Skip to Content

Fractura De Mano En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Una fractura de mano

es una rotura en uno de los huesos de la mano de su niño.

Los signos y síntomas comunes de una fractura de mano incluyen los siguientes:

  • Dolor o sensibilidad
  • Inflamación o moretones en la mano
  • Dificultad para mover la mano
  • Una protuberancia anormal o forma anormal de la mano de su hijo
  • Hueso del nudillo se ve hundida en

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene un fuerte dolor que no mejora con el analgésico.
  • Su hijo dice que la férula o el yeso se sienten muy ajustados.
  • El yeso o la férula de su hijo se mojan, se dañan o se salen.
  • La mano o el antebrazo de su hijo están fríos, entumecidos o pálidos.

Llame al médico o especialista en manos de su hijo si:

  • Su hijo tiene llagas nuevas alrededor de su yeso o férula.
  • Nota que sale mal olor de adentro del yeso.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

El tratamiento

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • Una férula o un yeso en la mano, la muñeca y el antebrazo de su hijo impedirá el movimiento mientras la mano sana.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté tomando su hijo para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Puede administrarse podrían administrarse. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé otros medicamentos al niño que contengan acetaminofeno sin consultar al médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cómo prevenir o tratar el estreñimiento.
  • La reducción cerrada se usa para volver a colocar los huesos en la posición correcta sin necesidad de cirugía.
  • Cirugía de reducción abierta podría ser necesaria para volver a colocar los huesos en su posición correcta. Se pueden usar alambres, clavos, placas o tornillos para mantener las piezas rotas alineadas correctamente.

Ayude a controlar los síntomas de su niño:

  • Su hijo debe usar su férula como se le indicó. No retire la férula hasta que no acuda a la consulta de seguimiento con el médico o especialista en manos de su hijo.
  • Aplique hielo en el dedo de su hijo por 15 a 20 minutos cada hora o según las indicaciones. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbralo con una toalla antes de aplicarlo sobre la piel de su niño. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • Eleve el dedo de su hijo por encima del nivel de su corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Apoye la mano de su hijo sobre almohadas o mantas para mantenerla elevada de manera confortable.
    Elevar el brazo

Bañarse con un yeso o una férula:

Pregunte cuándo su hijo puede tomar un baño o una ducha. No permita que el yeso o la férula se mojen. Antes de que el niño tome un baño o ducha, cubra el yeso o la férula con una bolsa plástica. Adhiera la bolsa a la piel de su niño por encima del yeso o la férula para impedir que entre el agua. Haga que su niño mantenga la mano fuera del agua en caso que la bolsa se rompa o desgarre.

Cuidado del yeso o la férula:

  • Revise diariamente la piel alrededor del yeso o la férula por si está enrojecida o irritada. Es posible que la férula esté demasiado apretada si se le duermen o siente un hormigueo en los dedos. Suelte un poco las cintas de la férula.
  • No permita que el niño empuje ni se apoye sobre ninguna parte del yeso o la férula.
  • No permita que su hijo use objetos afilados o punzantes para rascarse la piel debajo del yeso o la férula.

Acuda a las consultas de control con el médico o especialista en manos de su hijo según le indicaron:

Es posible que su niño deba regresar a que le quiten el yeso o la férula. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.