted tiene dolor intenso, aun después de tomar medicación.
  • Su yeso o férula se rompe.
  • Usted no puede mover la pierna o los dedos de los pies.
  • Usted tiene una sensación de hormigueo o adormecimiento en la pierna o los dedos de los pies.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Su yeso o férula se moja y empieza a oler mal.
  • Su vendaje o yeso se sienten muy ajustados o muy flojos.
  • Usted tiene mucha comezón debajo de su yeso o férula.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte cómo tomarse este medicamento con precaución.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidado personal después de la cirugía:

  • Coloque hielo en la zona. El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use una bolsa con hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cubra la bolsa con una toalla y póngala sobre su área fracturada por 15 a 20 minutos cada hora como se le indicó.
    Hielo y elevación
  • Eleve la pierna como le indicaron. Eleve la pierna por encima del nivel del corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Coloque su pierna sobre almohadas o cobijas para mantenerla elevada cómodamente.
  • No deje que la férula o el yeso se mojen. Coloque una bolsa de plástico sobre la férula o el yeso antes de bañarse. Fije la bolsa con esparadrapo alrededor de la piel para evitar que le entre agua. No se sumerja en una tina o piscina.
  • Limite la actividad. Tal vez no pueda poner todo su peso sobre la pierna. Use muletas, un caminador o un bastón, según las indicaciones médicas. Pregúntele a su médico cuándo puede regresar a trabajar y a hacer sus actividades diarias.
  • Coma alimentos ricos en calcio y vitamina D. El calcio y la vitamina D ayudan a que las fracturas sanen. Algunos ejemplos de alimentos con alto contenido de calcio son col rizada, espinaca, salmón, jugo de naranja fortificado y cereales para el desayuno. El atún, la leche fortificada y el queso, las yemas de huevo y leche de soja son ejemplos de alimentos con vitamina D.
  • No fume. Si usted fuma, nunca es demasiado tarde para dejar de hacerlo. Fumar puede aumentar el riesgo de contraer una infección y puede demorar su recuperación. Solicite información a su médico si usted necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Vaya a terapia física según indicaciones. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Es posible que deba realizarse otras radiografías para controlar si el hueso está sanando. Cuando la hinchazón disminuya, es posible que deban cambiarle la férula o el yeso. Anote sus preguntas para que recuerde hacerlas durante las consultas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide