Skip to Content

Fasciotomía En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

El cuidado de una fasciotomía dependerá de la parte del cuerpo de su hijo donde se hizo la cirugía. También dependerá de la razón por la que se realizó. Para cualquier fasciotomía, es importante cuidar el área quirúrgica manteniéndola limpia y revisando si hay signos de infección. Su hijo puede necesitar también fisioterapia o terapia ocupacional si tiene dificultad para usar un brazo o una pierna después de la cirugía.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Los puntos de sutura o grapas se abren.
  • Su hijo tiene sangrado en la zona de la cirugía que no se detiene después de 10 minutos de presión firme.
  • Su hijo no puede mover el brazo o la pierna que tenía la fasciotomía.
  • Su hijo tiene signos de infección en la zona de cirugía, como líneas rojas, pus o mal olor.
  • Su hijo tiene una inflamación nueva o empeorada en la zona de la cirugía.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene dolor nuevo o empeorado en la zona de la cirugía.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Antibióticos ayudan a combatir o a tratar una infección bacteriana.
  • Los analgésicos podrían ser administrados. No espere hasta que el dolor sea intenso para darle el medicamento a su hijo.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Cuidado de la herida:

Busque signos de infección cada vez que cure la herida de su hijo. Los signos incluyen líneas rojas, pus y una secreción maloliente. Enséñele a su hijo a buscar estos signos todos los días.

  • Lávese las manos antes y después de limpiar la herida.
  • Mantenga las vendas limpias y secas. No deje de usar el vendaje de la herida a menos que el médico de su hijo lo autorice.
  • Limpie la herida y cambie el apósito todas las veces que lo indicó el médico de su hijo.
  • Si su hijo tiene tiras de cinta médica en la zona de la incisión, no las quite. Estas se despegarán solas al cabo de 7 a 10 días. Puede recortar los bordes que empiezan a despegarse para evitar que se rasguen.
  • Aplique presión firme y constante sobre la herida de su hijo si sangra. Use una gasa o una toalla limpia.

Cuidado del niño:

  • Pídale a su niño que repose lo necesario. El descanso puede ayudar a que su hijo se cure y evitar que se cause más daño en la zona de cirugía. Intente hacer que su hijo descanse con frecuencia durante el día. Es posible que su hijo adolescente deba esperar hasta 3 semanas antes de poder conducir. Pregunte cuándo su hijo puede regresar a sus actividades normales. El tiempo dependerá de la edad de su hijo y el motivo de la fasciotomía. También dependerá de dónde se hizo la fasciotomía. Pregunte al médico cuándo su hijo puede empezar a practicar deportes nuevamente.
  • Eleve la zona, si es posible. Si a su hijo se le realizó la fasciotomía en un brazo o una pierna, eleve la zona por encima del nivel del corazón tan a menudo como sea posible. Coloque el área sobre almohadas para mantenerla elevada cómodamente. La elevación ayuda a disminuir la inflamación.
  • Aplique hielo en la zona como se le indique. El hielo ayuda a aliviar el dolor y la inflamación, y puede ayudar a evitar daño al tejido. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cubra el paquete o la bolsa de hielo con una toalla pequeña antes de aplicarlos sobre la piel de su hijo. Aplique hielo durante 15 a 20 minutos por hora o según indicaciones.
  • Pídale a su hijo que repose como se le indique. Su hijo podrá tomar una ducha unos 2 días después de la cirugía. Quite el vendaje antes de la ducha. No retire las tiras de cinta que cubren el área de la incisión. Después de la ducha, seque la zona dando palmadas con una toalla limpia. Envuelva la zona de la incisión como se indica después de que la piel de su hijo esté seca. Enseñe a su hijo más grande a ducharse de forma segura. Muéstrele cómo envolver la venda después de que la piel esté seca. De todas formas, debe comprobar que el vendaje de su hijo no esté demasiado apretado.
  • Haga que su hijo use las muletas si se lo indican. Si la fasciotomía de su hijo se hizo en una pierna, su hijo puede necesitar usar muletas hasta que se cure. Las muletas lo ayudarán a evitar la presión de la pierna. Pregúntele a su médico cuánto tiempo necesita usar muletas.
  • Ofrézcale a su hijo una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables le dan a su hijo los nutrientes que el cuerpo necesita para sanar la herida. Los alimentos sanos incluyen frutas, vegetales, granos (panes y cereales), productos lácteos, y alimentos de proteína. Los alimentos con proteínas incluyen carne, pescado, nueces y productos de soya. Las proteínas, calorías, vitamina C y zinc ayudan a curar las heridas. Solicite más información sobre los alimentos que su hijo debe comer para mejorar la cicatrización.
  • Su niño debe consumir más líquidos. Los líquidos evitan la deshidratación, que podría disminuir el suministro de sangre a la herida. Pregúntele al médico de su hijo cuánto líquido necesita tomar por día.

Acuda con su hijo a fisioterapia y terapia ocupacional según le indicaron:

Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para mejorar la fuerza y flexibilidad muscular. Un terapeuta ocupacional puede enseñarle al niño cómo hacer las actividades diarias de una forma nueva si es necesario. La fisioterapia y la terapia ocupacional pueden ayudar a reducir el dolor y facilitar el movimiento.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide