Skip to Content

Punción Lumbar En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Una punción lumbar

es un procedimiento utilizado para recolectar líquido cefalorraquídeo (LCR). El LCR es un fluido transparente y protector que fluye alrededor del cerebro y dentro del canal espinal. Una punción lumbar se realiza usualmente para verificar si hay una infección, inflamación, sangrado u otras condiciones que afectan el cerebro. También se puede realizar para extraer el LCR y disminuir la presión en el cerebro.

Cómo preparar a su niño para una punción lumbar:

  • En función de la edad de su niño, tal vez sea útil explicarle qué esperar durante el procedimiento. Dígale a su niño que le adormecerán la piel para evitar que sienta dolor por la aguja. Explíquele que puede haber algunas molestias, pero que no debe ser doloroso.
  • El niño podría necesitar que le realicen exámenes de sangre, radiografías u otros exámenes. Exámenes de imagen cerebral, como un TAC escán o una resonancia, pueden también realizarse.
  • Infórmele al médico de su niño si padece de alguna complicación sanguínea o alguna vez ha tenido un problema de sangrado. Infórmele al médico si el niño está tomando algún medicamento que podría hacerlo más propenso a sangrar. Estos incluyen la aspirina, disolventes de coágulos o anticoagulantes. El médico tendrá que decidir si es seguro para su niño tener una punción lumbar. Es posible que le indique que su niño deje de tomar ciertos anticoagulantes unos días antes del procedimiento. No deje de darle este medicamento a su niño, a menos que así lo indique su médico.
  • Dígale al médico de su niño si tiene algún tipo de alergia. Esto incluye alergia a soluciones limpiadoras, como el yodo o a cualquier medicamento anestésico.
  • No deje que su hijo adolescente conduzca hasta su casa después del procedimiento.

Lo que sucederá durante una punción lumbar:

  • Es posible pueda permanecer en la habitación durante el procedimiento. Si su niño es un bebé o un niño pequeño, es posible que el médico lo sostenga durante el procedimiento. Esto es para asegurarse de que se encuentre en la posición correcta. Si el niño es mayor, se le pedirá que se acueste de lado. El cuello del niño debe estar inclinado hacia el pecho y es posible que le den una almohada. Si su niño está sentado, tendrá que inclinarse hacia adelante con el cuello inclinado hacia el pecho. Es posible que al niño le administren medicamentos para ayudarlo a relajarse o adormecerlo.
  • El médico de su niño palpará la parte baja de la columna para buscar el mejor lugar para realizar la punción lumbar. Puede que se le administren una o más inyecciones de medicamento anestésico debajo de la piel. Se inserta una aguja entre la vértebra (espina) en la espalda baja del niño. El niño podría sentir un empujón o molestia a medida que se inserte la aguja en la espalda. Esto debería durar solo unos segundos. Si no se detiene, el médico tal vez deba retirar, volver a insertar o cambiar la posición de la aguja.

  • El médico podría tomar lecturas de la presión del LCR del niño. Esto se realizará conectando un dispositivo medidor a la aguja. Después de medir la presión, el dispositivo se retirará para permitir que LCR fluya fuera de la aguja. Es posible que le tomen muestras del LCE al niño y que lo coloquen en botellas esterilizadas. Luego se retirará la aguja y le cubrirán el área con un vendaje.

Lo que sucederá después de una punción lumbar:

El niño necesitará permanecer acostado en la cama hasta que el médico le indique que se puede levantar. Informe al médico si el niño le dice que tiene dolor de cabeza o de espalda o siente hormigueo, entumecimiento o debilidad debajo de la cintura.

  • Medicamentos puede administrarse para aliviar el dolor.
  • Su niño podría tener dolor de cabeza durante las primeras horas después del procedimiento. El dolor de cabeza podría durar varios días. Puede ser leve o fuerte y puede empeorar cuando usted se sienta o se pone de pie.

Riesgos de una punción lumbar:

Su niño puede tener dolor en el cuello o la espalda. Puede haber hemorragia, infección, o lesión a un disco en la columna. El líquido espinal podría gotear del sitio de la punción. Los nervios o la médula espinal del niño podrían dañarse. Su niño corre un mayor riesgo si tiene un trastorno de la sangre o está tomando ciertos medicamentos.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su niño tiene dolor de cabeza intenso que no mejora después de acostarse.
  • Su hijo tiene problemas de visión o de audición, como visión borrosa o doble, mareos o zumbido en los oídos.
  • Su hijo tiene náuseas, vómitos o está mareado.
  • Su hijo está irritable y llora más de lo normal.
  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene el cuello rígido o tiene dificultad para pensar claramente.
  • Las piernas, pies y otras partes del cuerpo del niño se sienten entumecidas, con hormigueo o débiles.
  • Su hijo tiene dolor intenso en la espalda o el cuello.
  • Su hijo tiene sangrado o secreción del área donde le colocaron la aguja en la espalda.

Consulte con su médico sí:

  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • El acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que su hijo esté tomando para saber si también contienen acetaminofén, o consulte con su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Puede administrarse un medicamento recetado para el dolor. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé otros medicamentos al niño que contengan acetaminofeno sin consultar al médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cómo prevenir o tratar el estreñimiento.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Cuidados para el dolor de cabeza después de una punción lumbar:

  • Su niño debe consumir más líquidos que lo habitual después del procedimiento. El médico de su niño podría recomendar el uso de cafeína para tratar el dolor de cabeza de su niño. Le indicará si la cafeína es segura para su niño y cómo darle la cafeína.
  • Haga que el niño se acueste o haga reposo para aliviar el dolor de cabeza.

Programe una cita con el médico de su hijo como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide