Skip to Content

Lesión Del Ligamento Cruzado Posterior

LO QUE NECESITA SABER:

Una lesión de ligamento cruzado posterior (LCP) es un desgarre parcial o total del ligamento en la parte posterior de su rodilla. Los ligamentos son tejidos fuertes que conectan los huesos. El LCP conecta la tibia (hueso de la espinilla) con el fémur (hueso del muslo). El LCP impide que la tibia se desplace exageradamente hacia atrás o hacia delante y mantiene a la rodilla estable.


MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Consentimiento informado

es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras que usted pueda entender. Antes de firmar el documento de consentimiento, entienda los riesgos y beneficios de lo que se le hará. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.

Medicamento:

  • Medicamentos para el dolor, la inflamación o la fiebre: Sin embargo, estos medicamentos pueden causar problemas graves cuando no se usan en la forma correcta. Sin embargo, pueden causar problemas graves cuando son usados por personas que tienen ciertas condiciones de salud. No olvide informarle a su médico si usted padece de enfermedad en el hígado o riñón o tiene antecedentes de sangrado estomacal.

Fisioterapia:

Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

Exámenes:

Usted podría tener uno o más de los siguientes:

  • Artroscopia: Es posible que los médicos deseen mirar el interior de su rodilla para revisar si tiene signos de una lesión en el LCP. Los médicos le harán una pequeña incisión (corte) en la rodilla e insertarán un artroscopio a través de ella. El endoscopio es un tubo largo con una lupa, una cámara y una luz en un extremo.
  • Imagen por resonancia magnética: Este examen también se conoce con la sigla IRM. Durante este examen, toman imágenes del interior de su rodilla. Esta resonancia magnética puede ser usada para mirar los desgarros causados al LCP o chequear otras lesiones.
  • Radiografía: Las radiografías son imágenes de los huesos y tejidos que hay en la articulación de la rodilla. Una articulación es el sitio donde se encuentra un hueso con otro. Los rayos X no pueden mostrar una lesión del LCP, pero pueden mostrar otros problemas, como huesos quebrados o artritis. Usted puede necesitar que le tomen más de una radiografía de su articulación.

Opciones para su tratamiento:

Usted puede necesitar cirugía si tiene un desgarro grave en el LCP junto con otras lesiones. Estas pueden incluir lesiones en otros ligamentos, la fractura de un hueso o el desgarro de un cartílago.

  • Reparación: Un LCP puede ser reparado uniendo nuevamente el ligamento rasgado.
  • Reconstrucción: Esta reconstrucción del ligamento puede ser necesaria, si el ligamento no puede ser reparado. Los médicos pueden reemplazar el LCP lesionado con una parte de tendón sacado de otra parte de su cuerpo. Si una porción grande de hueso fue desgarrada por el ligamento lesionado, esta porción puede ser reacomodada usando tornillos internos.

RIESGOS:

  • Lesiones repetidas a su LCP pueden causar daños de largo plazo. Esto puede conducir a a una rodilla débil e inestable aún durante actividades normales. Puede que usted sienta que su rodilla lo traiciona más a menudo. Cuando el LCP es lesionado, otros ligamentos de la rodilla pueden también ser afectados. Uno o más de los meniscos (cartílago que actúan como absorbentes de choque entre los huesos de la rodilla) también pueden ser dañados. Lesiones del LCP puede causar que el ligamento desprenda una parte de su tibia.
  • Tablillas, abrazaderas y yesos pueden causar incomodidad y limitar sus actividades usuales. Si tiene cirugía, puede que usted contraiga una infección o tenga una hemorragia. Aún con tratamiento, la rodilla puede que no quede igual que antes de la lesión. Sin tratamiento, la lesión en el LCP puede hacer que tenga una rodilla débil y problemas para caminar.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide