Skip to Content

Fijación In Situ De La Epífisis Capital Femoral Deslizada

CUIDADO AMBULATORIO:

Lo que necesita saber acerca de la fijación in situ del deslizamiento de la epífisis de la cabeza femoral (DECF):

La fijación in situ es la cirugía para corregir el DECF de su hijo. Se utilizará un tornillo o alambres para fijar la epífisis (cabeza) del fémur (hueso del muslo).

Cómo ayudar a su hijo a prepararse para la fijación in situ:

El médico hablará con usted sobre cómo debe preparar a su hijo para la cirugía. El médico puede indicarle que no coma ni beba nada después de la medianoche del día de la cirugía. El médico le indicará cuáles medicamentos su hijo puede tomar y cuáles no el día de la cirugía.

Qué sucederá durante la fijación in situ:

El niño recibirá anestesia general para mantenerlo dormido y sin dolor durante la cirugía. El cirujano hará una pequeña incisión en la cadera de su hijo. Introducirá una guía de alambre a través de la incisión y la acercará al fémur de su hijo. El cirujano usará la fluoroscopia (un tipo de radiografía) para ayudarse a ubicar la guía en el lugar correcto. Se hará un orificio en la cabeza del fémur. Se insertará un tornillo sobre la guía. Luego se colocará el tornillo en el hueso para mantener la cabeza del fémur en su lugar. La incisión se cerrará con puntos de sutura y se cubrirán con un vendaje.

Qué pasará después de la fijación in situ:

Su hijo no podrá colocar peso del lado del cuerpo donde se realizó la cirugía durante 4 a 6 semanas. Deberá utilizar muletas o una silla de ruedas si la cirugía se realiza en ambas caderas.

Riesgos de fijación in situ:

El hueso de su hijo puede fracturarse (romperse) durante la cirugía. La cabeza del fémur de su hijo puede deslizarse incluso más lejos del hueso durante la cirugía. La falta de flujo sanguíneo al hueso de su hijo puede llevar a la muerte del tejido óseo. Esto puede provocar la rotura del hueso. El tornillo o los alambres pueden introducirse en el espacio de la articulación de la cadera y provocar el desgaste del cartílago. Esto puede causar dolor y disminución del movimiento de la pierna.

Comuníquese con el médico de su niño si:

  • El dolor que siente su hijo es intenso, incluso después de haber tomado el medicamento.
  • Su hijo tiene fiebre o escalofríos.
  • La herida de su hijo se enrojece, se calienta o supura líquido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté tomando su hijo para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Puede administrarse podrían administrarse. Consulte con el médico de su niño sobre cuál es la forma segura de administrar este medicamento. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No le dé a su niño otros medicamentos que contengan acetaminofeno sin consultar con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte cómo puede prevenir o tratar el estreñimiento.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Cuidado del niño:

  • Pregunte acerca de la actividad. Pregunte cuándo su hijo puede retomar sus actividades diarias, como la escuela o los deportes.
  • Use dispositivos de apoyo como se le indique. Su hijo tendrá que usar muletas durante 4 a 6 semanas después de la cirugía. Es importante usar muletas correctamente. Pídale al médico de su hijo más información acerca de cómo usar muletas, si fuera necesario. Su hijo podría necesitar usar una silla de ruedas si la cirugía se realizó en ambas caderas.
  • Lleve a su niño a fisioterapia como se le indique. Un fisioterapeuta puede enseñarle a su niño ejercicios que le ayudarán a mejorar el movimiento y fortalecimiento, con el fin de disminuir el dolor.

Programe una cita con el médico de su hijo como se le haya indicado:

Su hijo puede necesitar regresar para radiografías cada 3 a 6 meses hasta que sus huesos maduren. Es posible que se examine su otra pierna para detectar SFCE. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.