Skip to Content

Punción Lumbar En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

Una punción lumbar (PL) es un procedimiento en el cuál se inserta una aguja en la espalda del niño y adentro del canal espinal. Esto podría realizarse para recopilar líquido cerebroespinal (LCE) para revisar si existe infección, inflamación, sangrado u otras condiciones que afecten al cerebro. El LCR es un fluido transparente y protector que fluye alrededor del cerebro y dentro del canal espinal. La PL también podría realizarse para quitar LCE y disminuir la presión en el cerebro.


COMO PREPARARSE:

Antes del procedimiento de su niño:

  • Anote la fecha, hora y lugar correctos del procedimiento de su niño.
  • El niño podría necesitar que le realicen exámenes de sangre, radiografías u otros exámenes. Los exámenes de imagen cerebral, como el TAC o la IRM, podrían realizarse también. Consulte con su médico por más información sobre estos y otros exámenes que usted podría necesitar. Anote la fecha, la hora y el lugar de cada prueba.
  • Infórmele al médico si el niño está tomando algún medicamento que podría hacerlo más propenso a sangrar. Estos incluyen la aspirina, disolventes de coágulos o anticoagulantes. Si el niño está tomando alguno de estos medicamentos, no deberían realizarle una punción lumbar.
  • Informe al médico si el niño es alérgico a algo. Esto incluye alergia a soluciones limpiadoras, como el yodo o a cualquier medicamento anestésico.
  • Informe al médico si el niño padece algún trastorno de la sangre o si ha tenido algún problema de sangrado en el pasado.
  • Se les pedirá a usted o a un familiar cercano que firmen un documento legal (formulario de consentimiento). Esto autoriza al médico de su hijo a realizar el procedimiento. Antes de dar su consentimiento, asegúrese de que todas sus preguntas han sido aclaradas de manera que usted entienda lo que podría suceder.

QUÉ SUCEDERÁ:

Qué sucederá:

  • Si su hijo es bebé o un niño pequeño, podría ser que el médico lo sostenga durante la PL. Esto es para asegurarse de que se encuentre en la posición correcta. Si el niño es mayor, se le pedirá acostarse de lado. Las rodillas necesitarán doblarse y mantenerse junto al pecho. El cuello deberá inclinarse hacia el pecho. Se le podría administrar medicamento para ayudarle a relajarse o para adormecerlo. Al niño le limpiarán la espalda baja y le podrían administrar una o más inyecciones de medicamento anestésico. Se introducirá una aguja entre la vértebra (espina) de la espalda baja. El niño podría sentir un empujón o incomodidad a medida que la aguja entre en la espalda.
  • Si el niño tiene la edad suficiente, debe decirle al médico si siente dolor que no cesa en pocos segundos. El médico podría necesitar sacar, reinsertar o cambiar la posición de la aguja. El médico podría tomar lecturas de la presión del LCR del niño. Esto se realizará conectando un aparato medidor a la aguja. Después de medir la presión, se retirará el aparato y el LCE podrá fluir al exterior de la aguja. Es posible que le tomen muestras del LCE al niño. La aguja entonces será extraída y se aplicará un vendaje en sobre el área.

Después del procedimiento del niño:

El niño necesitará permanecer acostado en la cama hasta que el médico le indique que se puede levantar. Cuando los médicos vean que su niño está bien, es posible que le permitan regresar a su hogar. Si los médicos deciden mantenerlo hospitalizado, entonces lo llevarán a la sala del hospital. El niño podría requerir beber más líquidos de lo habitual después de la PL o necesitará líquidos a través de una vía IV.

COMUNÍQUESE CON SU médico SI:

  • Usted o el niño no pueden acudir a la cita a tiempo.
  • Su hijo está irritable y llora mas de lo normal.
  • Su hijo tiene alguna infección en la piel o en la herida cerca de la zona donde se realizará la PL.
  • La piel de su niño esta inflamada, tiene sarpullido o picazón.
  • Tiene dudas o inquietudes acerca de la PL de su niño.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene falta de aliento o su corazón late mas rápido de lo normal.

RIESGOS:

El niño podría tener dolor de cabeza que empeora al sentarse o al levantarse. También podrá presentar dolor de cuello o de espalda, sentirse enfermo del estómago o vomitar. El podría tener la vista borrosa o doble, somnolencia y zumbido en los oídos. Podría haber sangrado, infección o lesión a un disco de la espina. El líquido espinal podría gotear del sitio de la punción. Los nervios o la médula espinal del niño podrían dañarse. Los pacientes que sufren trastornos de la sangre o que tomen ciertos medicamentos se encuentran en mayor riesgo de tener dificultades.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide