Skip to Content

Fractura Pélvica En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Una fractura pélvica

es una rotura en un hueso pélvico o en la articulación de la cadera.

Cadera y pelvis

Los signos y síntomas comunes son:

  • Dolor, sensibilidad, moretones o hinchazón en el área del hueso pélvico de su niño
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo en la ingle o en la parte superior de los muslos de su niño
  • Molestia o dolor cuando su niño se sienta, está de pie, camina o tiene una evacuación intestinal
  • El hueso de la pierna o muslo está volteado hacia afuera
  • Las piernas no tienen la misma longitud

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • El niño de repente se siente mareado y tiene falta de aliento.
  • Su hijo tose sangre.

Busque atención médica de inmediato si:

  • La pierna del niño está caliente, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • Las piernas y los pies de su hijo se ponen azules o se sienten fríos y entumecidos.

Llame al médico u ortopedista de su niño si:

  • Su hijo tiene fiebre.
  • El dolor de su niño empeora, incluso después de tomar el medicamento.
  • La piel de su niño está inflamada, tiene sarpullido o picazón.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

El tratamiento

depende del daño y del tipo de fractura que su niño tenga. Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Los analgésicos recetados podrían administrarse. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé otros medicamentos al niño que contengan acetaminofeno sin consultar al médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cómo prevenir o tratar el estreñimiento.
  • El reposo en cama ayudará a proteger la pelvis de su hijo mientras se cura la fractura.
  • Aplique hielo en la pelvis de su niño durante 15 o 20 minutos cada hora o según se le indique. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbralo con una toalla antes de aplicarlo. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • Muletas o andador podrían ser necesarios para ayudar a su niño a caminar. Estos le ayudarán a quitar peso de su pelvis lesionada mientras sana.
  • Un dispositivo de fijación externa podría colocarse en la cadera de su niño para unir los huesos fracturados mientras sanan. Se utilizan tornillos o una abrazadera para sostener el dispositivo en los huesos pélvicos de su niño.
  • La cirugía para tratar una fractura pélvica severa. Para unir nuevamente los huesos, pueden usar clavijas, placas o tornillos.

Actividad:

  • Su hijo puede necesitar más descanso de lo que cree. El juego tranquilo mantendrá a su niño ocupado de manera segura de modo que no se inquiete y corra riesgo de lastimarse. Haga que su niño lea o dibuje silenciosamente. Siga las instrucciones sobre la cantidad de descanso que su niño debería tener mientras se está recuperando.
  • Pregunte al médico de su niño cuándo puede estar activo físicamente de nuevo. Juntos pueden planificar el mejor programa de ejercicios para el niño. Es mejor que comience lentamente y realice más actividades cuando se sienta más fuerte. No permita que su niño practique deportes, como el fútbol americano o el fútbol, mientras esté sanando su fractura. La pelvis fracturada puede volver a romperse. Su hijo también puede sangrar o tener moretones fácilmente.
  • Asegúrese de que su niño use sus muletas o el andador correctamente. Retire los tapetes sueltos del piso para evitar caídas. Podría ser más fácil que su niño se levante de una silla si utiliza sillas con apoyabrazos y cojines duros. Usted también puede hacer que su hijo use una silla de ducha para prevenir caídas mientras se baña.
    Prevención de caídas para niños

Hielo:

Aplique hielo en la cadera de su niño de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbralo con una toalla antes de aplicarlo. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.

Fisioterapia:

Un fisioterapeuta puede enseñarle a su niño ejercicios para fortalecer la cadera y las piernas después de que el dolor haya desaparecido.

Acuda a las consultas de control con el médico u ortopedista de su niño según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.