Skip to main content

Fractura De La Apófisis Espinosa

Medically reviewed by Drugs.com. Last updated on Apr 2, 2024.

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una fractura de la apófisis espinosa?

Una fractura de la apófisis espinosa es una rotura o grieta en la parte posterior de una vértebra. Los músculos y ligamentos de la espalda están unidos a esta parte de la vértebra. Cuando una vértebra está dañada, la médula espinal también puede estar dañada. La mayoría de las fracturas de la apófisis espinosa no causan daño a la médula espinal.

Columna vertebral

¿Qué aumenta mi riesgo de una fractura de la apófisis espinosa?

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fractura de la apófisis espinosa?

Los signos y síntomas dependen del lugar donde se produjo la fractura y de su gravedad:

¿Cómo se diagnostica una fractura de la apófisis espinosa?

Su médico lo examinará y le hará preguntas acerca de sus síntomas. Dígale cómo sucedió la lesión. Es posible que también necesite alguno de los siguientes tratamientos:

¿Cómo se trata una fractura de la apófisis espinosa?

¿Qué puedo hacer para manejar mis síntomas?

La fractura puede tardar semanas o meses en cicatrizar. Lo siguiente le puede ayudar a controlar los síntomas:

¿Qué puedo hacer para prevenir otras lesiones?

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos), o pídale a alguien que llame si:

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.