Skip to Content

Pólipos Auriculares En Los Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Un pólipo auricular

es un crecimiento en la parte interior del canal auditivo de su niño. Las infecciones crónicas del oído o un colesteatoma podrían provocar pólipos auriculares. Un colesteatoma es un quiste de la piel dentro del oído.

Los signos y síntomas más comunes incluyen los siguientes:

Es posible que su niño presente una secreción del oído. La secreción podría contener sangre o pus. El pólipo podría obstruir el canal auditivo y provocar pérdida de audición. Su hijo también podría presentar dolor en el oído.

Consulte con su médico sí:

  • Los síntomas de su niño no mejoran o empeoran.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

El tratamiento

depende de la causa del pólipo auricular de su niño. Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Los antibióticos ayudan a tratar una infección bacteriana.
  • Esteroides ayudan a disminuir la inflamación y el dolor.
  • La cirugía para remover el pólipo podría ser necesaria si los medicamentos no trataron el pólipo.

Acuda a las consultas de control con el médico de su niña según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niña.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.