Skip to Content

Fibrosis Hepática

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la fibrosis hepática?

La fibrosis hepática es tejido cicatricial que se genera en el hígado cuando éste trata de reparar una lesión. El tejido cicatricial reemplaza el tejido sano del hígado con el paso del tiempo. El hígado produce enzimas y bilis que ayudan a digerir los alimentos, dándole energía a su cuerpo. También elimina materiales nocivos de su cuerpo, como el alcohol y otros químicos. La fibrosis hepática no manifiesta signos ni síntomas. Es posible que tenga signos o síntomas de una afección que causa la fibrosis, o si desarrolla cirrosis con el paso del tiempo.


¿Qué causa o aumenta el riesgo de tener un fibrosis hepática?

Usted puede haber nacido con una afección llamada fibrosis hepática congénita. Todo lo que lesiona el hígado también puede conducir a una fibrosis:

  • El abuso del alcohol
  • Una infección viral crónica que afecta al hígado, como hepatitis B o C
  • Ciertos medicamentos, como corticosteroides o medicamentos para tratar la tuberculosis (TB)
  • Un trastorno metabólico, como la hemocromatosis (demasiado hierro en la sangre) o la enfermedad de Wilson
  • Hígado graso no alcohólico
  • Problemas de flujo sanguíneo que entra o sale de su hígado, tales como los que se originan por el síndrome de Budd-Chiari, insuficiencia cardíaca o trombosis venosa portal.
  • Una enfermedad autoinmune que afecta al hígado, como hepatitis autoinmune o cirrosis biliar primaria

¿Cómo se diagnostica la fibrosis hepática?

  • Se pueden hacer análisis de sangre para revisar la función de su hígado. Al hacer los examenes para revisar su función hepática pueden aparecer los problemas con el hígado. A veces, estas pruebas se utilizan si usted toma ciertos medicamentos o si tiene un riesgo de fibrosis hepática.
  • Se puede usar ultrasonido, tomografía computarizada o resonancia magnética para revisar su hígado, el bazo o la vena porta. Estas pruebas no pueden detectar tejido cicatricial en el hígado, pero pueden identificar otros problemas. Es posible que le administren líquido de contraste para que su hígado se vea mejor en las imágenes. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. No entre a la sala donde le harán el estudio por resonancia magnética con ningún objeto de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale al médico si usted tiene algo de metal dentro de su cuerpo o por encima.
  • La elastografía es un examen que utiliza ondas de ultrasonido o IRM para comprobar si su tejido hepático está rígido. Esto puede ayudar a su médico a saber si usted tiene fibrosis hepática avanzada o cirrosis.
  • Se puede hacer una biopsia del hígado para confirmar la fibrosis hepática o para averiguar en qué grado se agravó. Una biopsia es un procedimiento que se usa para tomar una muestra de tejido del hígado para ser examinado.

¿Cómo se trata la fibrosis hepática?

Si la fibrosis hepática se detecta temprano, el hígado se puede reparar solo, sin tratamiento. Puede necesitar tratamiento si la fibrosis avanza hasta el punto en que su hígado no puede sanar por sí mismo. La fibrosis hepática no se trata directamente. Será necesario tratar la causa de su fibrosis hepática. Algunas de las causas no pueden ser tratadas. Un ejemplo es la fibrosis hepática congénita. Si la causa de su fibrosis se puede tratar, su médico conversará con usted sobre las opciones. Es posible que el médico haga cambios en sus medicamentos. Posiblemente reciba medicamentos antivirales si la causa es un virus. Tal vez necesite tratamiento para reducir la cantidad de hierro u otros metales en la sangre. También podrían darle medicamentos para reducir la inflamación del hígado.

¿Qué puedo hacer para prevenir o controlar la fibrosis hepática?

  • No consuma alcohol. El alcohol puede dañar el hígado y empeorar la fibrosis hepática. Si la causa de su fibrosis es el alcohol, es posible que deba dejar de beber definitivamente. Esto puede ayudar a prevenir afecciones hepáticas peores, como hepatitis alcohólica y cirrosis. Pida más información a su médico si necesita dejar de fumar.
  • Hable con su médico sobre hepatitis B y C. Es probable que necesite una vacuna para la hepatitis B. La hepatitis C no se puede prevenir con una vacuna, pero usted puede tomar medidas para prevenirla. Su médico puede darle más información sobre la prevención de la hepatitis.
  • Pregunte sobre los medicamentos. Algunos medicamentos pueden dañar su hígado. El acetaminofén es un ejemplo. Hable con su médico sobre todos sus medicamentos. No tome medicamentos de venta libre ni suplementos naturales hasta que su médico se lo autorice.
  • Mantenga un peso saludable. El sobrepeso aumenta su riesgo de enfermedad de hígado graso. Esto puede conducir a una fibrosis hepática. Consulte con su médico cuánto debería pesar. Pídale que lo ayude a crear un plan para bajar de peso si tiene sobrepeso.
  • Ejercítese según indicaciones. Los ejercicios aeróbicos 3 veces por semana durante 20 a 45 minutos pueden ayudarle a disminuir la acumulación de grasa en su hígado. Pregunte a su médico acerca del mejor plan de ejercicio para usted.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Algunos ejemplos son los vegetales, las frutas, los panes integrales, los productos lácteos bajos en grasas, los frijoles, las carnes magras y el pescado. Los alimentos bajos en carbohidratos simples, o con bajo contenido de jarabe de maíz alto en fructuosa y grasas trans pueden ayudarle a disminuir la acumulación de grasas en su hígado. La enfermedad hepática puede cambiar la manera en que su organismo utiliza los nutrientes de los alimentos. Pregunte si necesita seguir una dieta especial.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Le falta el aire.
  • Tiene dificultad para pensar claramente o se siente confundido.
  • Se siente desvanecer o desmayar.
  • Tiene temblores, escalofríos y fiebre.
  • Vomita sangre o ve sangre en las evacuaciones intestinales.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Tiene más dolor o inflamación en su abdomen.
  • Se siente más cansado que de costumbre.
  • Se le forman hematomas o sangra fácilmente.
  • Su piel o la parte blanca de sus ojos se ven amarillas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2018 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide