Skip to Content

Miringotomía Con Tubos Ecualizadores De Presión En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que necesito saber acerca de la miringotomía con tubos ecualizadores de presión:

La miringotomía es una cirugía para hacer un orificio en el tímpano de su hijo. El orificio alivia la presión y permite que el líquido drene del oído de su niño. Se introducirá un tubo ecualizador de presión (EP) a través del orificio durante la cirugía. El tubo se puede utilizar para mantener el orificio abierto y ayudar a drenar el líquido. Con el paso del tiempo, el tubo se caerá por sí solo o un médico lo extraerá.

Tubo para el oído

Cómo preparar a su niño para la cirugía:

  • El cirujano de su niño le indicará cómo prepararlo. El médico podría indicarle que no deje que su hijo coma o beba nada después de la medianoche del día de su cirugía.
  • Informe al cirujano de su hijo sobre todos los medicamentos que su hijo esté tomando actualmente. El cirujano le dirá si su hijo necesita dejar de tomar algún medicamento para la cirugía y cuándo debe hacerlo. El médico le indicará cuáles medicamentos su hijo puede tomar y cuáles no el día de la cirugía.
  • El cirujano de su hijo puede verificar si hay otros problemas de oído, nariz o garganta. Es posible que su hijo deba hacerse análisis de sangre y orina, y radiografías. También podría necesitar pruebas de audición.
  • A su hijo se le puede administrar un antibiótico antes de la cirugía para combatir las infecciones y disminuir el dolor de oído. Se utilizará anestesia para prevenir el dolor durante la cirugía. Informe al cirujano de su hijo si ha tenido una reacción alérgica a los antibióticos o la anestesia.

Qué sucederá durante la cirugía:

El cirujano de su hijo puede administrarle anestesia local para adormecer el oído. Puede que el niño sienta presión o molestia, pero no debería sentir dolor. Si su hijo necesita estar dormido, se le aplicará anestesia general. El cirujano de su niño realizará una incisión en el tímpano. Por este orificio, drenará el líquido que se encuentra dentro del oído medio. El cirujano introducirá un pequeño tubo EP en el orificio. También podría colocar gotas antibióticas en el oído de su hijo.

Lo que su niño debe esperar después de la cirugía:

Llevarán al niño a una habitación para que descanse. Si su hijo estuvo dormido durante la cirugía, permanecerá allí hasta que esté completamente despierto. No deje que su niño se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Cuando los médicos vean que su niño está bien, es posible que le permitan regresar a su hogar. Podrían administrarle medicamentos para evitar una infección bacteriana o para aliviar el dolor y la hinchazón.

Riesgos de la miringotomía con tubos ecualizadores de presión:

Durante la cirugía, podría dañarse un nervio. El daño puede disminuir la capacidad de su hijo para saborear. Su niño podría contraer una infección después de la colocación del tubo EP. Podría perder la audición como resultado de una hemorragia o tejido cicatricial. El tubo EP de su hijo puede caerse demasiado pronto. Podría necesitar otro procedimiento para colocarle un tubo nuevo. El tímpano de su hijo puede desgarrarse debido al tubo EP. Es posible que no se cierre después de retirar el tubo. Su hijo podría necesitar una cirugía para reparar el tímpano.

Llame al cirujano u otorrinolaringólogo de su hijo si:

  • A su hijo le sale sangre o pus del oído.
  • A su hijo le duele mucho el oído.
  • Su hijo deja de oír de forma repentina.
  • Su hijo tiene fiebre.
  • Su hijo le informa que tiene cambios en su audición.
  • A su hijo le sale pus del oído.
  • Su hijo se tira de la oreja y está irritable.
  • Su niño tiene pérdida de audición o zumbido en el oído, o se siente mareado después de usar gotas en los oídos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Los antibióticos tratan o previenen una infección bacteriana.
  • Puede administrarse podrían administrarse. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé a su niño otros medicamentos que contengan acetaminofeno sin consultar con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cómo prevenir o tratar el estreñimiento.
  • Esteroides ayudan a aliviar el dolor y bajar la inflamación en el oído del niño.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Gotas para los oídos

podrían administrarse. Siga las instrucciones para colocar las gotas según la edad de su hijo.

Cómo colocar las gotas para oídos en niños
Cómo colocar las gotas para los oídos en niños

Cuidado de los oídos del niño:

Use un pañuelo de papel para limpiar con cuidado el líquido que drena del oído del niño. No coloque hisopos de algodón en los oídos del niño. Pregunte cómo debe limpiar el oído del niño después de una miringotomía.

Actividad:

Es posible que el niño no pueda hacer ciertas actividades, como nadar. Pregunte durante cuánto tiempo debería de evitar estas actividades.

Pruebas y terapia del habla:

Si su hijo tiene problemas de audición, se le puede hacer una prueba del habla. Es posible que un fonoaudiólogo pueda ayudar al niño a hablar con más claridad.

Evite las infecciones del oído:

  • No exponga al niño al humo del tabaco. El humo del tabaco aumenta el riesgo de que el niño tenga infecciones en el oído. No fume alrededor de su niño. Mueva a su niño a otra área o pida que no fumen cerca de él. Solicite información a su médico si usted necesita ayuda para dejar de fumar.
  • Escoja con cuidado la guardería. El niño corre mayor riesgo de contraer un resfriado o una infección en el oído si asiste a una guardería. Elija una guardería donde no haya demasiados niños.
  • No use chupetes. El uso de un chupete aumenta el riesgo del niño de contraer una infección en el oído.
  • Amamante al bebé, de ser posible. Es posible que la lactancia materna ayude a prevenir las infecciones de los oídos.
  • Sujete al bebé en brazos mientras él toma un biberón. Sujete al bebé en una posición reclinada cuando lo alimente con un biberón. No apoye el biberón.

Acuda a las consultas de control con el cirujano u otorrinolaringólogo de su niño según le indicaron:

Es posible que deba regresar para que le revisen los oídos al niño. Es posible que el niño deba regresar para que le quiten el tubo EP. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.