Skip to main content

Fotocoagulación Panretiniana

CUIDADO AMBULATORIO:

La fotocoagulación panretiniana

es un procedimiento utilizado para tratar las fugas de vasos sanguíneos en la retina. Ciertas afecciones debilitan los vasos sanguíneos, haciendo que produzcan una fuga. La retinopatía diabética proliferativa es la afección más frecuente que se utiliza para tratar la fotocoagulación panretiniana. Esta afección hace que la retina cree vasos sanguíneos nuevos y débiles que también tienen fugas. La fotocoagulación panretiniana produce cientos de pequeñas quemaduras que sellan los vasos que gotean en la parte periférica (externa) de la retina. También se impide el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. La fotocoagulación panretiniana no le devolverá la pérdida de la visión, pero puede evitar que esta empeore.

Anatomía del ojo

Cómo prepararse para la fotocoagulación panretiniana:

  • Su médico le indicará cómo prepararse. Consiga que alguien lo lleve a su casa después de su procedimiento. Usted podría necesitar que le realicen más de un tratamiento. Asegúrese de que alguien lo lleve a su casa después de cada sesión de tratamiento.
  • Es posible que le pidan que traiga gafas de sol oscuras a su cita de fotocoagulación panretiniana. Sus pupilas se dilatarán (ensancharán) para ayudar a que su médico vea su retina más fácilmente. Sus pupilas absorberán más luz solar dañina de lo normal mientras están dilatadas. Necesitará usar las gafas de sol oscuras durante el viaje de regreso a casa. También las necesitará cuando está al aire libre hasta que sus pupilas vuelvan a su tamaño normal.
  • Informe a su médico sobre todos los medicamentos que usted toma actualmente. El médico le dirá si necesita dejar de usar alguno de estos medicamentos para el procedimiento y cuándo debe hacerlo. Le dirá qué medicamentos puede tomar o no el día del procedimiento.

Lo qué sucederá durante la fotocoagulación panretiniana:

  • Se le puede administrar anestesia local en forma de gotas para los ojos o inyecciones para ayudar a prevenir molestias. Igualmente usted podría sentir un dolor leve durante el procedimiento, pero no debería sentir dolor. Se colocará una lente de contacto en su córnea. La lente mantendrá el ojo quieto y ayudará al enfoque del láser.
  • La máquina utilizada para el procedimiento es similar a la máquina utilizada durante un examen ocular regular. Se sentará con la barbilla en el mentón y la frente contra el reposacabezas. Es posible que se le pida que mire a un objetivo con el ojo que no está siendo tratado. Esto le ayuda a mantener el ojo tratado donde su médico lo quiere durante el tratamiento.
  • El láser se dirigirá a muchos vasos sanguíneos en la parte periférica (externa) de la retina. Podría ver destellos de luz brillante durante el procedimiento. Coméntele al médico si siente dolor intenso mientras se está utilizando el láser. Es posible que necesite hacer cambios en el procedimiento.
  • Se puede administrar tratamiento anti-factor de crecimiento endotelial vascular (anti-VEGF) para reducir la inflamación y mejorar la visión. Durante este tratamiento, se inyecta el medicamento en el vítreo del ojo. El vítreo es el material gelatinoso que llena el interior del ojo.

Qué esperar después de la fotocoagulación panretiniana:

  • Es probable que usted pueda reanudar la mayoría de sus actividades de inmediato.
  • Usted puede sentir un leve dolor en el ojo o ver destellos de luz durante uno o dos días.
  • Su visión puede ser borrosa hasta por una semana.
  • Usted puede tener dolor de cabeza durante unas horas.

Riesgos de la fotocoagulación panretiniana:

Usted puede tener sangrado intenso en el ojo o la retina puede desprenderse (salirse). Usted puede tener visión borrosa temporal o permanente, pérdida de la visión, visión doble o problemas de visión periférica. Es posible que usted tenga dificultad para manejar de noche. Es posible que no vea el color o el contraste tan bien como antes de la fotocoagulación panretiniana. El párpado puede caerse. Pueden crecer nuevos vasos sanguíneos y es posible que necesite fotocoagulación panretiniana para controlar el crecimiento. La fotocoagulación panretiniana también puede causar edema que pone presión en los vasos sanguíneos. La presión puede causar más fugas que llevan a la pérdida de la visión. Usted todavía puede perder su visión incluso con una fotocoagulación panretiniana exitosa.

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • De repente usted no puede ver.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su visión parece estar cubierta por una cortina oscura.
  • Tiene dolor intenso en el ojo.
  • Usted tiene más dificultad para ver.

Llame a su médico u oftalmólogo si:

  • Tiene problemas con la visión nuevos o que empeoran.
  • Continúa teniendo dolor de cabeza después de 2 días.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Acetaminofén

puede ayudar a aliviar el dolor o la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4,000 miligramos) en total de acetaminofeno en 24 horas.

No conduzca según las instrucciones:

Su visión puede verse afectada durante varios días. Es posible que no pueda ver por los lados de los ojos (visión periférica). Esto puede dificultar la conducción segura. Pídale a alguien que lo lleve hasta que su médico le diga que puede conducir.

Proteja su visión:

  • Hágase un examen de la vista tan a menudo como se le indique. Por lo general, los exámenes oculares se realizan cada 2 a 3 meses para controlar la retinopatía diabética proliferativa. Si usted tiene edema macular diabético, puede necesitar exámenes cada 4 a 6 semanas. El diagnóstico y tratamiento tempranos de los problemas de los ojos podrían evitar daños permanentes en la visión.
  • Mantenga bajo control las afecciones que pueden causar problemas de la visión. Por ejemplo, diabetes, presión arterial alta y colesterol alto. Siga las indicaciones de sus médicos que controlan estas condiciones.
  • Use lentes de sol con protección contra los rayos ultravioleta (UV). Los rayos ultravioleta del sol pueden dañar sus ojos. Puede aumentar el riesgo de pérdida de la visión.
  • Coma alimentos que contengan nutrientes saludables para los ojos. Los nutrientes saludables incluyen vitamina A, vitamina C, vitamina E, ácidos grasos omega 3, luteína y zeaxantina. Pueden encontrarse en los alimentos como la espinaca, col verde, berza, pescado y aceites vegetales. Pida a su médico una lista completa de los alimentos que contienen nutrientes saludables para la vista. Es posible que usted necesite tomar una vitamina o suplemento para ayudarlo a obtener suficientes de estos nutrientes.
  • Ejercítese según indicaciones. Pregunte a su médico acerca del mejor plan de ejercicio para usted. Él le indicará cómo controlar su azúcar en la sangre cuando usted se ejercita. Es probable que usted necesite revisarse su nivel de azúcar en la sangre con más frecuencia mientras se ejercita. Tenga a mano una merienda pequeña en caso de necesitarla mientras se ejercita y su azúcar en la sangre baja demasiado.
    Caminar para ejercitarse
  • No fume. La nicotina puede dañar los vasos sanguíneos de los ojos. No use cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo en vez de cigarrillos o para tratar de dejar de fumar. Todos estos aún contienen nicotina. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar.

Acuda a sus consultas de control con su médico u oftalmólogo según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.