Skip to Content

Rafi De Una Fractura De Tobillo

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que necesita saber acerca de una reducción abierta y fijación interna (RAFI) de una fractura de tobillo:

Una RAFI o reducción abierta y fijación interna de una fractura de tobillo es una cirugía para corregir un tobillo fracturado. Usted podría necesitar cirugía para reparar su fractura astragalina. El talo es un hueso cuadrado y plano que está en la parte superior de hueso del talón. Este une al hueso del talón con la tibia y el peroné (huesos inferiores de la pierna) para formar el tobillo. La reducción abierta significa que los huesos se volverán a colocar en la posición correcta. La fijación interna significa que se usa equipo ortopédico (como alambres, tornillos, clavos o placas) para mantener los huesos quebrados unidos mientras sanan.

Talón, dedos de los pies, tobillo

Cómo prepararse para la reducción abierta y fijación interna:

  • Su médico le indicará cómo prepararse para la cirugía. Le puede indicar que no consuma ningún alimento ni bebida después de la medianoche del día de la cirugía. Haga arreglos para que alguien lo lleve a su casa después de la cirugía.
  • Informe a su cirujano sobre todos los medicamentos que usted toma actualmente. Le dirá si necesita dejar de tomar algún medicamento para la cirugía y cuándo debe hacerlo. Le indicará cuáles medicamentos tomar y cuáles no tomar en el día de su cirugía.
  • Dígale a su cirujano sobre todas sus alergias. Infórmele si tuvo una reacción alérgica a la anestesia o a los antibióticos.
  • Es posible que deba hacerse análisis de sangre o de orina. Usted también podría necesitar radiografías, una tomografía computarizada o una imagen por resonancia magnética de su tobillo y pie. No entre a la sala donde se realiza la resonancia magnética con algo de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale al médico si usted tiene algo de metal dentro de su cuerpo o por encima.

Lo qué sucederá durante una reducción abierta y fijación interna:

  • A usted le administrarán anestesia general para mantenerlo dormido y libre de dolor durante la cirugía. Una incisión se realizará sobre o alrededor de su tobillo. El cirujano utilizará alambres, tornillos, plaquetas o clavos para unir los huesos nuevamente. Podrían colocarle un injerto de hueso en o alrededor de la fractura para fortalecer el hueso roto. El hueso natural crecerá alrededor del injerto.
  • El cirujano podría enjuagar la zona para remover las piezas pequeñas sueltas del hueso roto. Los vasos sanguíneos y nervios que sufrieron daño también se repararán. Podrían tomarse radiografías para ver si los huesos están en la posición correcta. Cerrarán la incisión con puntos de sutura o con cinta médica y se cubrirá con vendajes.

Qué esperar después de la reducción abierta y fijación interna:

Lo llevarán a una habitación donde podrá descansar hasta que esté completamente despierto. Los médicos lo observarán de cerca por si se presenta algún problema. No se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Cuando sus médicos determinen que usted está bien, lo llevarán a su habitación del hospital.

  • Una férula o un yeso podrían colocarse en la parte inferior de la pierna, el tobillo y el pie. Esto ayudará a evitar el movimiento para que los huesos sanen.
  • Los medicamentos se pueden administrar para aliviar o prevenir el dolor, náuseas o una infección causada por bacterias.

Riesgos de la reducción abierta y fijación interna para una fractura de tobillo:

Los nervios, vasos sanguíneos, ligamentos o músculos podrían sufrir daño durante la cirugía. La pierna, tobillo o pie podrían ponerse rígidos, entumecidos y débiles. Es posible que usted aún tenga dolor en su tobillo. Su tobillo fracturado puede que no sane adecuadamente. Es posible que usted no pueda caminar o mover el pie y la pierna de la misma manera en que lo hacía antes de la lesión. Podría tener dificultad para retomar sus actividades habituales. Usted podría desarrollar un coágulo sanguíneo potencialmente mortal.

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Si de repente siente un desvanecimiento y falta de aire.
  • Si le duele el pecho cuando respira hondo o tose. Usted expectora sangre.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su brazo o pierna se siente caliente, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • La sangre empapa el vendaje.
  • Sus dedos de los pies se ven pálidos o azules, se sienten entumecidos o con hormigueo.

Llame a su médico o cirujano si:

  • Tiene fiebre.
  • El yeso o la férula se quiebran o se dañan o se mojan.
  • El yeso o la férula presentan una aroma desagradable.
  • Tiene más dolor o inflamación que antes de que le colocaran el yeso o la férula.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Puede administrarse podrían administrarse. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Los antibióticos ayudan a evitar o a combatir una infección a causa de una bacteria.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidados personales:

  • Use las muletas como se le indica. Las muletas disminuirán la presión en el tobillo al caminar. Es importante usar muletas correctamente. Consulte a su médico para obtener más información sobre cómo usar las muletas.
  • Pregunte cuándo se puede bañar. Cuando le permitan bañarse, cubra su yeso con 2 bolsas de plástico. Pegue las bolsas a la piel con cinta para mantener el agua afuera. Mantenga el yeso fuera del agua para que no se moje. Si usted no tiene un yeso, lave la herida cuidadosamente con jabón y agua. Seque el área y póngale vendajes nuevos y limpios como le indicaron. Cambie sus vendajes cuando se mojen o ensucien.

Cuidado del yeso o la férula:

  • Revise la piel alrededor del yeso o férula todos los días. Aplique loción sobre cualquier área enrojecida o dolorida.
  • No empuje ni se apoye en ninguna parte del yeso o de la férula.
  • No arañe la piel debajo del yeso con objetos afilados o puntiagudos dentro del yeso.
  • Si el yeso está muy ajustado, suéltelo cuidadosamente para que los pies estén cómodos.

Vaya a fisioterapia según las indicaciones:

Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

Acuda a sus consultas de control con su médico o cirujano según le indicaron:

Tendrá que regresar para que le revisen la herida y le quiten los puntos de sutura. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.