Skip to Content

Manejo Del Dolor En Personas De Edad Avanzada

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué necesito saber sobre el dolor en los ancianos?

El dolor es una queja común en los ancianos que a menudo es tratada inadecuadamente. El dolor no es una parte normal del envejecimiento, y puede ser un signo de que algo está mal. Algunas veces no hay una causa evidente o exacta del dolor. El manejo del dolor es una parte importante de su atención médica.

¿Cuáles son los tipos del dolor?

  • Dolor agudo: Este puede ser provocado por una enfermedad o una lesión. Este dolor aparece de repente y no dura mucho tiempo. El dolor agudo generalmente desaparece conforme su cuerpo sana, pero puede volverse un dolor crónico si se deja sin tratamiento.
  • Dolor crónico: Esto describe el dolor que continua o empeora al pasar de un largo tiempo. El cual puede durar meses o años. El dolor se puede quedar después de recuperarse de una lesión. Las afecciones como el cáncer, la artritis, la migraña, y los problemas de la espalda son también las causas comunes del dolor crónico.

¿Cómo pueden saber los médicos si estoy dolorido?

Es posible que tenga muchas preguntas y miedos acerca del dolor. No se avergüence de decirle a los médicos cómo se está sintiendo. Dígale dónde le duele y qué tanto le duele. Usted puede tratar de negar que sufre del dolor para mostrar valentía o escaparse del tratamiento. Las condiciones como demencia (problema de la memoria), lesión o un derrame cerebral pueden impedir la forma de expresar el dolor. Los siguientes son indicadores comunes que pueden informar a los médicos que usted está sufriendo por el dolor:

  • Llanto, gemidos, fruncir el entrecejo o suspirar
  • Con frecuencia sentirse triste, deprimido, desesperado, agresivo o enojado
  • Respiración ruidosa, llamar o pedir ayuda
  • No cambiar de posición o quedarse en una posición donde no sienta dolor
  • Falta de apetito o cambios en los hábitos de sueño
  • Se retira o se enoja cuando lo tocan
  • Inquietud

¿Cómo se diagnostica el dolor?

Un diario del dolor puede ayudar a determinar la causa de su dolor. Un registro diario del dolor puede mostrar los ciclos del dolor. El diagnóstico del dolor crónico se basa en el tiempo y con la frecuencia que usted tiene síntomas. También podría necesitar cualquiera de los siguientes para revisar cuánto dolor tiene o encontrar su causa:

  • Examen físico: Su médico lo examinará y buscará áreas doloridas. Él puede tocar o apretar diferentes lugares en su cuerpo.
  • Escala del dolor: Estos pueden ayudar a medir cuánto dolor usted siente. Existen muchas escalas del dolor que incluyen números o expresiones faciales. Es probable que su médico le pida que califique el dolor en una escala de 0 a 10.
  • Exámenes de diagnóstico por imágenes: Estos incluyen los rayos X, una tomografía axial computarizada (TAC escaner) o un examen de imágenes de resonancia magnética (RM). Es posible que necesite más de uno de estos exámenes para buscar la causa de su dolor crónico. Le podrían administrar un tinte para ayudar a que las imágenes se vean mejor. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al tinte de contraste. No entre a la sala donde se realiza la resonancia magnética con algo de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale al médico si usted tiene algo de metal por dentro o sobre su cuerpo.
  • Pruebas de estimulación: Estas incluyen un examen de la velocidad de conducción nerviosa junto con una electromiografía y los estudios potenciales evocados. Estas pruebas pueden ayudar a encontrar exactamente cuál nervio o músculo es el afectado por el dolor.

¿Qué medicamentos sirven para tratar el dolor?

  • Acetaminofeno: Usted puede comprar acetaminofeno sin receta médica. Pregunte a su médico cuánto tomar y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINEs (analgésicos antiinflamatorios no esteroides): Estos medicamentos disminuyen la inflamación y el dolor. Usted puede adquirir los medicamentos AINE sin receta médica. Consulte con su médico cuál medicamento es el adecuado para usted. Pregunte cuánto tomar y cuándo. Tómelos como se le indique. Cuando no se toman de la manera indicada, los medicamentos antiinflamatorios no esteroides pueden causar sangrado estomacal o problemas renales.
  • Narcóticos: Estos medicamentos sirven para el dolor moderado a severo.
  • Anestésico: Estos pueden ser inyectados en el nervio o alrededor de este. Funcionan al bloquear los signos que envían los nervios.
  • Antidepresivos: Estos se pueden usar para tratar el dolor del nervio u otros tipo de dolor crónico.
  • Medicamento contra la ansiedad: Estos medicamentos pueden ayudarlo a sentirse más calmado y relajado. También pueden aliviar el dolor y ayudarlo a dormir.
  • Relajantes musculares ayudan a reducir dolor y espasmos musculares.
  • Esteroides: Este medicamento disminuyen la inflamación que causa el dolor.
  • Medicamentos anticonvulsivos: Este medicamento puede servir para disminuir el dolor crónico.

¿Cómo se puede tratar el dolor sin medicamentos?

Los médicos intentarán tratar la causa del dolor. Esto puede incluir tratamientos para infecciones o el cáncer. Es posible que necesite los siguientes para controlar su dolor:

  • Calor: El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares. Aplíquese calor en el área lesionada durante 20 a 30 minutos cada 2 horas durante la cantidad de días que le indiquen.
  • Hielo: El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cubra con una toalla y aplíquelo sobre el área por 15 a 20 minutos cada hora, según indicaciones.
  • Rehabilitación: Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios que contribuyan a mejorar su movimiento y fuerza, y a aliviar el dolor. Un terapeuta ocupacional le puede enseñar destrezas para ayudarlo a realizar sus actividades cotidianas.
  • Dispositivos de asistencia: Un bastón, un caminador o las muletas le puede ayudar a movilizarse y disminuir su riesgo de caerse. Consulte con su médico cómo usar estos dispositivos correctamente.
  • Estimulación eléctrica: Un dispositivo especial manda señales eléctricas leves y seguras. Estas señales disminuyen su dolor cuando se usan sobre una parte adolorida del cuerpo.
  • Cirugía y otros procedimientos: Su médico puede utilizar ultrasonido, ondas de radio, terapia térmica (calor) o terapia láser para aliviarle el dolor. Los procedimientos quirúrgicos pueden incluir el corte de nervios o reparar articulaciones que están causando el dolor.

¿Cuáles son los riesgos si no se trata el dolor?

Si el dolor no es tratado, puede afectar el apetito, el sueño, y la energía. También puede afectar su estado de ánimo y sus relaciones con los demás. Usted puede sentir que le es imposible deshacerse de su dolor. Esto causa un ciclo de sufrimiento, insomnio y tristeza.

¿Dónde puedo obtener más información?

  • American Chronic Pain Association
    PO Box 850
    Rocklin , CA 95677
    Phone: 1- 800 - 533-3231
    Web Address: http://www.theacpa.org

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene escalofríos, tos o se siente débil y adolorido.
  • Usted tiene náuseas o está vomitando.
  • Usted tiene comezón, hinchazón o sarpullido en su piel.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata o llamar al 911?

  • Usted siente más dolor aun después de tomar sus medicamentos.
  • Usted se siente tan deprimido que no puede más.
  • Usted se siente muy ansioso o irritable después de tomar sus medicamentos.
  • Usted tiene problemas para pensar claramente, está confundido o con mucho sueño.
  • Tiene dificultad para controlar sus evacuaciones intestinales o la vejiga.
  • Usted tiene un dolor intenso en el pecho o dificultad para respirar.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide