Skip to Content

Fractura De La Apófisis Espinosa

LO QUE NECESITA SABER:

Una fractura de la apófisis espinosa es una rotura o grieta en la parte posterior de una vértebra. Su médico podría darle instrucciones específicas para la atención en su casa. Esto depende de dónde ocurrió la fractura y de su gravedad.

Columna vertebral

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos), o pídale a alguien que llame si:

  • Usted se siente mareado, le falta el aire o tiene dolor en el pecho.
  • Usted expectora sangre.
  • Imposibilidad de mover los brazos o las piernas.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su brazo o pierna se siente caliente, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.
  • Usted tiene nuevos problemas para orinar o defecar.
  • Usted tiene dolor intenso.

Llame a su médico u ortopedista si:

  • No puede dormir o descansar por el dolor.
  • Tiene dolor o inflamación que empeora o no desaparece.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Puede administrarse podrían administrarse. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

El manejo de sus síntomas:

La fractura puede tardar semanas o meses en cicatrizar. Lo siguiente le puede ayudar a controlar los síntomas:

  • Repose según le indicaron. El reposo ayudará a que la fracture cicatrice. Evite las actividades que puedan provocar dolor o más lesiones. Por ejemplo, los deportes o palear objetos pesados. Comience lentamente con sus movimientos normales en la forma que su médico le indique. Su médico le dirá cuándo está bien manejar y regresar a sus actividades normales.
  • Aplique hielo para ayudar a disminuir la inflamación y el dolor. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbralo con una toalla antes de aplicarlo sobre su piel. Aplique hielo por 15 a 20 minutos por hora o según indicaciones.
  • Vaya a fisioterapia según las indicaciones. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.

Evite más lesiones:

  • Fortalezca sus músculos y huesos. Las actividades que implican soportar peso, como caminar, ayudan a fortalecer los huesos. Las actividades que ayudan a fortalecer los músculos, como el levantamiento de pesas, ayudan a proteger los huesos. Su médico puede ayudarle a crear un plan de actividad física que sea seguro. También puede ayudarlo a controlar cualquier condición que debilite sus huesos, como la osteoporosis.
    Caminar para ejercitarse
    Entrenamiento de fuerza para adultos
  • Palee objetos de manera segura. Mantenga la pala cerca de su cuerpo para reducir la tensión en la espalda. Doble las rodillas y levante enderezando las piernas. No levante nada con los brazos solamente. Mueve la pala de una mano a la otra para trabajar diferentes músculos. Intente no levantar la pala por encima de la cintura. Tome descansos frecuentemente. Párese y enderece la columna vertebral.
  • Alcance o mantenga un peso saludable. El sobrepeso pone más presión sobre el cuello y la espalda. Su médico puede ayudarlo a elaborar un plan para perder peso de manera segura, si lo necesita.
  • Aumente su consumo de calcio y vitamina D, según se lo indicaron. El calcio y la vitamina D trabajan juntos para fortalecer sus huesos. La leche, el queso, el brócoli, el tofu, las almendras y el salmón o las sardinas en lata son buenas fuentes de calcio. La vitamina D se encuentra en los aceites de pescado, en algunas verduras y en la leche, los cereales y el pan fortificados. La vitamina D también se forma en la piel cuando es expuesta al sol.

  • Reduzca el riesgo de lesiones o accidentes. Siempre use el cinturón de seguridad cuando esté en un automóvil u otro vehículo. Use equipo de protección adecuado cuando practique deportes. Mantenga los pasillos de su casa despejados para que no tropiece mientras camina. Use los pasamanos al subir o bajar las escaleras.

Acuda a sus consultas de control con su médico u ortopedista según le indicaron:

Es probable que usted necesite regresar a que le realicen radiografías u otros exámenes. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.