Skip to Content

Hipertensión Y Diabetes

CUIDADO AMBULATORIO:

Hipertensión

es la presión arterial alta. La hipertensión es común en personas con diabetes. Este tipo de hipertensión se conoce como hipertensión secundaria. Una presión arterial normal es 119/79 o inferior. Puede controlar la hipertensión y la diabetes con un estilo de vida saludable, o una combinación de estilo de vida y medicamentos. Controlar la presión arterial y los niveles de azúcar en sangre puede ayudar a prevenir determinadas complicaciones de la diabetes. Por ejemplo, retinopatía (daño ocular) y daño renal.

Los signos y síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Dolor de cabeza
  • Visión borrosa
  • Dolor de pecho
  • Mareos o debilidad
  • Dificultad para respirar
  • Hemorragias nasales (sangrado de la nariz)

Llame o pídale a alguien que llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) en cualquiera de los siguientes casos:

Tiene alguno de los siguientes signos de un ataque cardíaco:

  • Estrujamiento, presión o tensión en su pecho
  • Usted también podría presentar alguno de los siguientes:
    • Malestar o dolor en su espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
    • Falta de aliento
    • Náuseas o vómitos
    • Desvanecimiento o sudor frío repentino
Usted tiene alguno de los siguientes signos de derrame cerebral:
  • Adormecimiento o caída de un lado de su cara
  • Debilidad en un brazo o una pierna
  • Confusión o debilidad para hablar
  • Mareos o dolor de cabeza intenso, o pérdida de la visión.

Llame a su médico o al equipo de atención diabética si:

  • Usted se siente mareado, confundido, somnoliento o como si se fuera a desmayar.
  • Usted se ha tomado su medicamento para la presión arterial pero su presión arterial todavía está más alta de lo que le indicó su médico.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para la hipertensión y la diabetes

puede incluir cambios de estilo de vida. Puede que también necesite medicamentos para bajar su presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre y colesterol. Un nivel bajo de colesterol ayuda a prevenir enfermedades cardíacas y facilita el control de la presión arterial. Tómese sus medicamentos exactamente como se lo indicaron.

Manejar la hipertensión y la diabetes:

Hable con su médico sobre estar y otras maneras de manejar la hipertensión y la diabetes:

  • Revise su presión arterial en casa. Evite fumar, consumir cafeína y hacer ejercicio al menos 30 minutos antes de controlar su presión arterial. Siéntese y descanse por 5 minutos antes de tomarse la presión arterial. Extienda su brazo y apóyelo en una superficie plana. Su brazo debe estar a la misma altura que su corazón. Siga las instrucciones que vienen con el monitor para la presión arterial o tensiómetro. Controle su presión arterial 2 veces, con diferencia de 1 minuto, antes de tomar su medicamento por la mañana. También controle su presión arterial antes de la cena. Mantenga un registro de su peso y llévelo con usted a las citas de control. Pregúntele a su médico cuál debe ser su presión arterial.
    Cómo tomar la presión arterial
  • Revise su nivel de azúcar en la sangre en su casa. Siga las instrucciones de su médico y revise su nivel de azúcar en la sangre como se indica. Lleve un registro de las lecturas de su azúcar en la sangre y llévelo consigo a sus citas de control. Pregúntele a su médico cuáles deben ser sus niveles de azúcar en la sangre.
    Como revisar su nivel de azúcar en la sangre
  • Controle cualquier otra condición médica que usted tenga. Las afecciones médicas tales como enfermedad renal, enfermedad de la tiroides o trastorno de la glándula suprarrenal pueden aumentar sus niveles de presión arterial y azúcar en la sangre. Siga las instrucciones de su médico y tómese sus medicamentos según dichas instrucciones.

Cambios de estilo de vida que usted puede hacer:

Hable con su médico acerca de estos y otros cambios de estilo de vida para la hipertensión y la diabetes:

  • Limite el sodio (la sal) como se le haya indicado. Demasiado sodio puede afectar el equilibrio de líquidos. Revise las etiquetas para buscar alimentos bajos en sodio o sin sal agregada. Algunos alimentos bajos en sodio utilizan sales de potasio para añadir sabor. Demasiado potasio también puede causar problemas de salud. Su médico le dirá qué cantidad de sodio y potasio es segura para el consumo en un día. Él puede recomendarle que limite el sodio a 2,300 mg al día.

  • Siga el plan de comidas recomendado por su médico. Un dietista o su médico pueden ayudarlo a crear plan de alimentos saludables. Los planes lo ayudarán a controlar el sodio, los carbohidratos y las grasas en sus comidas. Esto puede ayudarlo a controlar sus niveles de azúcar en la sangre y la presión arterial. Los planes generalmente incluyen comer más frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa. Su médico puede hablarle de los planes de alimentación de estilo mediterráneo y de los Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión (DASH). Estos planes de alimentación pueden ayudarlo a perder peso y a reducir su colesterol.

  • Realice actividad física regularmente. La actividad física puede ayudar a disminuir el nivel de azúcar en su sangre. También puede ayudar a disminuir el riesgo de tener enfermedades cardíacas y ayudarle a perder peso. Los adultos deben realizar actividad física de intensidad moderada durante al menos 150 minutos cada semana. Reparta la cantidad de actividad durante al menos 3 días a la semana. No deje de realizarla durante más de 2 días seguidos. Los niños deben hacer al menos 60 minutos de actividad física moderada la mayoría de los días de la semana. Ejemplos de actividad física moderada incluyen caminar a paso ligero, correr y nadar. No se siente por más de 30 minutos. Colabore con su médico para crear un plan de actividad física.
  • Disminuya el estrés. Esto podría ayudarlo a bajar su presión arterial. Aprenda sobre formas de relajarse, como respiración profunda o escuchar música. Yoga y meditación también pueden ayudar. Hable con su médico acerca de las formas de disminuir el estrés.
  • Conozca los riesgos si decide beber alcohol. El alcohol puede causar que sus niveles de azúcar en la sangre estén bajos si usa insulina. El alcohol puede causar niveles altos de azúcar en la sangre y de presión arterial, y aumento de peso si usted bebe demasiado. Las mujeres de 21 años o más y los hombres de 65 años o más deben limitar el consumo de alcohol a 1 bebida por día. Los hombres de 21 a 64 años deberían limitar el consumo de alcohol a 2 tragos al día. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.
  • No fume. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden aumentar su presión arterial y dificultar el control de los niveles de azúcar en la sangre. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
    Evite la enfermedad cardíaca

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Tendrá que regresar para que le tomen la presión arterial. También se necesitan otras pruebas de laboratorio, incluyendo la A1C para supervisar el control del nivel de azúcar en la sangre total. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.