Skip to main content

Fractura De Pie En Los Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una fractura de pie?

Una fractura de pie es una rotura en uno de los huesos del pie de su niño.

Anatomía del pie

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fractura de pie?

  • Dolor e inflamación del pie lesionado
  • Disminución de la capacidad de mover el pie o de caminar
  • Moretones o ruptura o perforación de la piel en el pie lesionado
  • Una forma diferente del pie de su niño

¿Cómo se diagnostica una fractura en el pie?

El médico de su niño le examinará el pie. El médico puede tocar el pie de su niño para determinar si la sensación ha disminuido. Además buscará lesiones abiertas en la piel. Podría comprobar si puede mover el pie. Su niño puede necesitar cualquiera de las siguientes pruebas:

  • Una radiografía, tomografía computarizada o resonancia magnética se pueden usar para comprobar si su hijo tiene huesos rotos u otra lesión en el pie. El líquido de contraste podría usarse para ayudar a que el pie se vea mejor en las imágenes. Informe al médico si su hijo alguna vez ha tenido una reacción alérgica al medio de contraste. No permita que su hijo entre a la sala de la resonancia magnética con ningún objeto de metal. El metal puede causar lesiones serias. Informe al médico si su hijo tiene cualquier metal en o sobre su cuerpo.
  • Una gammagrafía ósea se puede usar para comprobar si hay huesos rotos. A su niño le administrarán por vía intravenosa una pequeña cantidad de medio radioactivo. Luego se tomarán imágenes del pie.

¿Cómo se trata una fractura del pie?

  • Una férula o un yeso en el pie y la parte inferior de la pierna de su hijo impedirán el movimiento y ayudarán a que el pie sane.
  • Los medicamentos podrían usarse para prevenir o tratar el dolor o una infección bacteriana. Su niño puede necesitar una vacuna antitetánica si tiene una herida en la piel. Esto puede ser necesario si su hijo no ha recibido una vacuna antitetánica en los últimos 5 a 10 años.
  • La cirugía puede usarse para regresar los huesos a su posición normal. Es posible que se usen alambres o tornillos para sujetar los huesos en su lugar.

¿Cómo puedo ayudar a que el pie de mi niño sane?

  • Haga que su hijo repose su pie y evite las actividades que le causan dolor.
  • Aplique hielo para disminuir la hinchazón y el dolor y prevenir el daño al tejido. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla antes de aplicarla sobre el pie de su niño. Use hielo por 15 a 20 minutos por hora o según las indicaciones.
  • Eleve el pie del niño por encima del nivel del corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Coloque el pie sobre almohadones o mantas para mantenerlo elevado cómodamente.
    Elevar la pierna (niño)

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • El dolor que siente su hijo aumentó y no desaparece, incluso después de haber tomado analgésicos.
  • El yeso del niño se rompe o se daña.
  • La pierna o los dedos del pie de su hijo están adormecidos.
  • La piel o las uñas de su niño están inflamadas, frías o se tornan blancas o azules.
  • La sangre impregna el yeso o la férula de su hijo.

¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo?

  • Su hijo tiene fiebre.
  • El yeso del niño tiene nuevas manchas de sangre o huele mal.
  • Su hijo presenta más inflamación que antes de que le pusieran el yeso o la férula.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.