Skip to Content

Hemorragia Digestiva En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

La hemorragia digestiva puede ocurrir en cualquier parte del tubo digestivo de su hijo. Esto incluye el esófago, el estómago, los intestinos, el recto o el ano. La hemorragia puede ser de leve a grave. La hemorragia de su hijo puede comenzar repentinamente o lentamente y durar por más tiempo. La hemorragia que dura por más tiempo se denomina hemorragia digestiva crónica.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Consentimiento informado

es un documento legal que explica las pruebas, tratamientos, o procedimientos que su hijo podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender el cuidado médico de su hijo en términos y palabras que usted entienda. Antes de firmar el formulario de autorización, entienda los riesgos y beneficios de lo que le realizarán al niño. Asegúrese que todas sus preguntas hayan sido contestadas.

Apoyo emocional:

Permanezca con su niño para confortarlo y apoyarlo tan frecuente como le se posible mientras esta en el hospital. Solicite que algún otro miembro de familia o persona cercana a su niño se quede con él cuando usted no pueda. Lleve al hospital objetos de su casa que usted sabe que ayudarán a consolar a su bebé, como una cobija o juguete favorito.

Actividad:

Es posible que su hijo deba permanecer en cama hasta que la hemorragia esté controlada. El médico de su hijo le dirá cuándo es oportuno que se levante de la cama. No deje que su hijo se levante solo. Si el niño se siente débil o mareado, siéntelo o recuéstelo inmediatamente.

Nutrición:

Es posible que su hijo deba seguir una dieta líquida durante 1 a 2 días. Una dieta líquidos le dará tiempo al sistema digestivo de su hijo para sanar. Cuando desaparezcan los síntomas de su hijo, podrá consumir los alimentos que come habitualmente.

Medicamentos:

  • Antibióticos ayudan a tratar una infección provocada por una bacteria.
  • Los medicamentos contra las náuseas se podrían administrar para calmar el estómago de su niño y evitar el vómito.
  • Los medicamentos reductores de ácidos se pueden administrar para tratar una úlcera.

Exámenes:

  • Los análisis de sangre se hacen para medir los niveles de células sanguíneas de su hijo. Esta información puede decirles a los médicos la cantidad de sangre que su hijo perdió. Los análisis de sangre también se usan para comprobar si tiene una infección o para obtener información sobre la salud en general de su hijo.
  • Una muestra de la evacuación intestinal de su niño podría ser analizada en busca de sangre o de una infección.
  • Las imágenes por radiografía o tomografía computarizada pueden mostrar hemorragia o problemas en el tubo digestivo de su hijo. Se puede administrar líquido de contraste para ayudar a que el sistema digestivo de su hijo se vea mejor en las imágenes. Informe al médico de su niño si este alguna vez ha tenido una reacción alérgica al medio de contraste.
  • Una anoscopia se usa para ver si hay hemorragia en el recto o en el ano de su hijo. También pueden tomarse muestras de materia fecal para ser enviadas al laboratorio y allí examinadas.
  • Una endoscopia es un procedimiento para encontrar la causa de la hemorragia en el esófago, el estómago o el intestino delgado de su hijo.
  • Una colonoscopia es un procedimiento para encontrar la causa de la hemorragia en el intestino o en el recto de su hijo.

Tratamiento:

  • Una transfusión de sangre podría ser necesaria si su hijo pierde una cantidad grande de sangre.
  • La transfusión de plasma fresco congelado también se llama (pFc). El plasma forma parte de la sangre de su hijo. Contiene factores de coagulación que ayudan a controlar y detener las hemorragias. Su hijo puede necesitar un PFC para ayudar a detener la hemorragia en el tubo digestivo.
  • Una sonda nasogástrica se podría colocar en la nariz de su hijo. La sonda nasogástrica pasa por la garganta de su hijo y es guiada a su estómago. La sonda se pegará a un dispositivo de succión que saca el aire y los líquidos del estómago de su hijo.
  • Se podría realizar un tratamiento durante la endoscopia o colonoscopia . Se pueden inyectar medicamentos en el esófago, el estómago o el intestino para detener la hemorragia de su hijo. Se puede aplicar electricidad o calor para detener la hemorragia. También pueden utilizarse otros procedimientos, tales como bandas. Este procedimiento usa bandas de plástico para cortar el suministro de sangre a un vaso sanguíneo. Esto detiene el sangrado en el tubo digestivo de su hijo.
  • Cirugía puede ser necesaria para encontrar y detener la hemorragia digestiva.

RIESGOS:

La hemorragia digestiva podría ser mortal.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide