Skip to Content

Faja Lumbar

CUIDADO AMBULATORIO:

Una faja lumbar

es un dispositivo que se usa para proporcionar soporte y estabilidad a su espalda baja. Una faja lumbar podría ser suave o dura. Generalmente una faja suave está hecha de tela y le permite tener algo de movimiento. El cierre de la faja usa correas o cordones que van alrededor de su espalda baja y abdomen. Las fajas duras están hechas de un material duro que mantiene a su espalda estable y limita el movimiento.

Razones por las que usted puede llegar a necesitar una faja lumbar:

Las fajas lumbares podrían usarse como parte de un plan de tratamiento para condiciones que afectan la parte baja o lumbar de su columna. Estas podrían incluir dolor de lumbago, artritis, esguince, torcedura o una enfermedad degenerativa del disco. Las fajas duras podrían usarse para estabilizar la columna después de una fractura o una cirugía. Las fajas lumbares también podrían usarse para ayudar a evitar el dolor en la parte baja de la espalda.

Busque atención inmediata si:

  • Usted tiene dolor de espalda severo.
  • Usted tiene adormecimiento o debilidad en sus piernas.
  • Usted tiene problemas para orinar o tener una evacuación intestinal.

Comuníquese con su proveedor de salud si:

  • El dolor de su espalda empeora cuando usa su faja.
  • Su piel está adolorida o en carne viva después de usar su faja.
  • Su faja está dañada o rota.
  • Usted tiene preguntas acerca de su condición o cuidados a seguir.

Cómo usar una faja lumbar de forma segura:

  • Haga que la faja lumbar sea ajustada a su medida por su proveedor de salud. Es muy importante que su faja sea de la talla correcta para usted y que le quede adecuadamente. Consulte con su proveedor de salud si tiene preguntas acerca de cómo usar su faja correctamente.
  • Use su faja como se le indique. Es posible que usted necesite usar su faja durante ciertas actividades o todo el tiempo. Por ejemplo, usted podría necesitar usarla durante alguna actividad que pudiera lesionar su espalda. Revise con frecuencia que la faja esté bien acomodada. Si no le queda adecuadamente o si se sale de su lugar, podría provocarle mayores lesiones. Es posible que su proveedor de salud le recomiende que use una camiseta debajo de la faja para proteger su piel.
  • Inspeccione su faja con frecuencia. No use su faja si está dañada o rota. Pregunte a su proveedor de salud cómo cuidar y limpiar su faja.
  • Comience a fortalecer su espalda baja como se le indique. Es posible que usted necesite acudir con un fisioterapeuta para fortalecer la parte baja de su espalda haciendo ejercicios. Pregunte cuánta actividad física es segura para usted.

Programe una cita con su proveedor de salud como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide