Skip to Content

Encopresis

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la encopresis?

La encopresis o suciedad fecal, significa que su hijo tiene problemas para controlar la defecación. Él o ella puede defecar en su ropa o en la cama por la noche. Su hijo puede tener estas deposiciones a propósito, o él o ella puede no tener ningún control cuando esto sucede. La encopresis se desarrolla en niños que ya han aprendido a usar el inodoro, generalmente entre los 5 y 12 años de edad. Su hijo puede tener encopresis primaria o secundaria. La primaria sucede cuando su hijo nunca aprendí por completo a usar el inodoro para defecar. La secundaria sucede cuando su hijo ha aprendido a usar el inodoro pero de repente comienza a tener estos episodios.

¿Qué causa o aumenta el riesgo de su niño de sufrir de encopresis?

Su hijo puede tener un problema que le impide sentir el impulso de defecar. Un suceso estresante puede desencadenar también encopresis, como comenzar la escuela o el divorcio de sus padres. Cualquiera de lo siguientes factores puede llegar a aumentar el riesgo que corre su niño:

  • El estreñimiento que impide que su hijo defeque por varios días
  • Miedo a defecar heces duras y secas, o miedo a usar un baño público
  • Una obstrucción intestinal o una masa
  • Problemas durante el aprendizaje del inodoro
  • Antecedentes familiares de estreñimiento
  • Una enfermedad como la fibrosis quística, diabetes o alergia a los alimentos
  • Ciertos medicamentos que aumentan el riesgo de estreñimiento
  • Un problema de médula espinal como la espina bífida
  • Problemas con la forma como se forma el ano o el recto de su hijo
  • Falta de fibra en los alimentos que come su niño, o demasiada proteína o leche
  • No tomar suficientes líquidos todos los días

¿Cómo se diagnostica la causa de la encopresis?

El médico examinará a su niño . Dile al médico con qué frecuencia su hijo solía defecar y con qué frecuencia lo hace ahora. Explicar cuando ocurrió el cambio. Encopresis significa que su hijo tiene episodios de suciedad fecal al menos 1 vez al mes durante 3 meses. Dile al médico si su niño ha estado bajo más estrés de lo habitual. El médico también preguntará sobre todos los medicamentos que toma su hijo y si algún medicamento cambió recientemente. La causa de le encopresis de su niño podría desconocerse. Es probable que su niño necesite cualquiera de los siguientes:

  • radiografía, ultrasonido o tomografía computarizada podrían usarse para observar el recto y el ano de su niño. Las imágenes podrían mostrar una obstrucción, un tumor o una herida. Es probable que a su hijo le den un líquido de contraste para ayudar a los médicos a ver mejor las imágenes. Informe al médico si su niño alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste.
  • Un examen neurológico puede utilizarse para observar los nervios en el recto y el ano de su hijo. Los nervios que no funcionan correctamente pueden evitar que su niño sienta ganas de defecar. El examen también puede mostrar si existe algún problema con la médula espinal de su hijo.

¿Cómo se trata la encopresis?

Si es posible, la causa de su encopresis podrá tratarse. Lo siguiente puede ayudar a tratar o controlar los síntomas y prevenir que los episodios de suciedad fecal vuelvan a suceder:

  • La desimpactación se utiliza para extraer las heces del recto de su hijo. A su hijo se le puede administrar un medicamento por via oral, o se le insertará en el recto. Estos medicamentos lo harán defecar.
  • Medicamentos, pueden ayudar a su hijo a defecar y luego controlar las defecaciones con el tiempo, si es necesario. El tipo de medicamento que su hijo necesite dependerá de lo que está causando su encopresis.
  • El tratamiento para el comportamiento incluye el trabajo con un terapeuta para ayudar a su hijo a manejar el estrés u otros problemas que causan encopresis.
  • El entrenamiento de biorregulación puede ayudar a su hijo a controlar los músculos durante la defecación.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo?

  • Ofrézcale a su hijo alimentos ricos en fibra. La fibra lo ayuda a defecar de manera regular. Los alimentos altos en fibra incluyen frutas, vegetales, panes y cereales integrales y frijoles cocidos. Su médico puede ayudarlo a crear un plan de alimentación con alto contenido de fibra para su hijo.
  • Su niño debe consumir más líquidos. El líquido puede ayudar a su niño defecar más fácilmente. Los líquidos ayudan a prevenir el estreñimiento. Pregunte al médico de su niño cuál es la cantidad de líquido que su niño necesita al día y qué líquidos le recomiendan. Puede que necesite limitar la cantidad de leche que su hijo bebe si la leche está causando estreñimiento.
  • Tenga paciencia. Se puede sentir frustrado, pero es importante mantener la calma cuando su hijo tiene un episodio. No se quede pensando en el episodio y no castigue a su hijo por esto. El estrés o el temor por el castigo puede empeorar el problema. Su hijo puede responder a comentarios positivos acerca de no tener episodios.
  • Asegúrese que las personas que cuidan a su hijo sean constantes. Cada persona que cuida a su hijo debe tener las mismas reglas y reacciones. Explicar a familiares, amigos, niñeras y a la gente de las guarderías infantiles que su hijo está trabajando en el control de la defecación. Pídale a cada persona que mantenga la calma, sea paciente y no castigue a su hijo. Dígale a la gente de las guarderías que le avisen si su hijo tiene episodios.
  • Mantenga un registro de las defecaciones de su hijo. Registre cuándo sucede la defecación y cuánto ha defecado. También registre cualquier episodio que tiene el niño. Incluya información acerca de cómo la persona cuidando de su hijo responde a él, si es posible. Traiga este registro con usted a cada cita de seguimiento con el médico de su niño.
  • No se desanime si su hijo tiene una recaída. Su hijo puede tener episodios otra vez después de un largo período sin ellos. Esto es normal y debe mejorar con el paso del tiempo.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo tiene dolor abdominal fuerte, náuseas o vómitos.
  • Su hijo está sangrando por el ano, o usted ve sangre en las heces.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide