Skip to main content

Lesiones Por Presión

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una lesión por presión?

Una lesión por presión es una lesión en la piel o el tejido debajo de la piel. Una lesión por presión también se conoce como una llaga por presión, escaras o úlceras por decúbito. Las lesiones por presión se pueden formar sobre cualquier área pero por lo general se presentan en la espalda, los glúteos, las caderas y los talones. Las lesiones por presión también pueden ocurrir en la boca.

¿Qué causa una lesión por presión?

  • La presión continua ocurre cuando usted se sienta o se acuesta sobre una zona por mucho tiempo. La presión continua también se acumula cuando el equipo médico, como la sonda de oxígeno o la intravenosa, permanece en un lugar durante demasiado tiempo. La presión disminuye o detiene el flujo de sangre hacia la piel. Esto puede lastimar la piel y causar daños en el tejido. La presión puede empezar a causar daño a su piel y tejido al cabo de 2 horas de encontrarse en la misma posición.
  • El cizallamiento o la fricción ocurren cuando la piel delicada se desliza a través de una superficie, como las sábanas. Esto puede hacer que su piel se rasgue o se forme una ampolla. Deslizarse hacia arriba o hacia abajo en la cama, o moverse de la cama a una silla puede rasgar su piel. Los espasmos musculares pueden provocar movimientos involuntarios y abruptos de sus brazos o piernas y fricción contra las sábanas provocando un desgarro de la piel.

¿Qué aumenta mi riesgo de una lesión por presión?

  • Periodos prolongados en la misma posición
  • Equipos médicos, tales como líneas intravenosas IV y tubos, en una misma posición por mucho tiempo
  • Cortos periodos de tiempo de presión en aumento, como sentarse en una silla de ruedas.
  • No ser capaz de controlar cuando orina o tiene evacuaciones intestinales
  • Deshidratación o mala nutrición
  • Entumecimiento
  • Mala circulación de la sangre a sus extremidades
  • Ser mayor de 65 años
  • Lesión por presión previa

¿Cuáles son las etapas de una lesión por presión?

  • Con una lesión de tejido profundo , la piel no se rompe. Usted puede notar la piel de color púrpura o rojo, o una ampolla. Su piel puede sentirse caliente y esponjosa, o tensa cuando usted la toca.
  • En la 1ª etapa su piel no está rota, pero le podría doler o tener comezón. Su piel puede sentirse caliente y esponjosa, o tensa cuando usted la toca. La piel puede permanecer enrojecida durante más de una hora después que se quita la presión de la zona huesuda.
  • En la 2ª etapa la piel se ha roto. Es posible que haya un herida abierta y el área a su alrededor puede estar roja y en carne viva. Su piel puede hundirse hacia el interior y puede tener un aspecto brillante o seco.
  • En la 3ª etapa el tejido debajo de la piel está dañado. La zona se parece un cráter profundo, o un agujero en forma de cuenco. Podría haber más daños ocultos bajo la piel de lo que se puede ver.
  • En la 4ª etapa la herida es muy profunda y sus tendones, músculos y huesos podrían haber sufrido daño. Usted podría ver los tendones, músculos y huesos en la herida.
  • En el caso de una herida que no se puede clasificar es difícil para los médicos determinen en qué etapa está su lesión por presión. Esto generalmente sucede porque hay mucho tejido muerto o costras en la herida.

¿Cómo se diagnostica una lesión por presión?

Su médico le va a preguntar acerca de la lesión por presión y lo examinará. Dígale cuándo comenzó la lesión por presión y si está creciendo o cambiando de color. Le podría preguntar si usted tiene dolor o entumecimiento en cualquier área huesuda. Dígale cómo cuida de su piel en su hogar. Es posible que necesite una muestra de tejido o líquido, exámenes de sangre o una resonancia magnética para verificar si hay infección. No entre a la sala donde se realiza la resonancia magnética con algo de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale al médico si usted tiene algo de metal dentro de su cuerpo o por encima.

¿Cómo se trata una lesión por presión?

Es probable que usted necesite cualquiera de los siguientes tratamientos dependiendo de la etapa de su lesión por presión:

  • Los vendajes pueden necesitarse para proteger su piel o lesión. Su médico va a escoger el mejor tipo de vendaje para su lesión. Los cambios de vendaje pueden incluir la limpieza del área con solución salina (agua con sal). Si la lesión es profunda, puede usarse una gasa mojada con solución salina para llenarla. Esto se conoce como rellenar la herida. Un vendaje limpio y seco se coloca sobre la herida rellena para mantener la piel seca. Cuando se seca la gasa, se la extrae y reemplaza por una gasa nueva y mojada.
  • Los medicamentos se pueden administrar para disminuir el dolor o para ayudar a tratar o prevenir una infección bacteriana. Pregunte cómo tomarse sus medicamentos de forma segura.
  • El desbridamiento es un procedimiento usado para limpiar el tejido muerto de una lesión grave. El tejido muerto puede impedir que la lesión se cure. El desbridamiento permite la formación de tejido sano para que su lesión pueda cicatrizar.
  • La terapia de presión negativa (TPN) para heridas usa una máquina llamada aspiradora de heridas o bomba para ayudar con la sanación de la herida. La succión de la máquina elimina el drenaje de su lesión y une un poco más los lados de la lesión. La TPN para heridas promueve el crecimiento del tejido sano mediante el aumento del flujo sanguíneo a la lesión. La terapia con presión negativa también reduce las bacterias que causan infecciones.
  • La cirugía puede ser necesaria para cerrar la lesión. A este procedimiento se le llama cierre de colgajo. En general, se toma un colgajo de piel (trozo de piel) de una zona cercana a la lesión. Un extremo del colgajo de piel a menudo permanece unido, mientras que el otro extremo de la piel se mueve para cubrir la lesión. El colgajo de piel se fija con suturas o grapas.

¿Qué puedo hacer para manejar mi afección?

Prevención de lesiones por presión
  • Cambie su posición frecuentemente. Cambie su posición cada 2 horas si usted está acostado en cama todo el día. Cambie de posición cada hora si usted está en una silla de ruedas todo el día. Use una alarma que sirva para recordarle cuando es hora de voltearse. Apunte las veces que usted cambia de posición como recordatorio. Si usted le está ayudando a una persona a moverse en cama, levántela. No lo deslice. Mantenga la cabecera de la cama lo más baja posible. Esto puede ayudar a prevenir daños a la piel por deslizarse hacia abajo en la cama.
  • Proteja su piel de los tubos y dispositivos médicos, como el oxígeno. Use un vendaje para amortiguar las áreas de piel donde se puedan colocar los tubos o dispositivos. Mueva la sonda o el dispositivo y observe la piel todos los días. Es posible que deba retirar o trasladar el tubo o dispositivo a otro lugar.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Alimentos saludables incluyen frutas, vegetales, panes integrales y pescado. Los alimentos altos en proteína pueden ayudar con la sanación de su lesión por presión. Estos incluyen carnes magras, frijoles, leche, yogur y queso. Los batidos nutritivos también pueden proporcionarle más calorías y proteínas si usted tiene problemas de alimentación o está por debajo del peso recomendado.
    Alimentos saludables
  • No fume. La nicotina puede dañar su piel y retrasar la sanación de la herida. No use cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo en vez de cigarrillos o para tratar de dejar de fumar. Todos estos aún contienen nicotina. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar.

¿Cómo cuido mi piel?

  • Limpie y cubra su lesión. Es posible que deba cubrirse la lesión con una venda para evitar que la piel sufra más daños. Es probable que usted también necesite limpiarla con agua salina. Pídale a su médico más información sobre cuánto y cómo cambiar sus vendas.
  • Mantenga su piel limpia, seca y humectada. Use agua tibia y un jabón suave para limpiarse la piel. No frote ni restriegue cuando se lave. No use una loción ni crema con alcohol, ya que podría resecarle la piel. Seque su piel suavemente usando palmaditas. No se frote su piel con la toalla. Aplique una loción o crema hidratante en la piel con frecuencia.
  • Proteja la piel sobre las áreas huesudas: Use almohadas o cuñas de espuma para mantener las zonas huesudas sin tocarse y aliviar la presión. Por ejemplo, ponga una almohada o una cuña de espuma entre sus rodillas para evitar que una le ponga presión a la otra. Ponga una almohada o cuñas debajo de usted para mantener su cadera elevada cuando se acuesta sobre un costado. No se acueste directamente sobre el hueso de la cadera. Ponga un protector de colchón de esponja o una almohada debajo de sus piernas desde la pantorrilla al tobillo cuando esté acostado boca arriba. El protector o la almohada deben elevar sus talones de manera que estos no toquen la cama.
  • Use equipos, colchones o almohadillas especiales para disminuir la presión. Una sábana de transferencia o banda de traslado colocada debajo suyo puede ayudar a los demás a moverlo mientras está en cama. Un trapecio en alto también puede ayudar a cambiar de posición en la cama. Los colchones y los cubrecolchones que proveen más protección pueden ayudar a disminuir el riesgo de sufrir lesiones por presión. Otros ejemplos incluyen un protector de espuma para colchones y colchones de aire o de agua. Pregunte sobre el accesorio médico que puede ser adecuado para usted y cómo se usa.

¿Cuándo debo llamar a mi médico o especialista?

  • Tiene fiebre.
  • Tiene secreción verde o amarilla, o un mal olor que proviene de la lesión por presión.
  • Un área de su piel está muy roja y firme.
  • Usted tiene un dolor nuevo o dolor que empeora.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.