Skip to main content

Reducción Cerrada

LO QUE NECESITA SABER:

La reducción cerrada es un procedimiento para volver a colocar las piezas de un hueso roto en el lugar correcto sin necesidad de cirugía. La reducción cerrada se utiliza cuando el hueso se fractura en un solo lugar y las piezas de hueso no han atravesado la piel. También se utiliza cuando no es necesario colocarle instrumentos tales como pernos, tornillos o placas para sujetar las piezas de hueso en su lugar. Es mejor si la reducción cerrada puede hacerse tan pronto como sea posible después de la fractura.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted se siente mareada, le hace falta el aire y tiene dolor de pecho.
  • Usted expectora sangre.

Llame a su médico si:

  • Su brazo o pierna se siente caliente, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • Usted tiene dolor intenso, aun después de tomar medicación.
  • Tiene enrojecimiento o inflamación en la extremidad lesionada.
  • Usted tiene entumecimiento en los dedos de las manos o los pies.
  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • Sale mal olor desde el yeso o la férula.
  • La férula o el yeso se daña, moja o agrieta.
  • La férula o el yeso se sienten muy ajustado o muy flojo.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Puede administrarse podrían administrarse. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidado propio en su hogar:

  • Use las muletas o un caminador según le indicaron Si se rompió un hueso en la pierna o el pie. Estos dispositivos lo ayudarán a caminar y aliviar el peso del pie o la pierna que se lesionó.
  • Descanse la extremidad tanto como pueda. Consulte con su médico cuándo puede regresar a sus actividades cotidianas. Usted tendrá que limitar las actividades o el ejercicio mientras su hueso sana.
  • Eleve el área lesionada por encima del nivel de su corazón tan frecuentemente como pueda. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Apoye el yeso o la férula sobre almohadas o cobijas para que se mantenga en una posición elevada y cómoda.
  • Aplique hielo en el hueso roto durante 15 a 20 minutos cada hora, o según le indiquen. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • No tome baños, no se sumerja en una bañera de hidromasaje ni vaya a nadar hasta que el médico lo autorice.
  • Vaya a fisioterapia según le indicaron. La fisioterapia usualmente comienza después de que sus huesos han sanado y de que le hayan quitado la férula o el yeso. Un fisioterapeuta le enseñará ejercicios para ayudar a mejorar el movimiento y la fuerza.
  • No use anillos en los dedos de la mano si la rotura fue en un brazo o una mano. No use anillos en los dedos de los pies si la rotura fue en una pierna o un pie.

Cuidado del yeso y la férula:

  • Fíjese en su yeso todos los días. Llame a su médico si nota grietas, mellas o agujeros en el yeso, o si se empieza a deshacer en alguna parte.
  • Mantenga la férula o el yeso limpio y seco. Cubra la férula o el yeso con una toalla cuando come. Si la férula o el yeso se ensucia, utilice un detergente suave y un paño húmedo para limpiar la parte de afuera. Cubra la férula o el yeso con bolsas plásticas de basura para que no se moje cuando toma un baño.
  • Cuide los bordes del yeso. Cubra los filos del yeso para mantenerlos suaves. Use trozos de cinta impermeable de 4 pulgadas (10 cm) de largo. Pegue un extremo de la cinta a la orilla interior del yeso y doble la cinta hacia afuera. Coloque tiras de cinta una sobre la otra hasta que los filos estén completamente cubiertos. Cambie la cinta tal como le indiquen. No jale ni repare el material acolchado que se encuentra dentro del yeso. Esto podría sacarle ampollas o llagas en la piel que se encuentra debajo del yeso.
  • No ponga peso sobre la férula o el yeso. No permita que nadie presione o se incline sobre la férula o el yeso. Esto podría hacer que se rompa.
  • No coloque objetos punzantes en la férula o el yeso. No use un objeto filoso o puntiagudo para rascarse la piel por debajo de la férula o el yeso. Esto podría causar heridas que se podrían infectar, o se le podría perder el objeto dentro de la férula o el yeso. Si siente comezón en la piel, sople aire fresco debajo de la férula o el yeso. También puede usar un paño para rascarse con cuidado la piel fuera de la férula o el yeso.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron:

Tal vez necesite volver para que le realicen rayos X o para que le cambien la férula por un yeso. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.