Skip to Content

Frenulectomía En Adultos

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que usted necesita saber acerca de la frenulectomía:

La frenulectomía es una cirugía para remover un pedazo pequeño de tejido que se conoce como frenillo. Es posible que usted necesite una cirugía si el frenillo que está unido al centro de su labio superior es demasiado grueso y le provoca un hueco grande entre sus dientes. Esto puede conllevar a que sus encías se muevan muy lejos de sus dientes (llamada recesión de las encías). Es posible que usted también necesite esta cirugía si tiene una dentadura que se mueve debido a que el frenillo la saca de su lugar. Con menor frecuencia, podría ser necesario que el frenillo debajo de su lengua sea extraído. Esta cirugía es más común en los niños. Usted podría necesitar esta cirugía si tenía la lengua anclada cuando era niño y no fue corregida y le está provocando problemas de lenguaje.

La forma para prepararse para la cirugía:

Su médico le indicará cómo prepararse para la cirugía. El proveedor podría indicarle que no coma ni tome nada después de la media noche del día de la cirugía. El proveedor le indicará cuáles medicamentos tomar y cuáles no antes de la cirugía. Es posible que le administren antibiótico a través de su vía intravenosa para evitar una infección bacteriana.

Qué sucederá durante la cirugía:

A usted le administrarán anestesia local para adormecer el área. Usted estará despierto, pero no debería sentir dolor. Su médico mantendrá su lengua o labio a un lado. El frenillo y parte del tejido a su alrededor serán cortados con tijeras médicas, con un láser o con un dispositivo electrocauterizador. Este dispositivo es una aguja que se calienta con la electricidad. Después de que se extrae el tejido, cerrarán la incisión con puntos de sutura o con calor de láser o del dispositivo.

Qué esperar después de la cirugía:

Es posible que usted tenga dolor, inflamación o sangrado leves después de la cirugía. Esto es normal y debería parar en pocos días. Si usaron puntos de sutura con usted, se disolverán por sí solos. Es posible que el tragar sea doloroso o difícil después de la cirugía, pero es importante que tome líquidos. Los líquidos ayudan a evitar la deshidratación. Pregunte a su médico sobre la cantidad de líquido que necesita tomar todos los días y cuáles le recomienda.

Riesgos de una frenulectomía:

Usted podría sangrar más de lo esperado durante la cirugía.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted presenta signos de deshidratación. Por ejemplo está más sediento de lo normal, tiene los labios resecos y agrietado y está orinando poco o nada en lo absoluto.
  • Usted tiene sangrado saliendo de sus puntos de sutura, que no se detiene o le provoca que se asfixie.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene problemas para tragar los alimentos.
  • Usted tiene problemas para pronunciar algunas palabras o para hablar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Antibióticos ayudan a evitar o a tratar una infección bacteriana.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Evite la deshidratación:

Es posible que usted sienta dolor al tragar después de la cirugía. Hable con su médico acerca de la cantidad de líquido que necesita cada día. Los líquidos ayudan a evitar la deshidratación. El proveedor podría sugerir maneras para que el tragar sea más cómodo.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide