Skip to Content

Nefrectomía Laparoscópica De Donador Vivo

LO QUE NECESITA SABER:

La nefrectomía laparoscópica de donador vivo es una cirugía para remover un riñón y transplantarlo a otra persona.


MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes de la cirugía :

  • Consentimiento informado significa que usted entiende lo que se va a hacer y puede tomar decisiones acerca de lo que usted desea. La decisión de donar un riñón es seria, y usted debe considerar su decisión cuidadosamente. Nadie debería forzarlo o presionarlo para donar su riñón. Su médico le explicará lo que pasará antes, durante y después de la cirugía en palabras que usted entienda. Se le informará que exámenes, tratamientos o procedimientos necesitan realizarse. Su médico le informará cuáles son los riesgos de esta cirugía. También le informara los beneficios que obtendrá la persona que reciba su riñón. Antes que usted dé su consentimiento, asegúrese que todas sus preguntas han sido contestadas y que entiende lo que sucederá.
  • Una cánula intravenosa es un tubo pequeño que se coloca en la vena y se usa para administrar medicamentos o líquidos.
  • Un enema puede ser necesaria antes de su cirugía. Esto es un líquido que se pone en su recto para ayudar a vaciarlo.
  • La anestesia general lo mantendrá dormido y sin dolor durante la ciurgía. Podrá recibir anestesia a través de su sonda intravenosa (IV). O también la puede inhalar a través de una máscara o de un tubo que se coloca en su garganta. El tubo puede causar que sienta la garganta irritada cuando se despierte.

Durante si cirugía:

Su médico hará de 3 a 5 pequeñas incisiones en uno de sus lados por donde pasarán los instrumentos. Su abdomen se llenará con gas (dióxido de carbono) para levantar la pared abdominal para que así su médico pueda ver mejor el riñón. Su médico usará los instrumentos para sujetar, atar o cortar los vasos sanguíneos. El riñón es removido a través de una incisión más grande en su abdomen. Las incisiones serán cerradas con puntadas y se cubrirán con vendas.

Después de la cirugía:

Lo llevarán a una habitación donde podrá descansar hasta que esté completamente despierto. Los médicos lo observarán de cerca por si se presenta algún problema. No se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Cuando sus médicos determinen que usted esta bien, lo llevaran a su habitación del hospital. Las vendas utilizadas para cubrir los puntos de sutura mantienen el área limpia y seca para prevenir una infección. Es posible que un médico quite las vendas para revisar sus heridas.

  • Es posible que usted necesite caminar el mismo día de la cirugía o al día siguiente. El movimiento ayudará a evitar la formación de coágulos de sangre. Es posible que también le den ejercicios para hacer en la cama. No se levante de la cama por su cuenta hasta que su médico le indique que puede hacerlo. Hable con sus médicos antes de levantarse por primera vez. Es posible que usted necesite ayuda para levantarse de forma segura. Cuando usted pueda levantase por su cuenta, siéntese o acuéstese de inmediato si se siente débil o mareado. Entonces oprima el botón de llamada para que los médicos sepan que necesita ayuda.
  • Podrá volver a comer y beber gradualmente después de la cirugía. Primero le darán trocitos de hielo y líquidos claros, como agua, caldo, jugo y gaseosas claras. Si no presenta malestar estomacal, podrá empezar a comer comidas blandas, como helado y salsa de manzana. Una vez que pueda comer los alimentos blandos con facilidad, podrá comenzar a ingerir alimentos sólidos de a poco.
  • Drenajes son tubos delgados que se utilizan para drenar los líquidos que se encuentran alrededor de su incisión. El drenaje(s) es retirado cuando la incisión ha dejado de drenar.
  • Medicamentos:
    • Antibióticos ayudan con el tratamiento o a prevenir una infección.
    • Los medicamentos contra las náuseas calman su estómago y evitan el vómito.
    • Los analgésicos disminuirá su dolor. No espere hasta que el dolor sea intenso para pedir mas. Los analgésicos pueden causarle mareos o somnolencia. Para no caerse, llame a un médico cuando desee levantarse de la cama o si necesita ayuda.

RIESGOS:

Usted podría contraer una infección sangrar más de lo esperado. Puede tener problemas para respirar. Su cirugía laparoscópica puede convertirse en una cirugía abierta si hay problemas. Nervios, vasos sanguíneos, músculos, intestinos y otros órganos podrían sufrir daño. El gas utilizado durante la cirugía puede causar dolor de hombro o pecho por 1 o 2 días después de la cirugía. Se le podría formar un coágulo sanguíneo en la pierna o el brazo. Esto podría poner en peligro su vida.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide