Skip to Content

Epilepsia De Ausencia Juvenil

CUIDADO AMBULATORIO:

La epilepsia de ausencia juvenile (EAJ)

es un trastorno cerebral que hace que su hijo tenga crisis de ausencia. Una convulsión es un episodio de actividad cerebral anormal. Una crisis de ausencia hace que su hijo se quede mirando algo fijamente sin ser consciente de su entorno. Esto dura, generalmente, hasta 45 segundos. La crisis comienza y se detiene repentinamente. Entonces su hijo vuelve a la actividad que estaba haciendo antes de la crisis. Su hijo no es consciente de que tuvo una crisis. A menudo ocurren mientras se hace ejercicio. La EAJ generalmente comienza entre los 10 y los 12 años de edad. Puede comenzar entre los 9 o hasta 16 años de edad. Los niños generalmente siguen teniendo las crisis cuando son adultos. La mayoría de los niños desarrollan otro tipo de crisis llamada crisis tonicoclónica. Se trata de una crisis que causa convulsiones.

Signos y síntomas comunes de la EAJ:

  • El niño se detiene repentinamente al hablar o al hacer algo
  • Tiene la mirada en blanco
  • No responder cuando se le habla
  • Tiene movimientos repetitivos, como chasquido de labios o párpados temblorosos
  • Dificultad de aprendizaje en la escuela

Llame al médico de su hijo si:

  • Su hijo se cae o tiene convulsiones (temblores que no puede controlar).
  • Su hijo está confundido durante varios minutos después de una crisis.
  • Su hijo tiene una crisis de ausencia en el agua, por ejemplo, en una piscina o en una tina de baño.
  • Su hijo está deprimido o ansioso debido a las crisis.
  • Las crisis de su hijo comienzan a suceder más a menudo o duran más tiempo.
  • Su hijo sigue teniendo crisis de ausencia, incluso con el tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Tratamiento:

Los medicamentos ayudarán a controlar las crisis. Su hijo puede necesitar medicamentos diariamente para prevenir las crisis. No deje que su hijo deje de tomar sus medicamentos a menos que se lo indique un médico.

Qué puede hacer para apoyar a su hijo:

  • Dialogue con los maestros de su hijo sobre su comportamiento en clase. Los niños con crisis de ausencia a veces parecen estar soñando despiertos o no prestar atención. Explíqueles las crisis de ausencia y cuánto tiempo duran generalmente para su hijo. Pídales a los maestros que sean pacientes. Su hijo debe estar plenamente consciente después de una crisis de ausencia antes de responder a una pregunta.
  • Dialogue con los maestros y los cuidadores de su hijo sobre las crisis. Dígales a familiares, niñeras, personal de las guarderías infantiles y maestros de su hijo qué esperar de las crisis. Asegúrese de que todo el mundo sepa que no se debe agitar o empujar a su hijo para que responda. Explique cuánto duran generalmente los episodios y pida a otras personas que sean pacientes. Los cuidadores deben contactarlo si su hijo tiene varias crisis seguidas o si duran más tiempo.
  • Obtenga ayuda pedagógica para su hijo, si es necesario. Su hijo puede tener problemas de aprendizaje debido a las crisis. Es posible que tenga problemas para concentrarse. También puede tener problemas de memoria. Un tutor o especialista puede ayudarlo a seguir a la clase. Hable con los directores de la escuela de su hijo sobre la ayuda pedagógica y los recursos ofrecidos por la escuela.

Qué puede hacer para ayudar a controlar o prevenir las crisis de su hijo:

  • Haga que su hijo tome el medicamento todos los días a la misma hora. Esto también ayudará a evitar los efectos secundarios del medicamento. Programe una alarma para que le ayude a acordarse de tomar su medicamento todos los días.
  • Establezca una rutina de sueño regular para su hijo. Las crisis de ausencia pueden ocurrir más a menudo cuando su hijo está cansado. Una rutina de sueño regular evitará que esté cansado durante el día. Anime a su hijo a acostarse y levantarse a la misma hora todos los días. Mantenga la habitación de su hijo oscura y tranquila. Hable con el médico de su hijo si tiene dificultad para dormir.
  • Lleve un diario de las convulsiones. Anote las fechas de las crisis. Incluya dónde estaba su hijo y lo que estaba haciendo. También incluya cualquier cosa que su hijo haya hecho durante la crisis, como chasquear los labios. Traiga el diario a las consultas de seguimiento con su médico. Esto puede ayudarles a usted y a los médicos a controlar el tratamiento de su hijo.
  • Enséñele a su hijo a ser cuidadoso cuando hace deportes. Realizar deportes u otras actividades físicas puede provocar una crisis de ausencia. Hable con las autoridades deportivas o el entrenador de su hijo sobre las crisis de ausencia. Su hijo puede necesitar tomar un descanso para desacelerar su respiración.
  • Pregunte sobre las precauciones de seguridad debe tener su niño. Pregúntele al médico si su hijo adolescente puede conducir. Es posible que su hijo adolescente no pueda conducir hasta tanto haya dejado de tener convulsiones durante un tiempo. Deberá revisar la ley de donde vive su hijo. Consulte a los médicos sobre los baños en tina y la natación. Su hijo puede ahogarse o tener daños cardíacos o pulmonares mortales si una crisis ocurre en el agua.

Programe una cita con el neurólogo de su hijo como se le indique:

Su hijo podría necesitar exámenes para revisar el nivel de medicamento anticonvulsivo en su sangre. El neurólogo de su hijo también puede cambiar o ajustar el medicamento. Anote sus preguntas para que recuerde hacerlas durante las visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide