Skip to Content

Información Sobre El Uso De Antibióticos En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Cómo deciden los médicos si mi hijo necesita antibióticos?

Los antibióticos se utilizan para combatir las infecciones causadas por bacterias. El médico de su hijo decidirá si la enfermedad que el niño padece es causada por bacterias. Esta decisión se basa en un examen, en los síntomas de su hijo o en pruebas que confirman la presencia de bacterias. Si el médico de su hijo decide que la infección fue causada por bacterias, es posible que a su hijo le administren un antibiótico. A veces el médico de su hijo podría esperar para recetar los antibióticos. Esto se conoce como conducta expectante. La conducta expectante le da tiempo al sistema inmunológico de su hijo para combatir la infección sin antibióticos. Esto puede ayudar a evitar la resistencia a los antibióticos.

¿Qué debo saber acerca de la resistencia a los antibióticos?

  • Los antibióticos no siempre matan todas las bacterias que causan una infección. Las bacterias que sobreviven serán más fuertes y pueden volverse resistentes a los antibióticos. Esto significa que los antibióticos no serán eficaces para destruir estas bacterias más fuertes como deberían. Entonces podrían desarrollarse ciertas infecciones, llamadas infecciones resistentes a los antibióticos. Un ejemplo de una infección resistente a los antibióticos es el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM).
  • La resistencia a los antibióticos puede ocurrir cuando el uso de estos fármacos es excesivo o cuando no se los toma correctamente. Los siguientes son ejemplos del uso excesivo o incorrecto de los antibióticos:
    • Su hijo toma un antibiótico para una infección viral.
    • Su hijo toma un antibiótico en vez de dejar que su cuerpo combata la infección por sí solo.
    • Su hijo no termina la prescripción de antibióticos como se le indicó.
  • La resistencia a los antibióticos dificulta el tratamiento de las infecciones. Si su hijo contrae una infección que es resistente a los antibióticos, puede enfermarse gravemente. Podría contagiar la infección a otros. Su hijo tendrá que tomar un medicamento más fuerte para tratar la infección. La enfermedad que padece su hijo podría volverse potencialmente mortal.

¿Cómo deciden los médicos si mi hijo necesita recibir antibióticos mientras está en el hospital?

El médico de su hijo puede comenzar a darle antibióticos después de que le extraen sangre para análisis. Cuando se conocen los resultados del análisis, el médico de su hijo puede cambiar el antibiótico. Podría suspender el antibiótico si la infección de su hijo fue causada por un virus.

¿Qué necesito saber acerca de los antibióticos?

  • Los antibióticos no tratan las infecciones virales. Un virus no puede morir por los antibióticos. Es posible tratar los signos y síntomas de su hijo, como la tos o la fiebre, hasta que desaparezca la infección.
  • Los antibióticos no curan las infecciones bacterianas ni harán que su hijo se sienta mejor más pronto. Sirven para matar las bacterias, pero igualmente tomará tiempo hasta que desaparezca la infección. Puede demorar varios días antes de que su hijo se sienta mejor. En cambio, podría sentirse mejor en unos días. Tome todos los antibióticos que le recetaron a su hijo, incluso si usted cree que no sirven o si su hijo comienza a sentirse mejor más pronto.
  • Los antibióticos no impedirán la propagación de la infección. El médico de su hijo le dirá cuándo su hijo dejará de ser contagioso después de empezar a tomar los antibióticos. Esto dependerá del tipo de bacterias que causaron la infección de su hijo.

¿Cuáles son los efectos secundarios de los antibióticos?

  • Todos los medicamentos pueden causar efectos secundarios. Infórmele al médico de su hijo si el niño ha tenido efectos secundarios causados por otros medicamentos. Además, infórmele si su hijo es alérgico a algún medicamento. Los antibióticos comúnmente causan efectos secundarios como malestar estomacal, sarpullido y diarrea.
  • Los antibióticos eliminan las bacterias causantes de infecciones en el cuerpo de su hijo, pero también algunas bacterias beneficiosas. Los antibióticos pueden poner a su hijo en riesgo de tener diarrea grave causada por Clostridium difficile (C. diff.). Las bacterias C. diff. pueden multiplicarse mientras su niño está tomando antibióticos. El riesgo de tener diarrea por C. diff. puede durar algunas semanas, incluso después de que su niño haya dejado de tomar antibióticos. La diarrea por C. diff. puede llegar a ser potencialmente mortal. Informe al médico de su hijo si tiene diarrea mientras está tomando antibióticos. También debe informar si su hijo tiene diarrea después de finalizar los antibióticos.

¿Cómo puedo prevenir una infección por C. diff. mientras mi hijo está tomando antibióticos?

Pregunte acerca de los probióticos. Los probióticos también se llaman bacterias buenas. Pueden ayudar a proteger a su niño contra las bacterias dañinas. Si su niño desarrolla más de una infección por C. diff., los probióticos pueden ayudar a prevenir más infecciones. Consulte con el médico de su hijo si los probióticos son adecuados para su niño. Es posible que su hijo pueda comer yogur u otros alimentos ricos en probióticos. En cambio, el médico de su niño podría recomendarle probióticos en forma de píldora o líquido.

¿Qué afecciones se tratan con antibióticos?

Las siguientes afecciones a menudo son causadas por bacterias y tratadas con antibióticos:

  • La faringitis estreptocócica
  • La tos ferina
  • Una infección del tracto urinario (ITU)

¿Qué afecciones pueden tratarse con antibióticos?

Algunas afecciones pueden ser causadas por bacterias o por un virus. El médico de su hijo puede o no tratar las siguientes afecciones con antibióticos:

  • Una infección de los senos paranasales
  • La infección del oído
  • La bronquitis
  • Neumonía

¿Qué afecciones no se tratan con antibióticos?

Los antibióticos no serán eficaces para tratar las infecciones causadas por un virus. Las siguientes afecciones no se tratan con antibióticos:

  • Los resfriados
  • La mayoría de los cuadros de tos
  • La gripe
  • Un dolor de garganta que no es faringitis estreptocócica
  • El virus respiratorio sincicial (VRS)

¿Qué preguntas debo hacerle a médico de mi hijo?

  • ¿Necesita mi hijo un antibiótico para tratar la infección que padece?
  • ¿La conducta expectante es adecuada para mi hijo?
  • ¿Cuál es el mejor antibiótico para tratar la infección de mi hijo, si necesita tomar uno?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios del antibiótico que mi hijo debe tomar?
  • ¿Cuánto tiempo tiene que tomar mi hijo el antibiótico?

¿Qué puedo hacer para ayudar a evitar la resistencia a los antibióticos?

  • Dele a su hijo el antibibótico como se le haya indicado. No deje que su hijo omita una dosis del antibiótico. No deje de darle a su hijo el antibiótico, incluso si se siente mejor. Termine el ciclo completo del antibiótico a menos que el médico de su hijo le indique que lo suspenda.
  • Deseche los antibióticos que no se usaron. Pregúntele al médico de su hijo o al farmacéutico cómo desechar los antibióticos que no se usaron. No comparta el antibiótico de su hijo con otra persona. No le dé a su hijo un antibiótico sobrante para otra enfermedad sin consultar a su médico.
  • Pregunte acerca de las vacunas que su hijo necesita. Las vacunas pueden ayudar a evitar infecciones. Haga que su hijo se ponga una vacuna contra la gripe todos los años en cuanto esté disponible. Pregunte sobre otras vacunas que su hijo puede necesitar, tales como vacunas para prevenir la meningitis.
  • Pídale a su hijo que se lave las manos a menudo para evitar la propagación de la infección.
    Lavado de manos
  • Nunca debe solicitar que el médico de su hijo le recete antibióticos. El médico de su hijo puede recomendarle otros tratamientos en función de la enfermedad que padezca el niño. Un ejemplo incluye los medicamentos de venta libre, como el paracetamol o los antiinflamatorios no esteroides (AINE).

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene ampollas de la piel o quemaduras.
  • Su hijo tiene problemas para respirar, hinchazón de la boca o garganta o una erupción que se extiende por su cuerpo.
  • Su hijo tiene diarrea que contiene sangre.
  • Su hijo tiene cólicos estomacales graves.
  • Su hiijo tiene úlceras o manchas blancas en su boca.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene náuseas leves o moderadas, malestar estomacal o diarrea.
  • Su hijo tiene un sarpullido leve u otros problemas de piel.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide