Skip to Content

Enfermedad Injerto Contra Huésped Crónica

LO QUE NECESITA SABER:

La EICH puede suceder después de que usted tenga un trasplante de médula ósea o de células madre. En la EICH, las células trasplantadas de un donante (el injerto) atacan su cuerpo (el huésped). Esto comúnmente provoca daño en su piel, boca, hígado y ojos. La EICH crónica, usualmente sucede después de 100 días o más de su trasplante, pero podría suceder antes. Podría comenzar como una EICH aguda y volverse crónica.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene dificultad para respirar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su corazón está latiendo mas rápido de lo normal.
  • Usted se siente mareado, débil o tiene sensación de desmayo.
  • Su dolor abdominal repentinamente empeora.
  • Usted orina muy poco o deja de orinar.
  • Usted tiene sangre en su orina o en sus evacuaciones intestinales.
  • Usted vomita sangre.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene una temperatura superior a los 100.4°F (38°C) o escalofríos.
  • Sus síntomas no mejoran con el tratamiento.
  • Su piel está roja, inflamada o drenando pus.
  • Usted tiene náuseas o vómitos.
  • Usted no puede tomar su medicamento.
  • Usted tiene úlceras, protuberancias o salpullido en sus genitales.
  • Usted tiene dolor en el ojo o cambios en su vista.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Medicamentos serán administrados para evitar que las células donantes ataquen a su cuerpo. Los medicamentos también podrían administrarse para controlar los problemas de los ojos, piel o boca. Los antibióticos podrían ser administrados para tratar o evitar una infección bacteriana.
  • Un medicamento con receta para el dolor podrían ser administrados. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidado de su piel:

  • Aplique crema o loción como se le indique. Use una loción humectante sin perfume o aplique crema prescrita como se le indique.
  • Use ropa holgada. Esto evitará que le roce con su piel.
  • No se rasque su piel. Esto puede aumentar su riesgo de una infección.
  • Proteja su piel de la luz solar. La luz solar puede empeorar los síntomas de la EICH. Use protector solar que tenga al menos FPS 30. Vuelva a aplicar protector solar cada 1 o 2 horas mientras está afuera. También use un sombrero, camisa de manga larga y pantalones cuando esté expuesto al sol. Trate de permanecer en la sombra el mayor tiempo posible.
  • Cuide las áreas abiertas en la piel como se le indique. Lave cuidadosamente la herida con agua y jabón. Seque el área y póngale vendajes nuevos y limpios como le indicaron. Cambie sus vendajes cuando se mojen o ensucien.

Controle la diarrea crónica:

  • Tome suficiente líquidos. Los líquidos le ayudarán a reponer los líquidos corporales que perdió debido a la diarrea. Es posible que también necesite tomar una solución de rehidratación oral (SRO). Una SRO contiene la cantidad adecuada de azúcar, sal y minerales en agua para reponer los líquidos corporales. La SRO puede encontrarse en la mayoría de los supermercados o farmacias. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • No ingiera líquidos ni alimentos que empeoren sus síntomas. Estos incluyen a la leche y productos lácteos, alimentos grasosos, alimentos picantes, cafeína y alcohol. Mantenga un registro de los alimentos para ver si sus síntomas son provocados por ciertos alimentos. Traiga esto a sus citas de seguimiento.
  • Consuma alimentos que podrían ayudarle con sus síntomas. Estos incluyen a los plátanos, las papas cocidas, las zanahorias cocidas, el pollo cocido, el arroz blanco y el pan tostado.
  • Cuidado de su área rectal. Limpie esta área con agua tibia y con jabón después de tener una evacuación intestinal. Usted también puede usar pañuelos húmedos suaves. Pregunte a su médico acerca de pañuelos con medicamento que podrían disminuir la molestia.

Cuidado de sus ojos:

  • Use lágrimas artificiales, gel o pomadas lubricantes según las indicaciones. Están disponibles sin receta médica. Pueden reemplazar las lágrimas y contribuir a humectar sus ojos. Pregunte a su médico con qué frecuencia usar estos productos. También pregunte en dónde comprarlos.
  • Aplique una compresa tibia en sus párpados según las indicaciones. Empape una toallita suave en agua tibia. Deje la compresa sobre sus párpados por 5 minutos. Masajee suavemente sus párpados después de quitarse la compresa. Esto podría ayudar a abrir sus glándulas lacrimales. Sus glándulas lagrimales pueden producir un aceite que ayudará a mantener sus lágrimas y la humedad en la superficie de sus ojos.
  • Use anteojos o lentes para el sol que cubran los lados de los ojos y le queden cerca de su rostro. Esto protegerá sus ojos del aire seco. También podrían ayudar a mantener la humedad en sus ojos. Use lentes de sol cuando esté afuera. Los lentes para el sol protegen sus ojos del daño del sol.
  • Use un humidificador en su hogar. Un humidificador podría ayudar a mantener la humedad en el aire y evitar sequedad en los ojos.

Cuidado de su boca:

  • Use un enjuague bucal con medicamento para el dolor antes de comer. Esto podría facilitarle el comer y tomar líquidos.
  • Realice la higiene bucal como se le indique. La higiene bucal le ayudará a disminuir su riesgo de una infección. Use un cepillo de dientes suave y enjuague bucal. Pregunte a su médico si usted debería usar cierto tipo de pasta dental o enjuague bucal.
  • Visite al dentista cada 6 meses. Un dentista puede revisar si tiene problemas en su boca o puede hacer cambios a su plan de tratamiento.
  • No coma alimentos picantes o ácidos. Esto podría aumentar el dolor en su boca.
  • No tome bebidas con alcohol o cafeína. Estas bebidas pueden empeorar la sequedad bucal.

Prevenir infecciones:

  • Lávese las manos frecuentemente. Use jabón y agua o gel antibacterial. Lávese las manos después de usar el baño, cambiar un pañal y estornudar. También hágalo antes de tocarse la cara y de preparar o comer alimentos.
  • Mantenga su casa limpia. Limpie las superficies del baño y la cocina con limpiadores que contengan blanqueador. Limpie los pisos y alfombras regularmente.
  • Use prácticas alimentarias seguras. Cocine la carne y los vegetales completamente. Almacene los alimentos adicionales y las sobras en el refrigerador dentro de 2 horas después de prepararlas.
  • No pase tiempo con gente que está enferma. Esto incluye a la gente que tiene un resfriado, gripe, infección o salpullido. Usted debería evitar los lugares concurridos, como los centros comerciales y los elevadores.
  • Tenga cuidado con las mascotas y los animales. No cambie la caja de arena de su gato. Juegue cuidadosamente con los gatos. Los rasguños de los gatos u otros animales pueden infectarse. Permanezca lejos de los perros y gatos pequeños, y de los animales con poca edad. Ellos pueden propagar la enfermedad y provocarle que usted contraiga la infección.
  • Use una máscara como se le indique. Es posible que usted necesite usar una máscara cuando salga de la casa o cuando tenga visitas.
  • Consulte con su médico sobre las vacunas. La vacunas, como la vacuna de la gripe y de la neumonía, pueden ayudar a evitar infecciones.

Obtenga suficientes nutrientes:

Un dietista registrado puede ayudarlo a determinar cuál plan alimenticio es adecuado para usted. Usted podría necesitar una dieta especial.

Acuda a la terapia física como se le indique:

Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor. Usted podría necesitar fisioterapia si tiene la piel estirada sobre sus articulaciones. Usted podría necesitar fisioterapia si tiene dolor y rigidez en las articulaciones.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide