Skip to Content

Obstrucción Del Conducto Lagrimal En Bebés

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que usted necesita saber sobre la obstrucción del conducto lagrimal:

El conducto lagrimal es una conexión entre el ojo y la nariz. Ayuda a que el ojo del bebé drene. Una obstrucción del conducto lagrimal implica que las lágrimas del bebé no drenan fácilmente. Cuando se obstruye el conducto lagrimal, el bebé tiene un mayor riesgo de contraer infecciones en los ojos. A veces, los bebés nacen con una obstrucción en un conducto lagrimal. Es posible que esté obstruido si es demasiado estrecho. También puede estar obstruido si su bebé tiene tejido adicional en el conducto lagrimal. El riesgo de su bebé de presentar una obstrucción del conducto lagrimal puede ser mayor si tiene síndrome de Down, labio leporino o paladar hendido.

Signos y síntomas de una obstrucción del conducto lagrimal:

Una obstrucción del conducto lagrimal suele ocurrir en 1 ojo, pero puede afectar a ambos. Su bebé podría presentar cualquiera de los siguientes:

  • Los ojos de su bebé producen lágrimas cuando no llora
  • Pus en la esquina del ojo
  • Costras en el párpado o las pestañas
  • Presencia de una protuberancia dura y de color azul, o hinchazón entre el ojo y la nariz

Busque atención médica de inmediato si:

  • La inflamación se extiende hacia la mejilla o la nariz del bebé.
  • Su bebé respira fuerte y más rápido de lo habitual.

Comuníquese con el médico de su bebé si:

  • La protuberancia del ojo del bebé se agranda o se vuelve roja.
  • La parte blanca del ojo del bebé se ve de color rojo.
  • El ojo del bebé comienza a drenar una mayor cantidad de pus.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o el cuidado de su bebé.

Tratamiento de una obstrucción del conducto lagrimal de su bebé:

La mayoría de las obstrucciones del conducto lagrimal se abren sin tratamiento cuando el bebé alcanza los 6 meses de vida. Es posible que el bebé necesite someterse a una cirugía para abrir el conducto lagrimal si no mejora sin tratamiento. También puede necesitar una cirugía si la hinchazón hace que su bebé tenga dificultades para respirar por la nariz.

Limpie el ojo del bebé y masajéelo de 2 a 3 veces por día según le indicaron:

Los masajes ayudan a desobstruir el conducto lagrimal. Esto puede disminuir el dolor y la hinchazón, y evitar que el ojo se infecte:

  • Lávese las manos.
  • Humedezca un paño suave con agua tibia. Suavemente, limpie el pus o la costra seca del ojo del bebé.
  • Coloque una compresa tibia sobre el ojo del bebé. Una compresa tibia puede ayudar a disminuir el dolor. También puede hacer facilitar la desobstrucción del conducto lagrimal. Utilice una pequeña toalla o una gasa humedecidas en agua tibia. Deje la compresa en el sitio durante 5 minutos.
  • Coloque el dedo índice o anular en el costado de la nariz del bebé, cerca del ojo.
  • Presione suavemente y deslice el dedo hacia abajo, hacia la esquina de la nariz del bebé. Es posible que vea que se drena pus o líquidos desde la esquina interior del ojo del bebé. Esto es normal.
  • Limpie el pus o el líquido que drene del ojo. Lávese las manos.

Programe una cita de seguimiento con el médico o gastroenterólogo de su bebé según indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide