Skip to Content

Hepatitis C En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Hepatitis C

es la inflamación del hígado causada por la infección del virus de la hepatitis C (VHC). La hepatitis C no es tan común en niños como en adultos.


Los signos y síntomas comunes son:

Es posible que su niño no presente síntomas. Si se desarrollan síntomas, él podría presentar cualquiera de lo siguiente:

  • Cansancio
  • Orina de color oscuro y heces claras
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos) y comezón en la piel
  • Dolor en las articulaciones, dolores corporales o debilidad
  • Pérdida del apetito, náuseas o vómitos

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene dolor abdominal severo.
  • Su hijo está demasiado mareado para levantarse.
  • Su hijo se siente confundido o tiene mucho sueño.
  • Su niño tiene evacuaciones intestinales rojizas o negras y pegajosas.
  • Su niño vomita sangre o un material que se parece al café molido.
  • Su hijo está vomitando y no puede retener alimentos ni líquidos.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su niño tiene sarpullido o inflamación en su abdomen o piernas.
  • A su hijo se le forman moretones fácilmente.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Tratamiento:

Es posible que la hepatitis C desaparezca sin tratamiento cuando es transmitida de la madre al bebé durante el parto. Es probable que su niño no necesite tratamiento si su cuerpo combate el VHC. La infección será crónica si no desaparece cuando su niño cumpla 2 años de edad. Los niños menores de 3 años por lo general no reciben tratamiento. El médico de su niño le comentará sobre cualquier tratamiento que pueda ser necesario para su niño o adolescente. Los medicamentos se administran para evitar la propagación del virus. Los medicamentos también podrían evitar o disminuir la inflamación y el daño al hígado. Rara vez se necesita cirugía para reemplazar el hígado de su niño con un hígado sano.

Prevenir la propagación de la hepatitis C:

  • Cúbrale a su niño cualquier herida abierta, en carne viva o un raspón. Si la sangre de una herida entra en contacto con una superficie, limpie la superficie con cloro inmediatamente. Póngase guantes antes de limpiar. Deseche cualquier artículo con sangre o fluidos del cuerpo según indicaciones de su médico.
  • No permita que su hijo comparta artículos personales. Estos artículos incluyen cepillos de dientes, cortauñas y afeitadoras.
  • Converse con su adolescente sobre tener relaciones sexuales de forma segura. Si su adolescente está teniendo relaciones sexuales, infórmele que debe usar un preservativo o condón durante el acto sexual. Las niñas que están teniendo relaciones sexuales deben exigir que su compañero use un condón.
  • Infórmele a los miembros de su familia que su niño tiene el virus de la hepatitis C (VHC). Las personas que conviven con su niño deben ser examinados por el VHC. El buen lavado de manos es importante para su niño y todos los que conviven con él. Todas las personas deben lavarse las manos después de ir al baño y antes de comer. Pregunte a su médico si usted les debe informar a los cuidadores de su niño o a las directivas de la escuela que su niño tiene hepatitis C.
  • Proteja a su bebé. Pregunte a su médico si no hay peligro de alimentar a su bebé con leche materna.
  • No permita que su niño done sangre. Las donaciones de sangre son analizadas por la presencia del virus de la hepatitis C, pero a la final es mejor no donar.

Sobrellevar la hepatitis C de su niño:

  • Consulte sobre las vacunas con el médico de su niño. Él necesitará las vacunas contra la hepatitis A y B si no se las han puesto. También deberían administrarle la vacuna contra la gripe cada año.
  • Ofrézcale una variedad de alimentos saludables. Alimentos saludables incluyen frutas, verduras, productos lácteos descremados, frijoles, carne magra y pescado. Pregunte si su niño necesita seguir una dieta especial.
  • Es importante que su niño consuma abundantes líquidos. Los líquidos ayudan a que el hígado funcione adecuadamente. Pregunte al médico de su niño cuál es la cantidad de líquido que su niño necesita al día y cuáles líquidos le recomiendan.
  • Ayude a su niño a descansar más. Haga que su niño regrese a sus actividades cotidianas a medida que empiece a sentirse mejor.
  • Hable con su adolescente sobre no consumir alcohol. El alcohol puede hacer que el daño al hígado sea mayor. Coméntele a su médico si su adolescente consume alcohol y necesita ayuda para dejar el vicio.
  • Hable con su adolescente sobre no fumar. La nicotina puede dañar los vasos sanguíneos e impedir el control de la hepatitis C. El tabaquismo también puede llevar a más daño del hígado. Pregunte a su médico por mayor información si su adolescente está fumando y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes que su adolescente use estos productos.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Es posible que su niño necesite que le ordenen exámenes o tratamientos de forma continua. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide